Así se asemeja la posible compra separada de Grupo Nutresa al caso Nabisco

Así se asemeja la posible compra separada de Grupo Nutresa al caso Nabisco
Así se asemeja la posible compra separada de Grupo Nutresa al caso Nabisco

Apenas el pasado 4 de abril se cerró la Oferta Pública de Adquisición de Nutresa, un proceso de negociación que duró tres años de trámites, y que resultó en la compra del 99,3% de la multilatina por parte del Grupo Gilinski. Con nuevos dueños, y luego una serie de movimientos comerciales calculados, Nutresa anunció el 27 de mayo que “ha recibido intenciones de varias multinacionales importantes interesadas en adquirir segmentos relevantes”.

Aún no se sabe concretamente qué marcas están detrás ni las ofertas que se están estudiando. Lo que se sabe hasta el momento es que la propuesta está siendo analizada a través de una consultoría externa, que tiene en cuenta a los accionistas, las regiones y los sectores donde la marca está presente.

El caso Nutresa tiene similitudes con otra compra histórica de un holding, cuyos primeros movimientos comenzaron en 1988: la adquisición de RJR Nabisco por parte de la firma Kohlberg, Kravis, Roberts & Co, KKR. La adquisición de Nabisco fue uno de los movimientos comerciales más importantes de la década de 1980, así como uno de los más costosos de la época. ya que la transacción fue de 24,7 mil millones de dólares. Todo un caso de estudio.

A lo largo de los años, la empresa ha pasado por diversas manos y ha sido objeto de negocios, pero la transacción que más se asemeja al caso Nutresa fue la ocurrida en 2011. Diego Alejandro Sánchez, analista de renta variable de Grupo Alianza, aseguró que, “en efecto, este negocio es similar a la escisión de Nabisco, en la que la empresa, inicialmente controlada por Kraft Foods, inició un proceso de escisión (o separación), lo que resultó en que Mondelēz tomara el control de Nabisco”, dijo.

Mondelēz es una empresa especializada en galletas, chicles, chocolates y “eso es lo que buscaríamos hacer con Nutresa”. La idea es separar partes del portafolio de negocios que sean diferentes entre sí y, posteriormente, unirlas con empresas que tengan negocios iguales o similares.

En cuanto al negocio en el que estaría inmersa la multinacional, El experto aseguró que su modelo de negocio es el de un conglomerado en el que una empresa produce distintos tipos de alimentos. “Hay inversionistas en el sector interesados ​​en comprar segmentos del holding para fusionarlos con su propia matriz productiva, porque consideran que al integrar esa parte de la empresa hay eficiencias operativas, financieras y de marca. “De esta manera se abre el camino para que las ofertas se hagan por partes”. aseguró.

El valor de Nutresa de manera desagregada dependerá, sin embargo, de las ofertas y el interés en sus líneas de negocio. Este tipo de movimientos, según Sánchez, ofrece una ventaja a los compradores: “pueden adquirir los segmentos de la empresa que les interesen sin mirar al resto de la empresa. “Puede significar más dinero para Gilinski y sus socios árabes del que se podría dar a toda la empresa”, explicó.

Nutresa cuenta con nueve líneas de negocio: ccarnes, galletas, chocolates, café, Tmluc, helados, pastas, alimentos de consumo (con cadenas como El Corral), entre otros.

nabisco

Durante 2011, Nabisco tuvo una escisión de sus líneas de negocios. Originalmente estaba controlada por Kraft Foods, pero ese proceso provocó que pasara a ser administrada por el conglomerado Mondelēz, que, al igual que Nutresa, se especializa en alimentos, con productos como galletas, chicles y chocolates.

Nutresa

Nutresa analiza la propuesta de varias multinacionales para la adquisición de sus unidades de negocio por separado. Según los expertos, las ofertas desagregadas para cada unidad de negocio podrían ser superiores a las que el holding vendió en una sola pieza. Estos son los ingresos de Nutresa por cada unidad de negocio.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT Las aerolíneas se rebelan contra la multa de 150 millones y advierten que “no habrá cambios” en el cobro por equipaje de cabina