Por qué cuatro científicos estuvieron encerrados durante un año en una réplica del Planeta Rojo. – .

Por qué cuatro científicos estuvieron encerrados durante un año en una réplica del Planeta Rojo. – .
Por qué cuatro científicos estuvieron encerrados durante un año en una réplica del Planeta Rojo. – .
Subtítulo, Anka Selariu, Ross Brockwell, Kelly Haston y Nathan Jones permanecieron confinados durante un año.
Información del artículo
  • Autor, Nikolái Voronin
  • Role, Noticias globales de la BBC
  • 12 minutos

Hace apenas medio siglo, los vuelos a Marte eran cosa de ciencia ficción.

Hoy en día, los científicos están pensando seriamente en qué habilidades necesitarán los futuros colonizadores del Planeta Rojo, cómo sobrevivirán al largo viaje hasta allí y cómo deberán prepararse para enfrentar condiciones hostiles e inhabitables.

Se necesita un tipo especial de persona para poder vivir en el espacio. ¿Cómo se las arreglarían los astronautas?

Para responder a estas preguntas, cuatro pioneros estadounidenses –Kelly Haston, Ross Brockwell, Nathan Jones y Anka Selariu– se embarcaron en un “viaje espacial” el 25 de junio del año pasado.

No a Marte, por supuesto, sino a una réplica impresa en 3D de un hábitat de la superficie marciana. En términos simples: una estructura construida para albergar a los astronautas y su equipo en Marte.

Fuente de imagen, MARK FELIX/AFP /AFP vía Getty Images

Subtítulo, Botas diseñadas para caminar sobre el paisaje marciano.

La estructura se encuentra en una base de entrenamiento en el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, Texas, donde los científicos han intentado replicar lo más fielmente posible las condiciones en las que podrían vivir los futuros colonos.

El “confinamiento” de un año de los cuatro seleccionados fue el experimento de simulación de vuelo espacial más largo y completo jamás realizado.

Durante el último año, los científicos han estado monitoreando a los participantes de la misión de forma remota, asignándoles tareas periódicamente y recopilando continuamente datos sobre su salud física y mental.

El “vuelo” finalizó oficialmente el sábado 6 de julio. Los investigadores esperan descubrir cómo las personas sobreviven tanto tiempo juntas, sin conflictos, sin sus seres queridos y sin deterioro de su salud mental.

Subtítulo, Uno de los objetivos de la misión es determinar cómo las personas pueden sobrevivir juntas sin que su salud mental se deteriore.

Un año en un modelo 3D

Subtítulo, El profesor Bell es responsable del componente científico del proyecto.

Las cuatro personas que participaron en el experimento vieron el cielo por última vez hace más de un año.

Durante casi 370 días, vivieron en completo aislamiento como parte del programa CHAPEA (Crew Health and Performance Exploration Analog).

Candidatos no faltaron: más de 10.000 solicitudes fueron presentadas para las cuatro vacantes para “voluntarios marcianos” anunciadas por la NASA.

El objetivo general de la misión es estudiar los efectos fisiológicos y psicológicos de los viajes espaciales largos (el viaje más corto a Marte durará nueve meses de ida) y el aislamiento social casi completo en los seres humanos.

Subtítulo, La duración de un viaje a Marte es de 9 meses, y eso es sólo el trayecto.

El módulo marciano que simula la superficie del Planeta Rojo tiene una superficie de casi 160 metros cuadrados y fue construido con una impresora 3D.

Los científicos creen que la impresión 3D podría ser una forma posible de construir viviendas en Marte. Dado que el planeta está a millones de kilómetros de distancia, transportar materiales de construcción hasta allí resulta poco práctico.

Los colonizadores tendrán que conformarse con materiales que ya existen en Marte: polvo y arena.

Se espera que estos puedan formar la base de un material para la impresión 3D de módulos espaciales.

“Houston, tenemos un problema…”

Es imposible replicar completamente las condiciones hostiles de Marte en la Tierra, dice Suzanne Bell, jefa del Laboratorio de Rendimiento y Salud Conductual de la NASA en el Centro Espacial Johnson.

Fuente de imagen, MARK FELIX/AFP /AFP vía Getty Images

Subtítulo, Así luce el interior del módulo marciano.

Después de todo, Marte tiene una atmósfera irrespirable, microgravedad y una fuerte radiación.

Pero CHAPEA hace todo lo posible para preparar a los futuros colonizadores para la variedad de desafíos que una tripulación enfrentaría inevitablemente durante una misión real a Marte.

A lo largo del año, los participantes comieron exclusivamente alimentos que pudieran sobrevivir a un largo vuelo espacial (es decir, alimentos enlatados) y alimentos que ellos mismos cultivaron en un “invernadero marciano” especialmente diseñado.

Uno de los principales problemas a los que se enfrentaría una tripulación real (que se replicó en este experimento) es un enorme retraso en las comunicaciones debido a la distancia entre Marte y la Tierra.

Si los humanos en Marte quisieran comunicarse con el control de la misión, cualquier señal de la Tierra tardaría 22 minutos en llegar a la superficie de Marte.

Subtítulo, La tripulación se sometió a las mismas pruebas físicas y psicológicas que los astronautas profesionales.

La transmisión de retorno tarda el mismo tiempo, es decir, tardaría Casi 45 minutos para recibir una respuesta a una pregunta.

Esto significa que si surgen dificultades, la tripulación no puede confiar en la ayuda de la Tierra y debe resolver el problema de forma independiente.

Los organizadores diseñaron el experimento para incluir dificultades imprevistas y situaciones desagradables, desde comunicaciones de audio intermitentes hasta fallas repentinas de pequeños equipos.

Según Suzanne Bell, esto es necesario para probar cómo reaccionarían los miembros de la tripulación al estrés en condiciones de aislamiento completo.

Para participar, los voluntarios debían tener al menos un título de maestría en ciencias naturales y tener experiencia pilotando aeronaves o haber completado entrenamiento militar.

Kelly Haston, quien se convirtió en comandante de la misión, es un médico capacitado que se especializa en el desarrollo de tratamientos con células madre para enfermedades.

Brockwell es un ingeniero de diseño, Jones es un médico militar que ha trabajado en el servicio de ambulancia y Selariu es un microbiólogo con experiencia en la Marina de los Estados Unidos.

Para garantizar que la tripulación fuera adecuada para el programa, tuvieron que someterse a las mismas pruebas físicas y psicológicas que los astronautas profesionales.

Lo que dicen los críticos

Los partidarios de las misiones humanas a Marte creen que los datos de CHAPEA ayudarán a desarrollar nuevas tecnologías y métodos para entrenar a los astronautas y contribuirán a que los viajes espaciales de larga duración sean seguros y eficientes.

Sin embargo, muchos críticos consideran que el enfoque es demasiado optimista. Cuestionan la necesidad de vuelos tripulados a Marte, considerándolos demasiado arriesgados y costosos.

Al fin y al cabo, la gran mayoría de tareas que se encomendarían a los futuros colonizadores también podrían ser realizadas por robots, a un coste mucho menor y sin ningún riesgo para la vida humana.

Y este riesgo es, por decirlo suavemente, alto. Como señala Lev Zeleny, director científico del Instituto de Investigaciones Espaciales y vicepresidente de la Academia Rusa de Ciencias, el programa CHAPEA no responde a la pregunta de cómo transportar personas a Marte de forma segura.

Fuera del campo magnético de la Tierra, una fuerte radiación podría suponer un riesgo para los astronautas que viajan a Marte.

Zeleny dice que aún no se han inventado soluciones técnicas para proteger a los astronautas de los rayos nocivos, y por eso es escéptico sobre el “entrenamiento marciano”.

“Que hagan ejercicio… Que se cepillen los dientes y hagan ejercicio… En cualquier caso, no les hará daño”, afirma.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones en nuestra app. Descarga la última versión y actívalas.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Horario, perfil, recorrido y dónde ver en TV – .
NEXT Detenido un hombre en Bilbao tras cortar la cara a un hombre con un cúter durante una discusión por tabaco – .