Europa ‘copia’ el modelo americano para colaborar con los ejércitos africanos

Europa ‘copia’ el modelo americano para colaborar con los ejércitos africanos
Europa ‘copia’ el modelo americano para colaborar con los ejércitos africanos

Fue el sabio chino Sun Tzu quien dijo que “un ejército no tiene una formación constante, al igual que el agua no tiene una forma constante: la capacidad de ganar la victoria cambiando y adaptándose al enemigo se llama genio”. Teniendo en cuenta este tipo de declaraciones de hombres mejores, no debería sorprender a nadie que Francia, Estados Unidos y la Unión Europea estén realizando una serie de cambios en sus posiciones militares en África Occidental en respuesta a la La expansión del yihadismo, El ascenso de juntas militares antioccidentales y la creciente presencia rusa (pero también China, Emiratos y Turquía) en la región. No debería sorprendernos tampoco que una parte del conflicto global, que tiene su faceta más ruidosa en Ucrania, se esté jugando en el tablero africano, donde las materias primas que crecen en sus tierras podrían significar en el futuro la supervivencia de Europa… o su ruina.

Estados Unidos ha sido expulsado de sus posiciones en Níger por sus desacuerdos con la junta militar que gobierna el país africano desde el verano de 2023. Francia ha sido expulsada de Mali, Níger y Burkina Faso en menos de tres años. La Unión Europea ha concluido su misión de formación en Mali y Níger. La iniciativa europea conocida como G-5 Sahel, que reunió a Mali, Burkina Faso, Níger, Chad y Mauritania para establecer un frente común en la lucha contra el terrorismo, ha acabado en un fiasco. Rusia refuerza su presencia en las naciones citadas mientras los nuevos movimientos panafricanos, opuestos al neocolonialismo francés y recelosos del expansionismo europeo, buscan nuevas alternativas a la hora de elegir a sus socios. Y el yihadismo avanza en todas direcciones, poniendo en peligro el acceso al Atlántico y las rutas comerciales del Sahel.

unión Europea

Tras el fin de las misiones de asesoramiento y formación en Mali y Níger, Bruselas ha decidido “retrasar” el despliegue de tropas europeas en los países limítrofes del Sahel. En 2023, se puso en marcha la Iniciativa de Seguridad y Defensa de la Unión Europea en apoyo de los países de África Occidental del Golfo de Guinea, una misión que la entidad define “en el marco de la política común de seguridad y defensa para apoyar a los países del Golfo de Guinea”. Benín y Ghana serán los principales objetivos de esta nueva iniciativaAmbos países han experimentado un aumento dramático de ataques terroristas en los últimos años en sus regiones más cercanas a Burkina Faso.

Un estudio reciente del proyecto de análisis de datos ACLED concluyó que, solo en los primeros ocho meses de 2024, Ghana y Benín sufrieron respectivamente 37 y 74 incidentes relacionados con el yihadismo armado, con un total de 103 víctimas mortales. La nueva misión europea pretende “contribuir a aumentar la resiliencia en las zonas vulnerables” […] a través del desarrollo de las capacidades de sus fuerzas de seguridad y defensa”, sino que también “proporcionará información operativa previa al despliegue de sus fuerzas de seguridad y defensa”, entre otras tareas. Este último punto determina un interés bidireccional respecto al campo de la inteligencia y la distribución de información. con un objetivo común: detener la propagación del terrorismo islámico.

Tampoco hay que olvidar que otro de los objetivos de la UE es promover “el Estado de derecho y la buena gobernanza en su sector de seguridad, centrándose en sus fuerzas de seguridad y defensa, y apoyará la creación de confianza entre la sociedad civil y las fuerzas de seguridad y defensa”. Consciente del creciente número de masacres contra civiles por parte de las fuerzas de seguridad de Mali y Burkina Faso (en colaboración con operativos rusos), la UE busca posicionarse como un socio cuyo marco estratégico incluye el respeto a las poblaciones locales. Un contraste con Rusia. En definitiva, la UE pretende diferenciarse de Moscú en su trato a los civiles para ofrecer una alternativa viable a los gobiernos asediados por el yihadismo.

El texto completo de la misión europea se puede encontrar aquí aquí.

Francia

Emmanuel Macron es desde hace años el gran perdedor de África Occidental. Desde que se instaló en el Elíseo, la influencia francesa en el continente africano ha caído a niveles históricos en todos los ámbitos posibles, ya sea militar o diplomático, cultural o económico, y ha debilitado la francofonía hasta el punto de que el propio presidente francés anunció en marzo de 2023 “La francofonía ha terminado”. Décadas de injerencia económica en África y prácticas neocolonialistas han llevado a la situación actual. Y la expulsión de las tropas francesas de Mali, Burkina Faso y Níger es solo la punta del iceberg.

París ha diseñado una nueva estrategia para permitir que sus fuerzas armadas se adapten a los cambios en el continente. Ya en noviembre de 2022, se anunció un nuevo tipo de cooperación militar francesa, basada en la colaboración con los países involucrados en lugar de en la presencia de soldados franceses en África. En ese momento, Macron destacó la necesidad de “adaptarse a los nuevos tiempos” y facilitar una “movilización más amplia” de las fuerzas involucradas. Concluyó que “no se trata de militarizar la sociedad, sino de fortalecer el espíritu de resiliencia”.

La nueva estrategia francesa ya está en marcha. Para empezar, se prevé que el número de tropas en el continente se reduzca drásticamente de 2.300 a sólo 600. Según la AFP, 100 soldados permanecerán en Gabón (frente a los 350 actuales), otros 100 en Senegal (frente a los 350 actuales), 100 en Costa de Marfil (600 en la actualidad) y 300 en Chad (1.000 en la actualidad). Francia también ha desplegado unos 5.000 soldados en el marco de la operación Barkhane, que terminó el año pasado; por lo tanto, se puede asegurar que En 2025, si no se producen más cambios, Francia tendrá el 8% de las tropas que tenía en África en 2020.Y esto sin contar los 1.500 soldados estacionados en Yibuti, cuyo número se mantendrá invariable por el momento. El cambio de paradigma en África es evidente.

Otro cambio fundamental se puede ver en la creación de un Comando África (al estilo del AFRICOM estadounidense), con sede en el distrito 15 de París y que se pondrá en marcha a principios de agosto. Su primer comandante será el general Pascal Ianni, ex miembro del gabinete de la ministra francesa de Defensa, Florence Parly, y ex portavoz del jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas. Que la estrategia francesa perdure o funcione es algo que escapa al control de Macron: dependerá de los gobiernos africanos, que aún pueden considerar que la escasa presencia francesa en el continente es demasiado intrusiva para su gusto.

EE.UU

Europa, Francia y Estados Unidos comparten, por su pertenencia a la OTAN, el concepto de “flanco sur” cuando miran hacia África. En este aspecto, las tres potencias están alineadas. Es evidente que la crisis migratoria tiene un componente potencialmente desestabilizador para las naciones europeas y que la desestabilización de Europa privaría a Estados Unidos de su mejor aliado. Asimismo, la expansión de la influencia rusa en el actual marco geopolítico afecta de una u otra manera: debilita a Estados Unidos en su lucha por la hegemonía global, aumenta la fragilidad de las relaciones francesas en África y expone al sur de Europa a flujos migratorios no deseados, entre otros aspectos de considerable importancia.

Sin embargo, Estados Unidos no deja de tener su propia agenda en ÁfricaAsí como los propios africanos saben distinguir entre las antiguas potencias coloniales (europeas) y el resto de las naciones occidentales a la hora de establecer sus relaciones. Esto se pudo comprobar tras el golpe de Estado en Níger. Si la expulsión de las tropas francesas fue inmediata tras la toma del poder por parte de los militares, acompañada de discursos con tintes panafricanos contra la antigua potencia colonial, la expulsión de los estadounidenses tuvo su origen en Desacuerdos relacionados con la gobernanza y la elección de socios para combatir el yihadismo armado. El primero era una cuestión panafricana (anticolonial, continental) y el segundo se refería exclusivamente a la nueva orientación fijada por el gobierno nigerino.

Además, hace 17 años se creó el Comando de Estados Unidos para África (AFRICOM), que siempre ha abogado por una presencia limitada de tropas y cuyos objetivos incluyen también las relaciones diplomáticas, económicas y humanitarias, más allá del nivel puramente militar.La expulsión de Níger ha llevado a Washington a anunciar que procederá a la construcción de una nueva base en Costa de Marfil, en la localidad de Odienné, al noroeste del país, muy cerca de las fronteras con Mali y Burkina Faso. Según informa el medio francés Mondafrique, la ubicación de esta nueva base permitirá a los drones estadounidenses vigilar toda la región, desde Mauritania hasta el Golfo de Guinea, así como las naciones del Sahel asediadas por el terrorismo.

El modelo estadounidense, con sus pros y sus contras, ha demostrado ser hasta ahora el más exitoso a la hora de analizar las relaciones entre África y los países occidentales. Confirma la relación con el resto de sus aliados, pero mantiene su propia línea de acción en lo que respecta a sus decisiones e intereses vitales. Asimismo, la escasa presencia de tropas impide la creación de una imagen imperialista o neocolonialista ante las poblaciones locales.

Alemania e Italia (y FranciaComo ya se ha explicado, España son otras dos naciones europeas que están empezando a apostar por este equilibrio entre sus propios intereses y la colaboración europea en el Sahel; la primera lo demuestra con sus actividades en Burkina Faso y la segunda en Mali. También se espera que España anuncie en breve un nuevo acuerdo de cooperación con Mali, de forma que Las relaciones Europa-Malí serán, por ejemplo, las relaciones Alemania-Malí, Italia-Malí y España-Malí. Todos ellos remarán en la misma dirección, que es la de proteger las fronteras avanzadas de Europa y la estabilidad del flanco sur de la OTAN, pero ofreciendo distintas formas de cooperación a los distintos países implicados. El tiempo dirá si esta nueva estrategia dará los frutos deseados.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV ¿Cómo estará el tiempo en Cartago? – .
NEXT Aportes no reembolsables de la Provincia para avanzar obras en municipios – .