Así llegó un ingenio de 80 años a solicitar un proceso de reorganización empresarial

Así llegó un ingenio de 80 años a solicitar un proceso de reorganización empresarial
Así llegó un ingenio de 80 años a solicitar un proceso de reorganización empresarial

Hace 78 años, cuando Moisés Seinjet fundó el Ingenio La Cabaña en el valle geográfico del río Cauca, Nunca pensó que su prometedora empresa dedicada al refinado de azúcar algún día pasaría por el calvario que atraviesa hoy.

Seinjet, un ciudadano rumano que inició su emporio agroindustrial como un pequeño molino en la década de 1920Ya tenía un cañaveral sembrado en la década de 1930, asociado a los hermanos David y Bernardo Pellman.

Luego de dar estos primeros pasos y luego de una serie de negocios durante esa década, a mediados de A los 40 años obtuvo 300 puestos de Hacienda Córcega, con los que iniciaría la empresa que es hoy.

Don Moisés Seinjet tuvo tres herederos: Sulamita Rabinovich, Ana Doron y Massi Neuris, Pero fueron sus nietos quienes se hicieron cargo del negocio en las últimas décadas, un holding que cuenta con varias filiales, incluida la unidad de producción de etanol.. Se trata de David Seinjet, Rony Doron Seinjet y John Rabinovich Seinjet.

El Central La Cabaña registró ingresos superiores a los $546.000 millones en 2023, pero tuvo resultados negativos durante el año. De hecho, solicitó un proceso de reorganización empresarial ante la Superintendencia de Sociedades por deudas de poco más de $314.000 millones.

El holding agroindustrial cuenta con todo un plan de negocios y modelo de negocios diseñado por David Seinjet, quien también fue fundador de Credivalores y Ban100, en un tema de cruce de cuentas que no quedan claras para la Superintendencia de Sociedades. Por ello, el organismo de control investiga en detalle el modelo de negocio de esta empresa.

Credivalores presentó ante la Corte de Estados Unidos en el Distrito Sur de Nueva York un plan para concretar el canje de sus bonos con vencimiento en 2025, debido a unos movimientos muy oscuros en los que también tenía negocios con el Ingenio La Cabaña; Hoy hay una gran trifulca entre los socios y el futuro del ingenio, que cuenta con amplio reconocimiento en el suroeste colombiano por su trayectoria, es incierto.

En este momento, Los accionistas que tienen mayor representación en el Central La Cabaña son Agro el Arado SAS (33,13%), Danador SAS (31,85%), Sociedad de Inversiones Montana SAS (31,85%) y otros accionistas (3,18%).

¿Qué dijo La Cabaña?

Luis Enrique Saavedra Pardo, gerente general del Ingenio La Cabaña, envió una carta a los colaboradores de la empresa explicando la situación que atraviesa el holding agroindustrial.

En su, El directivo dijo que fueron tres las afectaciones que llevaron a la crítica situación financiera que atraviesa la empresa agroindustrial. El primero de ellos fue el triple episodio del fenómeno de La Niña que provocó una caída de las cosechas.; Como segunda medida, lo atribuyó al alto nivel de endeudamiento que alcanzaron tras haber ejecutado el plan de inversiones de los últimos años; y tercero, la subida de los tipos de interés.

“El efecto de estos tres aspectos, en la operación debido a la situación nacional, nos ha llevado a tener una situación compleja en nuestros pasivos financieros, por eso hemos decidido aprovechar la Ley 1116, para reorganizar dichos pasivos y continuar con la consolidación de La Cabaña”, escribió.

La salud financiera del conglomerado agroindustrial está en cuidados intensivos, Sus pasivos suman más de $876.534 millones, finalizando en 2023. Pero aún queda esperar la decisión del organismo de control.

“Aunque no quisiéramos estar en esta situación, estamos convencidos de que saldremos más fuertes de este cambio. “Seguimos trabajando con toda nuestra capacidad productiva absolutamente sólida, que hemos construido junto a ustedes en estas casi ocho décadas”, agregó Saavedra.

El gerente general también explicó que la empresa genera más de 3.000 empleos directos e indirectos., Trabajan con unos 750 productores y agricultores locales, así como con 1.000 proveedores de bienes y servicios. Estas personas están en vilo por la decisión.

El proceso de las supersociedades

Es una declaración, Las Supersociedades explicaron que el procedimiento de recuperación al que pretende ser admitida la empresa busca proteger la empresa y el empleoa través de un escenario en el que se logren soluciones negociables entre acreedores y empresarios, que garantice la reestructuración financiera, operativa y organizativa de los deudores insolventes.

El organismo de control verificará la información presentada por la empresa, con el fin de determinar que se cumplan los requisitos que exige la ley, pero no descarta que se deba ampliar la información.

En este caso, se le requerirá completarlo o aclarar cualquier otro punto por un plazo de 10 días hábiles.

“A partir del inicio del proceso de reorganización, el holding tendrá un plazo de 10 días hábiles para actualizar el inventario de activos y pasivos, y el promotor designado deberá presentar un proyecto de calificación de deuda”, dijo la entidad.

Luego la información será transmitida a los acreedores para que los interesados ​​puedan presentar objeciones en ejercicio de su derecho de contradiccióncon el objetivo de que el deudor pueda reestructurar sus pasivos.

“La Superintendencia de Sociedades está preparada para atender procesos de insolvencia que permitan a los empresarios recuperarse, que estén pasando por una situación de crisis económica, o que vean que puede ocurrir en el corto plazo”, dijo Billy Escobar, superintendente de Sociedades.

El destino de uno de los ingenios más importantes de Colombia aún es incierto, a la espera de que las Supersociedades finalicen si cumple con los requisitos establecidos en la ley. “De no confirmarse el acuerdo de reorganización, se iniciará el proceso de liquidación judicial conforme a las normas aplicables”, el organismo de control así lo describió en un comunicado.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT Las aerolíneas se rebelan contra la multa de 150 millones y advierten que “no habrá cambios” en el cobro por equipaje de cabina