“El arte es esperanza y es el lugar más universal aparte de la muerte” – .

¿Podrías hacernos una introducción a la exposición de Espacio Huecha, Arte en el mundo rural? ¿Qué hay allí, cómo lo explicarías?

Se trata de una exposición puntual de algunos de mis últimos trabajos para un espacio muy especial, que combina arquitectura, historia y naturaleza con un toque de luz y alegría, cerca de la ciudad de Zaragoza. La obra está diseñada y distribuida en base a estos elementos. Se exponen varias series y algunas obras exentas realizadas para la ocasión, que siguen la línea habitual de mi trabajo ‘Maquinaria poética y emisora. Metalíricos’, iniciado en Vicenza (Italia) en 1985.

¿Algo más, verdad?

Tenemos una serie de pequeño formato sobre papel Fabiano, ‘Pentagrama Metálico’; otra de intervenciones fotográficas, ‘Cuerpo y Alma’; varias en formato mural. También un pequeño diorama: ‘Sombras del Vacío’; una pieza de madera: ‘El Ojo Pineal’. Todas con algún tipo de extrañeza que anuncia algo de mi próximo trabajo. Y, por último, tres obras sobre placa de espejo oxidada: ‘Orlados’ se llaman. Eso es todo.

¿Qué significa para usted la exposición? Tiene algo de retorno.

Es un acto de presencia, un aquí y ahora. Después de la exposición en la Lonja ‘Rompiendo el tiempo’, no había expuesto en Zaragoza. Un momento fantástico para visitar Espacio Huecha y reencontrarme con muchos amigos y aficionados al arte aragonés. Para compartir opiniones, hablar de pintura y proyectos y también disfrutar del arte en una fiesta amenizada por una conferencia de Pedro Baricat: ‘Zen/ Tao – Radio imantaciones’. Y la cocina original de la chef Marta Navarro. Buenas tapas y vinos en el jardín, con la fantástica comunidad artística zaragozana casi al completo, con Paco Rallo como presentador. Algo más me emociona…

¿Sí?

Descontextualizar la obra, sacarla de su lugar habitual, supone verla desde otra perspectiva, más objetiva, que aporte una visión nueva y enriquecedora.

¿Qué conexión tenía usted con Miguel Ángel Domínguez y su familia?

Mi relación con Miguel Ángel viene de lejos. De la época del Colectivo Plástico de Zaragoza, más tarde del espacio alternativo Pata-Gallo y de las ediciones de obra gráfica con Pepe Bofarull, como miembro del grupo Algarada. Más tarde como clientes habituales con su mujer Inma del café Babel. Ahora con motivo de mi exposición en el Espacio Huecha, que regenta su hija María.

Uno de los trabajos fotográficos de Sergio Abraín.
Archivo Abraín.

¿Cómo surgió la concepción de la exposición?

Como un pequeño viaje. Un cambio de aires respecto al espacio de trabajo habitual, el estudio. Tiene otros colores, otros sonidos… Hay una transición de un entorno urbano a uno rural, rodeado de naturaleza. Estas pequeñas trashumancias siempre te ponen en contacto contigo mismo. Fuera de ese mundo “metal-lírico” que siempre me rodea.

¿Dónde se encuentra ahora Sergio Abraín, creativamente hablando?

Estaré en el futuro, aunque no sea nativo digital. Y si estoy en casa, como siempre, buscando nuevos territorios donde expandirme y seguir desarrollando mi lenguaje metal. Me estoy reinventando continuamente, aunque siempre fiel a mi estética, a mis pensamientos y a mi discurso como artista. Siempre he pensado que el futuro había que inventarlo. Sigo ahí personalmente y como artista. Mi campo creativo va creciendo.

Ha cambiado de estudio.

Sí. Mi estudio ahora es más pequeño que nunca, y sin embargo el trabajo crece en todas las direcciones. Si todo se supone que es un signo, ese algo mágico, el signo es lo que pinto como expresión individual. A menudo pienso que mis cuadros son entidades sociales. Me gustaría entrar en mis cuadros. Ir al otro lado. Incluso conocer a artistas que me han inspirado o acontecimientos que han quedado grabados en mi memoria para siempre. Como en el metaverso, pero de verdad. ¡Eso sería total! Intento no ser un instrumento de mí misma.

¿Quieres contarnos algo con esto?

Sí. El arte es esperanza y es el lugar más universal al margen de la muerte. Es un espacio donde puedo crear lenguajes que me permitan dialogar con todo aquello que me ayude a dialogar con la naturaleza, la política o la tecnología.

Cuéntanos un poco más en concreto. ¿Qué es lo que sigues buscando en la creación?

Busco capturar la belleza de los cuerpos y las máquinas con sus patologías, así como la belleza de la “naturaleza artificial”, en palabras del crítico y artista Gillo Dorfes. Hay un fascinante heroísmo mecánico. Me gusta pintar las cosas que están detrás de las cosas. Pensamos que las cosas simplemente actúan y no dicen nada. Pero ¿qué sentimientos nos proyectan? ¿Dicen cosas más allá del ruido?

No sé si hay respuestas a tantas preguntas, ¿cómo se hace?

Jajajaja. Busco la revelación de algo nuevo aunque tenga 2000 años. Busco algo diferente y sorprenderme a mí mismo. Si eso sucede, entonces creo que estoy en el camino correcto. Busco la verdad de las cosas sencillas, aunque ya sabemos que en el fondo son muy complicadas. Las cosas grandes son muy pesadas, y las cosas pesadas son la arqueología y eso es otro mundo.

¿Dirías que eres un buscador, un hombre imaginativo o un inconformista?

Los tres, pero sobre todo el buscador. Yo añadiría el “revelador”. El revelador es un hombre bendecido por la vida; sería un buen complemento. El buscador es un hombre interiorizado, que casi siempre encuentra algo de sí mismo o de su familia y a veces de la historia. El hombre imaginativo es un escapista. Un inconformista es un ser que no está de acuerdo con el orden establecido y cree que las cosas pueden ser mejores, hasta el nudo de los zapatos y la raya del pelo. El inconformista es un estratega de la insatisfacción. Yo soy un Pepito Grillo siempre activando las quejas sociales como un cirujano sin bisturí. La imaginación tiene mucho poder, es congénita a la supervivencia. El arte tiene mucho de eso, y sin imaginación hasta los condenados a muerte morirían antes.

Varias piezas de Sergio Abraín instaladas en la tradicional casa con jardín de la familia Domínguez, coordinadas por Marta Domínguez, poeta y docente.
Archivo Abraín.
 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Todo está listo para la gran gala en Antigua Guatemala – .
NEXT Quién compró el apartamento de Saieh en Nueva York por 36 millones de dólares – .