Los fondos insignia de la banca comienzan a registrar salidas de efectivo

Los fondos insignia de la banca comienzan a registrar salidas de efectivo
Los fondos insignia de la banca comienzan a registrar salidas de efectivo

La gallina de los huevos de oro de las gestoras españolas empieza a secarse. Los vehículos de rentabilidad objetivo llevan tres meses registrando salidas de caja. En total, 1.220 millones de euros en reembolsos netos, un cambio de tendencia para un tipo de producto que captó 15.000 millones de euros en los dos últimos años. La situación de los tipos de interés y el endurecimiento de las comisiones explican el cambio de tendencia.

¿Qué son los fondos de rentabilidad objetivo? Son un tipo de vehículo de inversión en el que el gestor del fondo compra una cartera de bonos, normalmente bonos soberanos, cuya fecha de vencimiento coincide con la fecha estimada de rentabilidad con la que se comercializan.

Uno de los casos de mayor éxito de este tipo de productos fue el CaixaBank Deuda Pública España Italia 2024, que hace dos años se convirtió en un éxito de ventas, con 2.400 millones de euros captados. La gestora de fondos compró emisiones de deuda de los dos países, que vencían a dos años. La rentabilidad obtenida sería el cupón generado por esos títulos, menos la comisión de gestión del 0,55%. Al año siguiente se lanzó el CaixaBank Deuda Pública España Italia 2025, que también captó mucho dinero.

Un veterano gestor de renta fija de una gestora independiente explica cómo se produjo el cambio: “Los bancos lo vieron muy claro cuando empezaron a subir los tipos de interés, podían lanzar estos fondos, con rentabilidades de entre el 2% y el 3%, y atar a sus clientes más conservadores”, explica. “Eran los nuevos fondos garantizados”.

Todas las gestoras dejan claro en sus folletos que la rentabilidad de estos productos no está garantizada, pero si el cliente se queda hasta el final es muy difícil que no se alcance la rentabilidad estimada. En estos productos, aunque son totalmente líquidos, existe una penalización por salir antes de tiempo. Normalmente, las gestoras dejan dos o tres ventanas de liquidez al año para que el cliente pueda salir, pero lo ideal es quedarse hasta el vencimiento.

Esta categoría de fondos de inversión no existía en 2020, cuando los tipos de interés eran muy bajos y la deuda no rendía nada. Tres años después, a finales de 2023, las gestoras de activos ya gestionaban casi 21.000 millones de euros en este tipo de productos, que requieren poca gestión y les permiten ganar una comisión del 0,5% anual.

Ahora, las cosas están cambiando. Las subidas de tipos ya son cosa del pasado y los fondos con rentabilidad objetivo están perdiendo su atractivo entre las instituciones y los inversores. Además, todos los productos importantes que tenían fecha límite en 2024 están llegando lentamente a su fin, y ese dinero se está destinando a otras categorías.

Ascensión Gómez, responsable de renta fija de Trea AM, explica que “cada vez tiene menos sentido montar estas estructuras”. Ahora, las firmas están derivando a sus clientes a los fondos monetarios (los más conservadores del mercado, y que siguen ofreciendo rentabilidades bastante elevadas, superiores al 2%). También ha entrado mucho dinero en los fondos de renta fija convencionales, en los que un gestor decide qué bonos comprar y vender. En los seis primeros meses de 2024 han entrado 16.200 millones de euros en las distintas familias de fondos conservadores. Incluso ahora, todavía hay gestoras que siguen lanzando algunos fondos de rentabilidad objetivo.

Cuando se produzcan recortes de tipos de interés (el BCE llevó a cabo el primero en junio y el mercado espera que la Reserva Federal haga lo propio en su reunión de septiembre), ello supondrá un aumento significativo del valor de los fondos que invierten en renta fija a plazos más largos. Muchos gestores de fondos llevan meses esperando aprovechar esta oportunidad.

Otra explicación de la pérdida de atractivo de los fondos de renta fija, también conocidos como fondos de renta fija, es el tema de las comisiones. “Cuando había un diferencial muy alto entre lo que pagaba la deuda soberana italiana y la alemana, había mucho valor en estos productos y los gestores de fondos cobraban comisiones jugosas”, reflexiona un gestor de fondos de deuda. “Ahora, ese diferencial se ha reducido y ya no se pueden aplicar las mismas comisiones, por lo que los bancos están priorizando otro tipo de productos”.

La popularidad de los fondos de rentabilidad objetivo ha llegado incluso a las carteras de fondos gestionados. La firma InbestMe ha llegado a comercializar este tipo de productos, con rentabilidades de entre el 3,2% y el 3,7% TAE, que han tenido una gran aceptación entre sus clientes.

Sigue toda la información de Cinco días en Facebook, X y Linkedino en Nuestro boletín informativo Agenda de cinco días

Boletines informativos

Regístrate para recibir información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti

¡Ponerse de pie!

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Susanna Griso, Iker Jiménez y el odio racista
NEXT El Secretario de Comunicación y Prensa de la Nación visitó Jujuy – .