¿Cómo recuperarse de la recesión?

¿Cómo recuperarse de la recesión?
¿Cómo recuperarse de la recesión?

Los 14 años de gobierno conservador que terminaron el jueves han degradado al Reino Unido. De cuarta potencia económica mundial en 2015 ha caído a sexta en 2024. Su declive se aceleró cuando inició su secesión de la UE en 2016, el Brexit, que está en vigor desde 2021. La incertidumbre se cierne ahora sobre la ambición del Partido Laborista, el rotundo vencedor. La pregunta es si su modestísimo programa reformista, tanto en términos de acercamiento a Europa como de financiación del prometido gasto social, servirá para ponerlo de nuevo en marcha.

Porque el revés económico ha sido enorme, como en otros procesos de separación, exitosos como en Checoslovaquia o frustrados como en Cataluña. El Brexit “reduce nuestro PIB a largo plazo en torno a un 4%”, estimaba el presidente de la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR) británica, Richard Hughes, en octubre de 201. Es decir, el doble que “el efecto de la pandemia, un 2% adicional”.

Este desplome equivale a la caída de productividad observada respecto a haber permanecido en la UE: dos tercios de ese mismo menos 4% se lograron antes de que se consumara la separación, por su impacto temprano, según la OBR. La causa ha sido la retracción comercial del 15% con Europa, dadas las nuevas barreras no arancelarias autoimpuestas. Y desencadenada por una mayor inflación alimentaria: solo entre principios de 2022 y el primer trimestre del año pasado, los “precios expuestos al Brexit” crecieron un diferencial del 3,5%, calcula un estudio del CEP/London School of Economics. Corolario: la libra se ha depreciado un 20%

Junto al mal viento comercial, la brecha entre propaganda y realidad en la gestión de los flujos migratorios (reducirlos fue la gran coartada de la secesión) ha sido clave: el saldo neto de llegadas ha alcanzado las 685.000 personas en 2023 (sí, más del viejo imperio y menos de la UE), entre el doble y el triple de la cifra anterior al Covid. Y aun así, quedan casi un millón de puestos de trabajo por cubrir (Beautiful Enterprise, 2024).

Cuanto peor está la economía, peor son los servicios sociales. Las listas de espera para la atención sanitaria se han más que triplicado desde 2010, hasta 7,8 millones en 2023. La crisis educativa se mide por las 700.000 escuelas en ruinas o semirruinas, y las protestas desenfrenadas resultantes. Y la vivienda social para jóvenes se ha reducido del 25% en 1980 al 10%. Todo esto, después de aumentar la presión fiscal al 37% del PIB, a pesar de las habituales promesas conservadoras de recortes de impuestos.

El Partido Laborista ha prometido abordar estos déficits con decisión, pero con extrema cautela, presumiblemente para no causar alarma. Tanto es así que el independiente Instituto de Estudios Fiscales concluyó su análisis de su programa afirmando que el aumento del gasto en servicios públicos prometido en el cuadro de costos es minúsculo y que “no hay indicios de que exista un plan sobre de dónde provendría el dinero para financiar” estas promesas.Manifiesto del Partido Laborista:una primera respuesta). Ahora viene el duro contraste con la realidad. Aunque dejar atrás la pesadilla es inicialmente un gran alivio.

Sigue toda la información de Economía y Negocio en Facebook y Xo en nuestro boletín semanal

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Gobierno y PP avanzan en las negociaciones para renovar la dirección del Banco de España – .
NEXT Nuevos talleres para la comunidad – .