La bombilla de Livermore es un ejemplo vivo de que podemos hacer “cosas” que duren; ha estado funcionando desde 1901.

En un mundo donde la obsolescencia programada parece ser la norma, una pequeña bombilla ubicada en una estación de bomberos en Livermore, California, desafía las expectativas con su excepcional longevidad. Esta bombilla, conocida como Bombilla Centenaria, lleva brillando sin interrupciones significativas desde 1901, convirtiéndose en un símbolo de durabilidad y eficiencia energética.

La increíble durabilidad de la bombilla Livermore: un icono de sostenibilidad

Inventada por el francés Adolphe Alexandre Chaillet y puesta en funcionamiento a finales del siglo XIX, esta bombilla incandescente se fabricó en una época en la que el consumo de energía no era una preocupación común.

Inicialmente su potencia era de 60 W, pero con el tiempo se ha reducido a unos modestos 4 W. A pesar de esta disminución, sigue iluminando el hangar de los camiones de bomberos.

La tecnología detrás de su longevidad

Lo que diferencia a la bombilla Livermore de otras lámparas incandescentes es su tecnología de filamento de carbono. A diferencia de los filamentos de tungsteno de las bombillas modernas, el carbono mejora su capacidad de conducción eléctrica con el calor. Además, el filamento de esta bombilla es ocho veces más grueso que las actuales, lo que podría explicar su resistencia y durabilidad.

Sin embargo, el uso de filamentos de carbono también tiene sus desventajas. Con el tiempo, estos filamentos tienden a oscurecer las paredes de la bombilla y su producción es más cara.

Récord de longevidad

Reconocida oficialmente en 1972 por Guinness World Records como la “bombilla de mayor duración del mundo”, la Bombilla del Centenario brilla desde hace más de 123 años. Este récord de longevidad lo convierte en una prueba tangible contra la obsolescencia programada, lo que demuestra que es posible crear productos eléctricos y electrónicos duraderos.

Para garantizar un funcionamiento continuo, esta bombilla está conectada a una fuente de energía estable y monitoreada permanentemente por una cámara web, lo que permite al público verla en vivo a través del sitio web de la Estación de Bomberos No. 6 de Livermore.

Supervivencia de las transferencias

A lo largo de su historia, la bombilla ha sobrevivido a varios traslados. Desde su ubicación inicial en un almacén de equipos contra incendios en L Street, se trasladó a un garaje en el centro y luego al Ayuntamiento de Livermore.

En 1976, se trasladó a su ubicación actual en el hangar de la estación de bomberos en 4550 East Avenue, movimiento que se realizó bajo escolta policial.

A pesar de estar en funcionamiento desde 1901, no fue hasta 1972 que la bombilla empezó a llamar la atención de los medios. Desde entonces, ha sido objeto de numerosos artículos y reportajes en periódicos, revistas y cadenas de radio y televisión de Estados Unidos, incluidas NPR, NBC, Fox y CBS. En 2013, un corte de energía de 9,5 horas debido a un corte de energía provocó un breve pánico, pero la bombilla volvió a encenderse una vez que se resolvió el problema.

La bombilla Livermore Centennial no es sólo un testimonio de la ingeniería del pasado, sino también un recordatorio de lo que se puede lograr en términos de sostenibilidad y durabilidad. Para aquellos interesados ​​en aprender más sobre esta maravilla de la tecnología, pueden encontrar información adicional en su página dedicada en Wikipedia. Esta bombilla no sólo ilumina un hangar, sino también el camino hacia un futuro más sostenible y consciente de la energía.

Más información: wikipedia.org

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales. ¡Gracias!

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV El truco para comprar carne con 35% de descuento y ahorrar 57.500 pesos al mes
NEXT Precio de apertura hoy 11 de junio en Colombia – .