China apuesta por la carne de cerdo europea, un negocio que aporta a España 1.000 millones

China apuesta por la carne de cerdo europea, un negocio que aporta a España 1.000 millones
China apuesta por la carne de cerdo europea, un negocio que aporta a España 1.000 millones

Juan Javier Ríos

Madrid, 14 jun (EFECOM).- China ha puesto el foco en las importaciones de carne de cerdo europea tras los aranceles anunciados por la UE a la compra de coches eléctricos del gigante asiático, una situación que tiene en vilo al sector porcino español, que facturó más de 1.000 millones en ese destino en el último año.

Ayer jueves, las autoridades chinas informaron que sus industrias “tienen derecho a presentar una solicitud de investigación” sobre las importaciones de productos lácteos y porcinos europeos en represalia por los aranceles anunciados por la UE.

Este viernes se conoció que varias empresas chinas han solicitado formalmente a las autoridades abrir una investigación antidumping contra las importaciones de carne de cerdo europea, según informó la prensa oficial.

De momento, el Ministerio de Comercio chino, encargado de anunciar este tipo de investigaciones en ocasiones anteriores, tampoco ha confirmado la apertura de investigaciones.

El actual equilibrio agroalimentario entre España y China refleja que los productos nacionales han sabido hacerse un hueco relevante en ese país desde hace una década, gracias principalmente al impulso y atractivo de la carne y los despojos del porcino.

Tanto es así que el 61% de la facturación que España obtiene por la venta de productos agroalimentarios a China procede de la venta de carne de porcino; seguido de lejos por los 109 millones facturados por la exportación de bebidas y los 97 millones por la de aceite (74 de ellos de oliva), según el último informe de balance (moviendo año hasta marzo de 2024).

Esta tensión en las relaciones comerciales UE-China se produce apenas una década después de otro tema que tuvo impacto en el negocio agroalimentario europeo.

Se trató del veto de Rusia a la entrada de la mayoría de productos agroalimentarios comunitarios, un varapalo que el sector porcino, uno de los más afectados, intentó superar buscando nuevos mercados como China.

Rusia cerró la puerta en el verano de 2014 tras las sanciones económicas impuestas por la Unión Europea en respuesta a la anexión unilateral de Rusia de la región ucraniana de Crimea.

Este empeoramiento del comercio con China también recuerda en parte al conflicto comercial que se sigue viviendo entre Estados Unidos y la UE, con especial impacto en España, por los aranceles a la aceituna negra.

Hace seis años, Estados Unidos impuso altos aranceles (35%) a este alimento al considerar que estaban “dumping” con su producción nacional.

En concreto, la Administración estadounidense argumentó que las ayudas recibidas por el sector español de la Política Agrícola Comunitaria (PAC) eran ilegales y causaron importantes daños al sector de la aceituna de mesa californiana.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) falló a favor de España en la disputa con una decisión de noviembre de 2021 que afirmaba que los aranceles estadounidenses no eran compatibles con las regulaciones internacionales.

Sin embargo, en julio del año pasado, la OMC reabrió la disputa creando un panel para determinar si EE.UU. estaba cumpliendo con su fallo, porque encontró que sólo había reducido parcialmente sus aranceles.

Un episodio que parece no tener fin. Hace apenas tres meses la UE anunció que estaba considerando adoptar nuevas medidas si Estados Unidos no cumplía.

Ahora queda por ver el alcance del diferendo entre la UE y China tras el anuncio de aranceles a la compra de vehículos eléctricos del gigante asiático. EFECOM

jjr/lrs/jmj

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT ¿Qué pasa con la empresa? – UnoTV – .