‘No comparto la teoría de que si no sufres no ganas’ – .

‘No comparto la teoría de que si no sufres no ganas’ – .
‘No comparto la teoría de que si no sufres no ganas’ – .

Anuncios

Ivan Bonilla, preparador físico y profesor de artes marciales

yoHemos estado con Iván Bonilla, preparador físico y profesor de artes marciales que, de una forma u otra, está realizando una labor social muy importante en el barrio a través del deporte, la concienciación, su implicación en asociaciones (lleva más de diez años en esto), la salud, el compromiso y mucha solidaridad; por supuesto, sudando y a veces bebiendo agua, pero ojo, no demasiado.

Estáis innovando mucho en la enseñanza de las artes marciales. Cuéntanos cómo habéis llegado a tener listas de espera en vuestras clases.

No creo que haga nada especialmente diferente a lo que se enseña en otros gimnasios o a lo que he aprendido a lo largo de los años de todos mis entrenadores y profesores. Trabajo para crear clases dinámicas y adaptadas a todo tipo de público, independientemente de la condición física inicial o la edad, pero siempre con un toque de dinamismo y alegría que creo que es fundamental a la hora de realizar cualquier tipo de deporte.

Realizamos actividades físicas para mejorar nuestra salud, pero en mis clases al menos con una sonrisa durante todo el proceso. No comparto la teoría de que si no sufres no ganas. Esforzarse, sí, pero sin morir en el intento. Lo importante es crear un hábito que perdure en el tiempo, no un impulso fugaz que se desvanece con el paso del tiempo.

¿Qué aporta a un barrio como Villaverde Bajo? ¿Cree que el Gobierno Regional apoya este tipo de actividades?

Villaverde es uno de los barrios de Madrid que más inversión pública necesita y una mejor oferta cultural y deportiva, por lo que cualquier actividad que ayude a crear alternativas saludables será positiva para el medio ambiente. Desgraciadamente, durante muchos años hemos visto como muchos convenios colectivos de participación vecinal han sido rechazados por las instituciones. No me atrevo a concluir cuál es el motivo de estas constantes negativas, pero lo que sí sé, como vecina de Villaverde, es que si seguimos por este camino estamos destinados a acabar siendo un barrio marginal. Afortunadamente, hay muchos vecinos que ponen su granito de arena para generar cambios, para cuidarnos entre todos y, con ello, hacer un barrio mejor.

En Cañada Real también impartís cursos para niños y jóvenes, y también exclusivamente para mujeres. ¿Nos lo podrías explicar?

Llevo poco más de un año allí dando clases. Muay tailandés para jóvenes. Este proyecto surge con la posibilidad de generar actividades que ayuden a crear alternativas de ocio en un lugar como La Cañada, que como sabemos, no cuenta con el apoyo de instituciones y, por lo tanto, sus niños y jóvenes se ven privados de la posibilidad de descubrir deportes o actividades que los saquen de su rutina diaria. Este proyecto busca fomentar la comunicación, el compromiso, el respeto y la responsabilidad en el trabajo colectivo.

En particular, enseño Muay tailandés para chicas de 14 a 17 años. El objetivo de la creación fue crear un espacio seguro donde se sientan cómodas, libre de prejuicios, que les ayude a ser ellas mismas, mientras aprenden un nuevo deporte de una forma divertida y amena.

Personalmente siento una gran alegría por la oportunidad de aprender junto a ellos y tomar conciencia de realidades distintas a las que vivo a diario. Además, estas realidades refuerzan mi creencia en la necesidad e importancia del trabajo voluntario para ayudar a nuestro medio ambiente.

Recientemente hemos sido testigos del caso de León y del apoyo que ha recibido el boxeador por parte de las distintas federaciones de boxeo. ¿No le sorprende que haya grupos políticos que se hayan posicionado en contra del boxeador?

Desgraciadamente, la clave está en un problema estructural de nuestra sociedad: un sexismo enquistado desde hace años y, muchas veces, apoyado por discursos en televisión, radio, redes sociales o partidos políticos.

Debemos quitar el foco del boxeador y centrarnos en la necesidad de acabar con esta lacra que cada año crea víctimas tanto directas como indirectas. Ya se trate de partidos políticos o de nosotros mismos, deberíamos ser más conscientes, en primer lugar para cambiar las actitudes machistas que hemos normalizado, así como el hábito de permanecer pasivos ante este problema. Si todos, cuando presenciamos conversaciones o comentarios machistas, o agresiones físicas o psicológicas, señaláramos estas actitudes, impidiendo este tipo de actos, podríamos empezar a crear un cambio real del que, sin duda, saldría beneficiada toda la sociedad.

Este tema ha sido una conversación recurrente en la mayoría de mis clases durante el último mes, y una pequeña parte del cambio comienza aquí: haciéndolo visible, hablando de ello, aprendiendo de nuestros compañeros y creando conciencia entre todos nosotros.

Como alumna tuya, veo que en tus clases, al margen del aspecto físico, siempre hay un discurso en el que transmites valores y conciencia social que tiene un eco claro. Cada clase es siempre diferente, y eso engancha. ¿Cómo las preparas?

Mi principal objetivo es crear clases amenas, divertidas y personalizadas que se adapten a las características de cada usuario, pero siempre con unos principios claros que ayuden a mejorar progresivamente y conseguir objetivos personales. Intento crear clases que trabajen diferentes aspectos técnicos y físicos, pero también creo que es muy importante, como bien comentas, no solo trabajar lo físico, sino también lo mental, la concienciación, el compromiso, la solidaridad con los compañeros y con el entorno. Asistir a clase debe ser mucho más que practicar un deporte, y trabajo cada día para que esto se materialice en cada sesión. Si de algo me siento orgullosa es de ver las caras de felicidad y el buen ambiente que se crea, no solo conmigo sino también entre mis compañeros, a medida que avanza el curso estos lazos se van haciendo más fuertes y por tanto la magia que se crea es única. Tanto si tenéis un buen como un mal día, yo seguiré poniendo de mi parte para que, tras cada clase, los asistentes salgan con una sonrisa y una libertad mental libre de estrés y preocupaciones.

Nos despedimos y él se cubre con su capucha. Tiene frío, hace 36 grados y, aunque nos tienta pedir dos cervezas, optamos por dos zumos de zanahoria. ¿Verdadero o falso?

DV_08

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV He aquí una nueva jerarquía en la Ley de Movilidad – .
NEXT ESTAFAS estafas, una amenaza latente – .