La especie más educada de la deshumanización • La Nación – .

La especie más educada de la deshumanización • La Nación – .
La especie más educada de la deshumanización • La Nación – .

Colombia se llena de profesionales y el país se deteriora. Abundan los títulos preuniversitarios, universitarios y postuniversitarios y la degradación crece. Se afinan las especializaciones, los doctorados y los posdoctorados, pero los colombianos no afinan su humanidad. La educación no funciona de manera humana.

Por el contrario, la codicia y la mordedura aumentan. Por todas partes se oye el grito de sálvese quien pueda, los dientes rechinan al devorar a las víctimas. Los más cultos son tan brutales como los más brutales de la especie, tan salvajes como los más salvajes de la historia. Los más cultos sobresalen como los más adictos al poder, origen de todos los infiernos de la tierra. Los más inteligentes se convierten en instrumentos de la peor crueldad: Heidegger de Hitler; el poeta Alberti, de Stalin.

El desastre educativo es enorme si el sistema educa para la ruina del ser humano, si es un arma moral de poder, de izquierda o de derecha. Si en vez de crear nuevos seres humanos crea nuevas bestias tituladas. Si en vez de promover la libertad de conciencia promueve la nueva conciencia de rebaño.

Nuestra educación colonial fue desastrosa, nuestra educación premoderna del Tercer Mundo. Catequizaba para un dios ideologizado, una pantalla religiosa para consolidar el poder de los españoles y los terratenientes locales. Llenó el país de seminarios y monasterios, de sacerdotes y monjas. Muchos de ellos, sin sangre en el corazón, sin un Cristo en los ojos.

El peor desastre es la educación del relato liberal. Instrumento eficaz para crear profesionales capitalistas, mercaderes del saber universitario. Erradicó al dios de los cielos para instaurar el dios de la tierra, el dinero. Nos liberó de los sacerdotes, pero nos esclavizó con los mercaderes profesionales. Cambió nuestras cadenas.

La peligrosa voracidad del profesional capitalista, que se deleita en la acumulación insaciable hasta convertirse en un cascarón brillante, lo aprendió en la Universidad, institución fracasada, que no sirvió para humanizar al profesional, sino para convertirlo en un comerciante ilustrado.

Triste decadencia, el saber universitario no guía el destino del país; por el contrario, reproduce su miseria. En su interior sólo hay competencia, francotiradores, trucos, grupos de poder, politiquería… Todo por el poder económico y político. Nada se parece tanto al Congreso Nacional como un campus universitario.

Hasta hoy, la educación no ha servido para crear seres humanos libres como soñaba Epicteto, ni para despertar la conciencia como creía Joseph Ernest Renan. Hoy, el sueño de María Montessori sigue siendo un sueño: “La primera tarea de la educación es suscitar la vida, pero dejándola libre para que se desarrolle”. Hoy, la educación liberal sólo forma voraces mercaderes de información académica, la especie más culta de la deshumanización.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Violencia en el Metro va en aumento, dice PAN en el Congreso – La Prensa – .
NEXT Vía Calarcá – Cajamarca permanece cerrada por deslizamientos