Chery Tiggo 8 Pro e+: ¿cuánto rinde con su motor turbo de 1.5 litros y dos eléctricos en el tráfico de Lima? | Perú | todoterreno

Chery Tiggo 8 Pro e+: ¿cuánto rinde con su motor turbo de 1.5 litros y dos eléctricos en el tráfico de Lima? | Perú | todoterreno
Chery Tiggo 8 Pro e+: ¿cuánto rinde con su motor turbo de 1.5 litros y dos eléctricos en el tráfico de Lima? | Perú | todoterreno

El Tiggo 8 Pro e+ o PHEV (vehículo eléctrico híbrido enchufable) Se trata del primer vehículo híbrido enchufable Cereza, que se vende en Perú desde el año pasado. En Wheels and Nuts lo hemos probado para conocer este SUV. tres filas de asientos, pero hemos destacado las prestaciones de su motor. Por eso, aquí te contamos cuáles fueron nuestros resultados.

Nuestra prueba se ha desarrollado principalmente en situaciones de tránsito intenso en la ciudad de Lima. Asimismo, el vehículo ha sido ocupado por una o dos personas que representen un peso máximo de 140 kg. En cuanto a modos de conducción (híbrido, eléctrico o gasolina), lo hemos conducido utilizando sus tres opciones, aunque la mayor parte de la prueba fue en modo híbrido. Además, siempre se utilizó con el aire acondicionado al mínimo y entre el modo de conducción normal y deportivo elegimos el primero.

LEA TAMBIÉN: El nuevo Porsche Panamera llega con un nuevo motor biturbo de 680 CV y ​​aceleración de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos

En Perú sólo está disponible en una única versión denominada 1.5T PHEV FULL, la cual se ofrece desde US$ 46.490. Esta variante utiliza un motor híbrido compuesto por un motor turbo de 1.5 litros con 145 CV y ​​210 Nm y dos motores eléctricos (uno en cada eje) que le dan 177 CV y ​​315 Nm. En ese sentido, la potencia y el par combinados son 322 CV y ​​510 Nm, respectivamente. Estas cifras nos parecen muy superiores a las que se pueden encontrar en los camiones familiares del segmento D. Hacemos una referencia general, ya que dentro de las marcas chinas y tradicionales que se venden en el mercado peruano, aún no existe ningún otro SUV de tres filas. asientos con esta tecnología eléctrica.

Desglosándolo ya conocemos el motor de gasolina, ya que es el mismo que equipa el Tiggo 7 Pro. Integra cuatro cilindros en línea y 16 válvulas que utiliza una distribución de doble árbol de levas e inyección directa. Por su parte, los motores eléctricos son del tipo síncrono de imanes permanentes.

Manejamos el Chery Tiggo 8 Pro e+ en situaciones de mucho tráfico en Lima. (Foto: Fernando Roca)

Además, complementando el sistema eléctrico, integra una batería de litio con una capacidad de 19,27 kWh, que se instala en la parte central inferior de la carrocería y puede proporcionar una autonomía de 100 km, según el ciclo NEDC. Esta batería se puede cargar de dos formas: con el cargador portátil de 3,5 kW, que tiene un tiempo de carga del 0 al 100% de 6:30 horas de media, y con un cargador doméstico rápido marca Tellus (7 kW), que cuenta con una Tiempo de carga de 4:30 horas de media. En ambos casos el cargador es Tipo 2-Mennekes.

En cuanto a sus dimensiones, mide 4.722 mm de largo, 1.860 mm de ancho y 1.705 mm de alto. Su distancia entre ejes es de 2.710 mm y la distancia mínima al suelo es de 145 mm. En relación a su masa vehicular, tiene un peso neto de 1.769 kg y una carga útil de 554 kg. Asimismo, tiene una capacidad de tanque de combustible de 13,5 galones, un maletero de entre 889 y 1.930 litros y puede albergar hasta siete ocupantes.

Pasando a la prueba en sí, consideramos que la mejor forma de valorar la autonomía es sumar el rendimiento que proporciona el depósito de combustible más lo que nos aporta la batería (100 km). Para tener una idea de su autonomía, en la ficha técnica que Cereza Compartido en su sitio web, se menciona que esta versión ofrece más de 600 km.

De hecho, en nuestro primer vistazo, observamos que el panel digital proyectaba una autonomía de 489 km cuando llenamos el tanque de combustible. Si a esto le sumamos los posibles 100 km de autonomía del sistema eléctrico, la proyección combinada es de 589 km. Se trata de una proyección bastante cercana a lo que indica la marca.

En cuanto a los resultados, como hemos hecho en pruebas anteriores, contrastamos lo que nos muestra el cuadro de instrumentos versus los kilómetros reales recorridos. En este caso, al finalizar la prueba el ordenador nos dijo que nos quedaban por recorrer 112 km de los 489 km iniciales; Es decir, registró una distancia recorrida de 377 km. Pero, para hacer un cálculo más preciso, de esos 112 km puedes utilizar unos 60 km más antes de que el depósito de combustible entre en reserva, a eso hay que sumarle también los 60 de los 100 km que obtuvimos conduciéndolo en modo 100% eléctrico. Por lo tanto, el resultado final de las proyecciones fue 497 kilometros.

La realidad de nuestra prueba es muy similar a lo mencionado. Cuando nos entregaron el vehículo, el cuentakilómetros marcaba 9.814 kilómetros recorridos y cuando lo devolvimos marcaba 10.202, es decir, lo recorrimos 388 km. Ahora bien, al resultado hay que sumarle también un margen de 60 km adicionales que consideramos en el cálculo anterior y también los 60 km de autonomía eléctrica. En consecuencia, nuestra autonomía final fue 508 kilometros.

El vehículo permite monitorizar el flujo de energía en su pantalla táctil de 12,3″. (Foto: Fernando Roca)

Aunque hay un margen importante para alcanzar los 600 km indicados por la marca, seguimos considerando que es un resultado decente para una ciudad con mucho tráfico. Por ejemplo, un Tiggo 8 Pro El convencional proporciona aproximadamente 400 km de autonomía o 30 km/g en ciudad, por lo que esta versión híbrida puede proporcionar 100 km más. Teniendo en cuenta estos valores, nuestro consumo aproximado fue de 37 km/g.

Este resultado se debe únicamente a la conducción en la ciudad de Lima, ya que en otras capitales costeras con tráfico menos denso el consumo podría mejorar. Hay que tener en cuenta que la autonomía depende de diferentes factores como las condiciones del tráfico, el estilo de conducción, el tipo de clima y la altitud, entre otros. De hecho, cuando estamos en modo EV y aceleramos fuerte y durante mucho tiempo, la autonomía empieza a reducirse más rápido. En ese sentido, para maximizar la energía lo mejor es mantener una conducción tranquila y en modo de conducción normal.

Por otro lado, también impulsamos el Tiggo 8 híbrido en carretera y obtuvimos un consumo de 50 km/g en condiciones de tráfico libre. En carretera, este mismo resultado también lo puede obtener una Tiggo 8 Pro convencional, por lo que consideramos que es en ciudad donde se maximiza la eficiencia de esta versión. En gran parte se debe a que en ciudad podemos aprovechar la frenada regenerativa, a la que accedemos desde su transmisión híbrida dedicada (DHT), mientras que en carretera no tenemos la necesidad de frenar con frecuencia.

También nos gustaron otros aspectos como, por ejemplo, los siete segundos que tarda en acelerar de 0 a 100 km/h. En concreto, la sensación de potencia se percibe cuando estamos en modo 100% eléctrico, en el que no se generan emisiones de CO2.

Finalmente, otros puntos a destacar son el confort en la conducción, la seguridad de su asistencia ADAS, la agilidad de su interfaz de 12,3” y su sistema multimedia con Android y Apple Car Play.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT ¿Qué pasa con la empresa? – UnoTV – .