Alto personal del Gobierno recibe el primer vuelo de Air China entre Beijing y La Habana

La Habana/El primer vuelo de Air China que inaugura la ruta Pekín-La Habana, con escala en Madrid, fue recibido este viernes en el Aeropuerto Internacional José Martí, por altos funcionarios del Gobierno: el primer ministro Manuel Marrero y los ministros de Turismo y Transportes, Juan Carlos García Granda y Eduardo Rodríguez Dávila. La conexión ya había sido anunciada por ambos países, pero eso no impidió que el régimen saliera a rendir homenaje a quienes parecen ser el sustento del demacrado turismo en la Isla.

Los vuelos se realizarán desde China los martes y viernes, y desde Cuba los miércoles y sábados. Las autoridades cubanas, que aseguran desde hace semanas el impacto de la ruta en el sector, han puesto sus esperanzas en que el hecho de no necesitar visado de tránsito en Madrid, sumado a la exención de visado que concedieron semanas atrás, atraer a muchos viajeros. .

El acuerdo, que no fue recíproco, ha merecido comentarios irónicos de muchos cubanos que, como un usuario al pie de la publicación de Cubadebate En la ruta piden poder viajar a China, sin importar las consecuencias migratorias. “10 millones no se verán entre 1.400 millones”, apuntó.

Con fotografías de los 116 pasajeros que llegaron en el Boeing 787-9 y la recepción de los representantes chinos, Cubadebate Abrió su artículo dejando claras las intenciones del régimen y la voluntad de La Habana de complacer a Beijing: “Esta conexión favorecerá los intercambios a nivel gubernamental y turístico. También trabajaremos para que esta acción sin visados ​​dé resultados y facilite estos intercambios”, afirmó Marrero, quien agradeció -desde la distancia- al presidente chino, Xi Jinping, el “sueño hecho realidad”.


Los 116 pasajeros llegaron en un Boeing 787-9, incluida una delegación china.
/ Cubadebate

“Están aquí para quedarse”, dijo el primer ministro sobre los viajeros, aunque los turistas chinos que echan un vistazo a los precios del viaje -sin incluir alojamiento ni otros gastos- no estarían tan seguros. “El costo de un viaje sencillo de La Habana a Madrid es de $406, mientras que el precio de ida y vuelta es de $602, en ambos casos incluye equipaje de mano y dos maletas facturables gratis; lo que la hace muy competitiva frente a otras aerolíneas”, explica. Cubadebate.

A esto se suma el precio de la ruta Beijing-La Habana, que cuesta $812 por trayecto y un precio de regreso de $1.350 con maleta incluida.

Por su parte, el titular de Turismo aseguró que la reanudación de la ruta, luego de una pausa obligada por la pandemia, es reflejo de las excelentes relaciones entre China y Cuba, y anunció que la próxima Feria Internacional de Turismo 2025 estará dedicada a la país. Asiático.

“Este es un momento histórico para las relaciones comerciales entre ambos países, y las posibilidades que se abren son ilimitadas, sentando las bases del multidestino. “Cuba ofrece cultura, historia, patrimonio, eventos, turismo de salud, entre otras cualidades”, enumeró, pasando por alto el turismo de sol y playa, la principal oferta de Cuba, pero que no responde al interés de los viajeros chinos, que prefieren itinerarios más patrimoniales.

Para ellos, añadió García Granda, se han creado programas “a la medida”, como la ruta del tabaco, en Viñales (Pinar del Río), visitas a Trinidad (Sancti Spíritus) o La Habana “como Ciudad Maravilla”. “También capacitamos a nuestro personal para satisfacer los gustos de nuestros visitantes, logrando que cada momento sea memorable”, argumentó.

Las aspiraciones del régimen no terminan ahí. El funcionario advirtió que la Isla también está interesada en ampliar su relación con “la inserción de nuevos turoperadores y agencias de viajes”. en línea”, según los medios. Asimismo, “se está trabajando” en un sistema de transacciones para viajeros entre la corporación financiera china Union Pay, con sede en Shanghai, y el brazo financiero de Gaesa, Fincimex. Según el propietario, el sistema estará listo en los últimos meses, no detalló la fecha exacta, y “mejorará la experiencia de viaje de los turistas”.


La Isla también está interesada en la inserción de nuevos tour operadores y agencias de viajes online.
/ Cubadebate

Rodríguez Dávila, titular de Transporte, también dedicó unas palabras al “nuevo capítulo” que inaugura la ruta aérea que, recordó, existe desde 2015 -autorizada para realizar operaciones regulares de pasajeros, carga y correo entre Cuba y China-, a pesar de la interrupción de vuelos por el covid-19. Ese mismo año, refiere Cubadebatesu sede comercial se estableció en la capital cubana.

El funcionario también sugirió que la ruta y su escala técnica ofrecen a los viajeros la oportunidad de llegar a otros destinos tanto de Europa como de Asia. Esta ha sido una de las aspiraciones de las autoridades que temen que la distancia entre Pekín y La Habana reduzca la llegada de viajeros, limitados a un único destino.

Por su parte, los cubanos, lejos de mirar al sector que consideran “una fábrica hotelera”, piensan en los beneficios de tener una relación verdaderamente estrecha con Beijing, más allá de la política. “La mejor noticia sería que muchos chinos vinieron a establecer pequeñas empresas vendiendo alimentos y otros productos como ocurre en la mayoría de los países. Son muy trabajadores, no cierran a ninguna hora del día ni de la noche, y cuando te falta algo en casa siempre puedes decir: ve a la tienda china y mira, ahí lo tienen”, otro lector del dijo el medio.

En declaraciones anteriores, el Gobierno también ha asegurado que busca dinamizar este mercado a través de la mejora de la conectividad a internet en las instalaciones hoteleras, la especialización de guías en el idioma y la digitalización de visados ​​y reservas de paquetes. turista.


En declaraciones anteriores, el Gobierno también ha asegurado que busca dinamizar este mercado alojando a turistas
/ Cubadebate

El anuncio de la exención de visado también tuvo, según García Granda, un impacto “inmediato”. Las búsquedas de paquetes vacacionales a la Isla aumentaron un 40% en las plataformas del gigante oriental respecto al día anterior, según fuentes de ambos países.

Cuba había puesto su mirada en los turistas chinos en los últimos años, especialmente porque las visitas de europeos, que tradicionalmente contribuían en gran medida al número total, han disminuido. El mercado chino es muy deseado por las grandes potencias turísticas, ya que proporciona un enorme número eventual de viajeros y porque gastan mucho. La Organización Internacional del Turismo (OIT) publicó un informe en 2019 según el cual los chinos gastaron un total de 277 mil millones de dólares en sus viajes al extranjero, casi el doble que los estadounidenses, segundos en el ranking, con 144 mil millones.

Aunque China todavía no trae una gran cantidad de turistas a la Isla, la cifra crece a buen ritmo: en 2023 llegaron 3.659 viajeros de ese país, frente a 2.949, un aumento del 24%. El número aún es pequeño, pero las autoridades esperan que mejore con esta ruta directa entre las capitales.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV ¿Por qué fueron asesinados el Dr. Velásquez y su novia? Informe de la Fiscalía destapó detalles relacionados con su ‘ex’ en la audiencia
NEXT Milestone Systems financia un proyecto de investigación galardonado de la Universidad de Aalborg.