En busca del noveno planeta – Diario Occidente – .

En busca del noveno planeta – Diario Occidente – .
En busca del noveno planeta – Diario Occidente – .

En 2025 se inaugurará en Chile uno de los telescopios más potentes jamás construido, y una de sus principales tareas será la búsqueda del noveno planeta del Sistema Solar.

Como recordaremos, Plutón fue degradado a planeta enano en una nueva clasificación y la presencia de un noveno cuerpo que lo sustituya en las profundidades del espacio todavía preocupa a los astrónomos.

Las anomalías gravitacionales que se producen en los objetos transneptunianos, que son aquellos que se encuentran más allá de la órbita de Neptuno, son las que hacen pensar a los científicos en la presencia de un gran cuerpo que sería el encargado de impulsar objetos como asteroides y cometas que nos visitan de vez en cuando hacia el interior del sistema solar.

Incluso hay quienes se atreven a decir que este supuesto planeta nueve es el responsable de la extinción de los dinosaurios en la Tierra después de que su fuerza de gravedad lanzara algunos de estos objetos hacia nuestro planeta, causando una destrucción masiva.

Exploración

La búsqueda del noveno planeta apenas ha comenzado, y explorar el espacio más allá de Neptuno se está convirtiendo en un desafío para los investigadores.

La exploración de las profundidades del sistema solar ha avanzado significativamente, pero aún no se ha logrado la detección directa.

Los astrónomos continúan trabajando para limitar aún más la zona de búsqueda y finalmente encontrar este esquivo objeto.

En 2014, los astrónomos Scott Sheppard y Chad Trujillo propusieron que las órbitas similares de ciertos objetos transneptunianos podrían estar influenciadas por un planeta masivo más allá de la órbita de Neptuno.

En 2016, los astrónomos Konstantin Batygin y Mike Brown presentaron evidencia indirecta de la existencia de un noveno planeta masivo más allá de la órbita de Neptuno.

Se estima que este hipotético “planeta nueve” tiene una masa diez veces mayor que la de la Tierra y una órbita muy excéntrica y distante, a unas 600 unidades astronómicas del Sol.

Desde entonces, los astrónomos han estado realizando una búsqueda sistemática del Planeta Nueve utilizando varios telescopios, como el llamado telescopio Subaru ubicado en el Observatorio Mauna Kea en Hawaii, que es un excelente sitio de observación astronómica debido a su clima seco y cielos despejados.

Esta ubicación lo coloca bien posicionado para observar la región del cielo donde se cree que está el Planeta Nueve.

El Telescopio Subaru está equipado con instrumentos de alta tecnología, como cámaras y espectrómetros infrarrojos, que podrían ser útiles para detectar la débil señal infrarroja que podría emitir un objeto tan frío y distante como el Planeta Nueve.

En 2022, un nuevo estudio publicado en la revista científica “The Astronomical Journal” logró reducir en un 78% el área del cielo donde podría encontrarse el planeta nueve, acotando la búsqueda a aproximadamente el 20% del área original.

Sin embargo, a pesar de estos avances, el Planeta Nueve aún no ha sido detectado visualmente y sigue siendo un objeto esquivo, demasiado débil y distante para ser observado fácilmente.

Los científicos continúan su búsqueda, esperando que futuros avances tecnológicos en telescopios y técnicas de observación les permitan eventualmente localizar y confirmar la existencia de este misterioso noveno planeta.

Escaneando el cielo

Además del Telescopio Subaru, otros telescopios participan en la búsqueda del hipotético Planeta Nueve:
Telescopio TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite): Este telescopio espacial ha examinado todo el hemisferio sur del cielo y es capaz de detectar magnitudes infrarrojas en torno a 21. Si el Planeta Nueve se encuentra en la región observada por TESS, la probabilidad de su detección aumenta.

Wide-field Infrared Survey Survey Telescope (WISE): este telescopio ha sido mencionado como uno de los telescopios que podrían haber detectado el Planeta Nueve, aunque no hay registro de ningún avistamiento hasta la fecha.

Gran Telescopio Milimétrico de Atacama (ALMA): Capaz de detectar la firma de radiación del Planeta Nueve, aunque no puede distinguir fácilmente un cuerpo pequeño y cercano de uno grande y distante.

Otras hipótesis

Algunos investigadores han propuesto que un objeto masivo desconocido, posiblemente el Planeta Nueve, podría haber desviado un objeto interestelar llamado CNEOS 2014-01-08 hacia el sistema solar, actuando como un “mensajero” que revelaría su existencia.

También se dice que es un planeta intermedio entre los planetas rocosos y los gigantes gaseosos, es decir, de existir, el Planeta Nueve podría ser una “super-Tierra” o un “sub-Neptuno”, es decir, un planeta rocoso más grande que la Tierra o un mundo gaseoso menos masivo que Neptuno, ocupando un punto intermedio entre los planetas rocosos y los gigantes gaseosos.

Una hipótesis bastante audaz que surge de investigaciones recientes es que existe la posibilidad de que el hipotético planeta nueve sea en realidad un agujero negro del tamaño de una naranja con una masa de cinco a diez veces la de la Tierra.

Aunque la hipótesis de un planeta masivo sigue siendo convincente para explicar la agrupación observada de objetos más allá de la órbita de Neptuno, la posibilidad de que se trate de un agujero negro ha ganado fuerza recientemente.

Un equipo de la Universidad de Harvard y la Black Hole Initiative (BHI) ha desarrollado un método para determinar la verdadera naturaleza de este misterioso objeto mediante el estudio de los destellos resultantes de la perturbación de los cometas interceptados por un posible agujero negro en la región donde se cree que está el Planeta Nueve.

Para ello se utilizará el futuro telescopio LSST (Legacy Survey of Space and Time) del Observatorio Vera C. Rubin, que se construye en Chile y que comenzará a operar en 2025, podrá inspeccionar el cielo dos veces por semana en gran profundidad.

Si detectan estos destellos de acreción, podrían confirmar la existencia de un agujero negro y no de un planeta.

Otra hipótesis también afirma que las anomalías gravitacionales de los objetos transneptunianos se deben a la influencia gravitatoria de la galaxia, y no a un planeta, proponiendo así que el esquivo planeta nueve no existe.


Comentarios

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Análisis TI: Millennials y Zetas se llevan sus vacaciones a los vientos: Allianz Partners – .
NEXT Defenderé la Reforma Judicial ante la ciudadanía por César Cravioto – Publimetro México – .