Las EDE seguirán siendo de propiedad estatal, pero bajo gestión privada a partir de 2026.

El Consejo Único de Empresas Distribuidoras de Electricidad (CUED) ya elaboró ​​el proyecto de reforma al sistema eléctrico estatal, con una meta a cuatro años que implicará reducir las pérdidas en al menos 19 puntos porcentuales, reducir el subsidio a un tercio del monto actual y privatizar la administración de Edenorte, Edesur y EdeEste a 2026, mediante un proceso de licitación.

Así lo dio a conocer el presidente del CUED y director ejecutivo del Gabinete Eléctrico estatal, Celso Marranzini, quien aclaró que esa tarea es responsabilidad de este Consejo y no del Ministerio de Energía y Minas (MEM), que encabeza Antonio Almonte.

“Vi que el ministro de Energía y Minas, Antonio Almonte, estaba dando algunas pistas sobre un proyecto que aparentemente se está desarrollando en el MEM. Los que estamos desarrollando un proyecto, hasta donde yo sé, somos nosotros los del Consejo, que es el mandato que tengo”, dijo Marranzini en entrevista en el programa El Despertador, que se transmite por Color Visión.

El funcionario señaló que la parte eléctrica se separó del MEM, “y esa responsabilidad recae en los que estamos en el Consejo y en los que están abajo del Consejo, que son la gerencia de las EDE”.

Administración privada

Marranzini explicó que durante los próximos dos años, la CUED trabajará en una serie de acciones para reducir las pérdidas de las EDE. En concreto, este año reducirán la calificación en dos puntos a Edenorte, dos puntos a Edesur y tres puntos a EdeEste.

De esta manera, las pérdidas totales pasarían del 38% actual al 36% al final del año, para luego seguir reduciéndose en los próximos años según un plan ya diseñado.

Respecto a la gestión de las EDE, el funcionario explicó que a partir del 2026 serán administradas por una empresa que se escogería mediante licitación. “Vamos a llamar a licitación para la operación y mantenimiento”, indicó el administrador de la Central Termoeléctrica Punta Catalina.

“Las distribuidoras siguen siendo 100% del Gobierno y la empresa que gane la licitación tiene la responsabilidad de cumplir con una serie de indicadores; tendrá establecido su valor agregado de distribución (VAD), con lo cual ganará dos, tres o cuatro centavos de VAD”, agregó, para continuar con la aclaración de que esa empresa sería evaluada por desempeño, “porque si no cumple, tendrá al CUED enfrente, que la monitoreará”.

Plan estratégico

Celso Marranzini, presidente del Consejo Unificado de Empresas de Distribución (CUED). | Fuente externa.

Mientras se diseñan las bases para la licitación de la administración de las EDE, el CUED implementará un plan estratégico que incluye el diseño de un presupuesto para las tres empresas, así como un plan anual de compras que será manejado por las propias distribuidoras con la supervisión del CUED. “Eso se le devolvió a los gerentes, pero quien no cumpla con eso tendrá serios problemas”, expresó.

Respecto a las pérdidas, dijo que en el segundo año deberán bajar seis puntos, en el tercer año cinco puntos y en el cuarto año otros seis, lo que sumaría una reducción de 17%, más los dos puntos de este año, es decir que se ubicarían de 38% a 19%.

Asimismo, el subsidio, que este año es de US$1.450 millones, bajará a US$500 millones en 2028.

Esto demandará una inversión en rehabilitación de la red de alrededor de US$300 millones anuales. Se comprarán medidores en tiempo y forma y se reactivará la Fiscalía contra el Fraude Eléctrico. Además, se publicarán las empresas en las que se detecten fraudes.

Se solicitará a la Superintendencia de Electricidad (SIE) que cada año publique el detalle del Fondo de Estabilización Tarifaria (FETE), para determinar qué parte del subsidio anual representa dicho monto.

Además, el Plan incluye un mayor nivel de transparencia, de manera que cada mes se publique el desempeño de las EDE, para que la población esté al tanto de cómo se invierten los recursos.

Subvención

Para este año, el Gobierno ha presupuestado US$1.450 millones para cubrir el subsidio al déficit de las empresas distribuidoras de electricidad (EDE). Sin embargo, Celso Marranzini aclaró que no todo se debe a deficiencias en la gestión, sino a decisiones políticas que implican, por ejemplo, el suministro permanente de electricidad a sectores que no pagan, así como el hecho de no ajustar la tarifa eléctrica a los valores que demanda el costo de generación.

Según Marranzini, 800 millones de dólares del subsidio eléctrico se destinan a estos dos rubros. Agregó que otros 150 millones corresponden a la energía que consumen la mayoría de municipios y empresas de agua que no pagan las facturas correspondientes.

A esto se suma que no se les puede cortar el suministro, porque se producirían apagones en el alumbrado público y escasez de agua. El resto (US$500 millones) son en realidad pérdidas por deficiencia.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Principales avances de la 64 Cumbre del MERCOSUR en Paraguay – .
NEXT RCN EN VIVO: cómo ver Colombia vs Uruguay por TV