Huracán Beryl se degrada a categoría 1 tras tocar tierra en Quintana Roo – .

Huracán Beryl se degrada a categoría 1 tras tocar tierra en Quintana Roo – .
Huracán Beryl se degrada a categoría 1 tras tocar tierra en Quintana Roo – .

El huracán Beryl se debilitó el viernes por la mañana, pero siguió azotando el sureste de México, con fuertes vientos y lluvias que derribaron árboles y postes y arrancaron techos. Las autoridades dijeron que no hubo víctimas mortales de inmediato.

A las 9:00 horas, Beryl se encontraba sobre la Península de Yucatán y generaba vientos máximos sostenidos de 140 kilómetros por hora, degradándose a huracán categoría 1 en la escala Saffir-Simpson, según datos del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC).

El meteoro impactó a las 5:05 horas, tiempo del centro de México (11:05 GMT), con vientos de 175 kilómetros por hora, provocando la caída de árboles, postes y daños en techos de edificios, así como cortes de energía eléctrica en al menos tres municipios del estado de Quintana Roo, según un reporte del sistema de Protección Civil.

Hasta el momento no se reportaron víctimas, solo inundaciones, árboles y postes caídos, cables eléctricos y techos de casas arrancados. Hubo cortes de energía en el 50% del popular destino turístico de Tulum, informaron las autoridades.

“No hay ninguna pérdida de vidas, eso es lo que más nos importa. Lo material, de una u otra manera, se recupera”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador en su habitual conferencia de prensa matutina de mañana, tras recibir un informe oficial sobre la situación en el terreno.

Los aeropuertos de Cancún, Tulum y Cozumel, donde cada año llegan millones de turistas para disfrutar de las playas de esta región del Caribe, no resultaron afectados, aseguró la titular nacional de Protección Civil, Laura Velázquez.

Hasta las 19:00 GMT de este jueves, 348 vuelos programados entre el jueves y el sábado habían sido cancelados en el aeropuerto de Cancún, la terminal más grande de la región.

Cerca de 2.200 personas permanecen en 58 albergues temporales que se habilitaron ante la llegada de Beryl, que además produjo inundaciones potencialmente peligrosas, por lo que Velázquez pidió a la población resguardarse. “Seguimos en alerta roja”, indicó.

Mientras tanto, más de 25 mil 600 elementos de las fuerzas de seguridad y de la CFE fueron desplegados en la zona del desastre para auxiliar a la población y reparar los daños, agregó el funcionario.

El último boletín emitido a las 15.00 GMT por el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC), con sede en Miami, precisa que el huracán -que fue degradado de categoría 2 a 1- se localiza a 160 kilómetros al este de Progreso (norte de Yucatán), y desata vientos con picos de 140 km/hora.

Protección Civil informó en redes sociales X que Beryl provocará “lluvias intensas, en ocasiones torrenciales, fuertes vientos y oleaje elevado en la Península de Yucatán”.

El NHC también advirtió que se pronostican vientos huracanados, marejadas ciclónicas y fuertes olas.

“Se espera un debilitamiento rápido y continuo a medida que Beryl avanza tierra adentro y cruza la Península de Yucatán hoy (viernes), pero se espera una reintensificación lenta una vez que Beryl ingrese al Golfo de México”, dijo el NHC.

Se debilita

Se espera que a su paso por la península de Yucatán en las próximas horas por los estados de Quintana Roo y Yucatán, Beryl siga perdiendo fuerza y ​​se degrade a tormenta tropical antes de llegar nuevamente al mar sobre el Golfo de México. Una vez allí, volvería a fortalecerse a huracán y tocaría tierra el lunes entre México y Estados Unidos.

“Beryl se está debilitando a medida que avanza hacia el interior del noreste de la Península de Yucatán”, dijo el NHC en su último informe.

Se esperan vientos huracanados peligrosos, marejadas ciclónicas y olas dañinas en partes de esta área durante varias horas más”, agregó.

Más de 100 vuelos fueron cancelados en el aeropuerto de Cancún, una de las principales terminales aéreas del Caribe, y los puertos cercanos fueron cerrados. Sin embargo, las autoridades aseguraron que estas instalaciones no sufrieron daños.

Varios comercios a lo largo de la franja costera de la Península de Yucatán –que incluye Cancún, Playa del Carmen, Tulum, entre otros– colocaron sacos de arena y tapiaron puertas y ventanas para protegerse de los fuertes vientos y oleaje.

Pemex no tiene previsto evacuar a su personal de sus instalaciones en el Golfo de México porque Beryl impactaría al norte de sus activos y ya se había debilitado a tormenta tropical. Pero Shell cerró su plataforma Perdido en previsión de la llegada de Beryl. Y Chevron dijo que el personal no esencial de sus instalaciones en el Golfo, incluidos los trabajadores de su plataforma Anchor, fueron sacados debido a la proximidad del huracán.

Beryl es el primer huracán de la temporada atlántica de 2024 y, en su punto máximo a principios de esta semana, fue la tormenta de categoría 5 más temprana registrada. Un huracán de categoría 5 tiene vientos de 155 mph (251 km/h) o más, capaces de causar daños catastróficos.

A su paso por el Caribe, la tormenta golpeó varios países, entre ellos Jamaica, San Vicente, Granada y las Islas Caimán, dejando un rastro de destrucción y al menos una decena de muertos.

A finales de octubre, Otis, uno de los huracanes más poderosos que haya tocado tierra en México, azotó Acapulco después de fortalecerse rápidamente en el Océano Pacífico.

La oposición política culpó al gobierno de López Obrador por los cientos de muertos y desaparecidos y la estela de destrucción, alegando que minimizaron el posible impacto del ciclón y sólo alertaron a la población unas horas antes de que tocara tierra con una fuerza inusual.

Por The Economist.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Semillas de Babel, la otra invención del lenguaje (1 de 2) – .
NEXT Ganadores de la Olimpiada del Conocimiento premiados – .