Los pecados de la ley que prohíbe los productos plásticos de un solo uso, según los expertos – .

Los pecados de la ley que prohíbe los productos plásticos de un solo uso, según los expertos – .
Los pecados de la ley que prohíbe los productos plásticos de un solo uso, según los expertos – .

El próximo 7 de julio entrará en vigor uno de los componentes de la Ley 2232, que regula los llamados productos plásticos de un solo uso. Se trata de la prohibición de seis productos, que, de no ofrecer una alternativa sostenible, como ser reutilizables, biodegradables o fabricados con materias primas recicladas, entre otras excepciones establecidas por la ley, no podrán comercializarse ni distribuirse en el territorio a partir de esta fecha.

En línea con esto, es importante aclarar que productos como bolsas, sacos o bolsas de plástico reutilizables no se consideran productos de un solo uso y pueden seguir vendiéndose. Asimismo, los productos de plástico biodegradables o aquellos elaborados a partir de materia prima plástica reciclada postconsumo también pueden seguir vendiéndose.

Asimismo, los productos que, tras un análisis de ciclo de vida, demuestren que sus sustitutos tienen un mayor impacto ambiental, también podrán seguir distribuyéndose y comercializándose. Esto teniendo en cuenta que el objetivo primordial de esta regulación es ambiental, por lo que no tendría sentido sustituir un producto por otro que tenga un mayor impacto ambiental.

Las bolsas de plástico para compras son, sin duda, el producto más reconocido que será retirado del mercado a partir del próximo 7 de julio.

Foto:Daniel Teixeira/AFP

En ese sentido, a partir del 7 de julio se prohibirán en Colombia un total de seis productos plásticos de un solo uso: las bolsas plásticas utilizadas en las cajas registradoras; las bolsas utilizadas para envasar periódicos, revistas, publicidad y facturas; los rollos vacíos de bolsas utilizadas en áreas comerciales, es decir, las bolsas utilizadas para almacenar verduras, frutas y tubérculos en tiendas y supermercados; los mezcladores de bebidas y pajitas; los soportes plásticos para bombas inflables; y los soportes plásticos para hisopos utilizados para limpiar los oídos.

Los pecados de la Ley 2232

Sin embargo, hay varios puntos que los expertos en medioambiente y plásticos han calificado como “pecados” de esta Ley. Según Olga Sanmartín, directora de la Fundación Planeta ConSentido, uno de los pecados de la ley no es su contenido en sí, sino la falta de pedagogía en torno a ella.

“Creo que las campañas educativas sobre este tema han sido nulas por parte del gobierno. Ya estamos al final del túnel y apenas empiezan a aparecer en las redes sociales para que la gente sepa cómo hacerlo y qué hacer”, expresó el dirigente del sector ambiental.

En su opinión, otro de los grandes problemas es lo tardío de la reglamentación. Tras la aprobación de la norma en 2022, el Ministerio de Medio Ambiente fue el encargado de reglamentarla y establecer excepciones a la misma, definiendo, por ejemplo, qué factores implican que un plástico sea o no biodegradable. Esta reglamentación se emitió hace apenas unos días, dos años después de que se aprobara la norma.

“Llevamos dos años desde que se aprobó la ley y habría que entender que en dos años se pudo haber hecho un reglamento de la ley, que estuviera suficientemente fundamentado y sustentado en estudios para tomar decisiones sobre cómo se va a regir y qué estándares deben cumplir los productores y comercializadores de plástico. Y resulta que esto no se hizo con el tiempo necesario, se dejó para el último momento, tanto por parte del gobierno como por parte de la industria del plástico”.Destacó Sanmartín.

Los plásticos para envasar fruta no se retirarán del mercado hasta el año 2030.

Foto:MAURICIO MORENO EL TIEMPO

En la misma línea se expresa Daniel Mitchell, CEO de Acoplásticos, quien asegura que la lentitud en la reglamentación de la norma pone en riesgo más de 10.000 empleos (de los 200.000 que tiene el sector) y ha dificultado la capacidad de la industria para transformarse en este tiempo, ya que desconocen cuáles son las “reglas del juego” que deben cumplir para generar productos exentos de la prohibición.

“Los requisitos para demostrar que una bolsa, por ejemplo, está hecha de materia prima 100% reciclada, que es una de las excepciones a la prohibición, debieron estar listos en enero del año pasado, es decir, hace un año y medio. Se ha demorado, no sé, me imagino que es porque es un tema técnico, complejo. Los ministerios tienen poca gente que esté preparada para preparar este tipo de normativas, quizás había prioridad en otros temas, no lo sé”, dijo Mitchell.

Las bolsas de compra vacías, es decir, las bolsas que se utilizan para guardar verduras, frutas y tubérculos en las tiendas y supermercados, estarán prohibidas en los mercados a partir del 7 de julio de este año.

Foto:MAURICIO MORENO EL TIEMPO

Esta postura también es respaldada por Cristian Halaby Fernández, presidente de la Cámara Ambiental del Plástico, para quien el escenario es más dramático, pues el gremio proyecta que más de 100 mil empleos del sector están en riesgo por la lentitud de las regulaciones.

“La industria no se ha preparado lo suficiente, porque no había reglas claras, no había estándares claros, y no se adoptaron las normas ASTM de la Sociedad Americana de Pruebas y Materiales, entonces la industria no ha podido planificarse lo suficiente y hoy está en un limbo en el que, aunque cumpla con la ley, algún funcionario puede llegar a interpretar que no lo ha hecho. Entonces la industria estaba preparada, siempre ha querido prepararse, pero el país o el gobierno nacional no ha hecho la tarea que debía haber hecho”.el Señaló.

Finalmente, otro de los grandes pecados cuestionados por los expertos es que si bien la ley prohíbe un gran grupo de productos plásticos de un solo uso, algunos de los más representativos recién serán retirados del mercado a finales de esta década, en 2023, como los envases y embalajes para entregas a domicilio, que con el crecimiento del sector de la restauración también ha visto incrementada su producción de residuos, pero donde ya crecen las tecnologías para su sustitución.

En el plazo de seis años, se prohibirán: los envases o embalajes, recipientes y bolsas para consumo inmediato, para llevar o para entrega a domicilio; los platos, bandejas, cuchillos, tenedores, cucharas, vasos y guantes de un solo uso para comer; confeti, manteles y serpentinas; los envases o embalajes y recipientes para contener o transportar comidas o alimentos de consumo inmediato, utilizados para llevar o para entrega a domicilio; las láminas para servir, envasar, envolver o separar alimentos de consumo inmediato, utilizados para llevar o para entrega a domicilio; los mangos para hilo dental o portahilos de un solo uso; los envases, recipientes o cualquier recipiente utilizado para la comercialización de frutas, hortalizas y tubérculos frescos que en su estado natural presenten cáscara; las hierbas aromáticas frescas, las hortalizas frescas y las setas frescas y las pegatinas, etiquetas o cualquier distintivo que se adhiera a las hortalizas.

En este sentido, para algunos expertos, si bien es cierto que la industria puede transformarse durante este tiempo, el crecimiento del consumo exige que las medidas para evitar la proliferación de plásticos se tomen en un plazo más corto.

Edwin Caicedo

Periodista de medio ambiente y salud

@CaicedoUcros

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV ¿Cuales son los tres cambios? – .
NEXT Actos de San Fermín 2024 con presencia de la Corporación – .