Analistas de la City advierten que las presiones cambiarias “aún no han desaparecido”

Él dólar azul Se vendió este miércoles con un aumento de veinte pesos, a $1.230, en las cuevas del microcentro porteño. En el segmento bursátil, el dólar contado con liquidación se transó a $1.214 y el MEP se ofertó a $1.177.

Según la consultora Ecolatina, la última semana estuvo marcada por el regreso de un clásico para la economía argentina: las presiones cambiarias. La escalada de los dólares alternativos aumentó la brecha cambiaria y reactivó marginalmente las expectativas devaluatorias (los futuros del dólar se movieron al alza), en paralelo a un BCRA que moderó su ritmo de compras en el MULC. Como aspecto positivo destacaron que la autoridad monetaria adjudicó el remanente por US$60 millones de la Serie 3 del BOPREAL y cumplió el objetivo de colocación por US$ 3.000 millones (US$ 10.000 millones entre las tres Series).

“Como telón de fondo, está el rediseño de la estrategia monetario-financiera que se ha profundizado en las últimas semanas. Durante mayo, el autoridad monetaria Aceleró el camino de reducción de las tasas de política monetaria, realizando 2 recortes de 10 puntos porcentuales y ubicándola en 40% TNA”, observaron.

Asimismo, destacaron que se agregaron una serie de modificaciones (exclusión de LECAP en límites de exposición del Tesoro, puts, etc.) en la búsqueda de profundizar la redirección de liquidez desde los Pases del BCRA hacia títulos del Tesoro, tratando de establecer la LECAP como instrumento de referencia para los tipos de interés a corto plazo.

“De esta manera, la autoridad monetaria logró una migración que sumó $12 mil millones en el última licitación del Tesoro y colocó los pasivos pagados en su nivel más bajo desde finales de 2019 en términos reales. Asimismo, ante una desaceleración inflacionaria mayor a la esperada, la reducción de tasas de interés por parte del BCRA (los movimientos de la TPM afectan el resto de los rendimientos) permitió sostener la licuefacción del stock de pesos en la economía”, afirmaron.

Sin embargo, Ecolatina advirtió que la estrategia comenzó a sufrir ciertas dificultades o limitaciones, a raíz de la reducción sistemática de las tasas de interés y la licuefacción de los pesos, lo que despertó un apetito dolarizador, impulsando la brecha al alza y situándola en los niveles más altos desde principios de febrero. Además, señalaron que la reducción recurrente de tipos sólo es sostenible en el marco del acciones de cambio.

La volatilidad como protagonista

Para el Grupo SBS, el efecto de las sucesivas bajadas de tipos sobre el dólar opera de diferentes maneras. En primer lugar, reduce el atractivo de “carry trade”, Por lo tanto, algunos inversores pueden sentirse atraídos por cerrar posiciones debido a un diferencial de tipos más bajo. En segundo lugar, al reducir el costo del endeudamiento, los exportadores podrían preferir afrontar los costos en pesos endeudándose a una tasa más baja en lugar de conformarse con un tipo de cambio real que se apreció fuertemente desde los niveles excesivos de diciembre.

Analistas de la City advierten que las presiones cambiarias “aún no han desaparecido”

“Siendo así, creemos que debemos prestar especial atención en estas semanas a la dinámica de la mercado de cambiosespecialmente en términos de flujos de liquidación de exportaciones, dados los efectos de estos en las cotizaciones de los diferentes tipos de cambio alternativos”, indicaron.

Para el corredor, este fue uno de los factores que estimaron “contribuyó” al proceso de desinflación que se vivió desde diciembre hasta hoy, además de la relativa calma cambiaria y la fuerte apreciación del TCR. Además, indicaron que el dólar siempre ha sido un “termómetro” social para todos los gobiernos y que creemos que la percepción de calma general en los últimos meses, incluso con alta inflación y deterioro del poder adquisitivo, está asociada en parte a la calma. tipo de cambio de estos meses.

“Destacamos que se sigue demorando en obtener dictamen favorable al oficialismo en el Senado para debatir tanto el Ley Base como el paquete fiscal en la Cámara Alta, factor que también pudo haber influido en la reciente volatilidad cambiaria”, comentaron.

¿Cuál fue la chispa que prendió fuego al bosque?

Para Ecolatina, la sucesiva reducción de tasa de política monetaria impactó negativamente los rendimientos ofrecidos por los bancos privados por los depósitos a plazo. En consecuencia, el dólar blue (más sensible al comportamiento de las inversiones minoristas) fue el primero en despegar y alcanzó así una suba del 25% en apenas dos semanas.

“En este marco, la secuencia de la estrategia implementada tuvo efectos colaterales. La idea de reorientar las tasas hacia los rendimientos de las LECAP, que hoy promedian un TEM del 4,1%, no tuvo en cuenta los tiempos que implica calzar estos instrumentos con los depósitos a plazo. De hecho, si asumimos que el absorción vía LECAP de la última licitación se debió íntegramente a la participación de entidades financieras, estos instrumentos no representan ni la mitad del stock de plazos fijos del sistema financiero privado”, observaron.

Asimismo, detallaron que los rendimientos (ya por debajo de la inflación estimada) están a su vez ligeramente por encima del mínimo móvil del 2% mensual, reduciendo significativamente la ganancia por llevar dólares. Por ejemplo, los incentivos se revirtieron: préstamos a tasas más bajas podrían haber incentivado la obtención de esos pesos y adelantar gastos en dólares o dolarizar carteras.

“Como en otros episodios con presiones cambiarias, el despertar de dólares alternativos puede generar cierto impacto en los precios, aunque sería marginal. Por un lado, aumenta el dólar exportador (recordemos que el 20% de la oferta va al mercados financieros), lo que podría generar presiones alcistas sobre los productos exportables”, advirtieron.

La incertidumbre política y las dudas sobre el futuro de la Ley de Bases en el Senado provocaron que los agentes comenzaran a cubrirse de “monedas duras”

Asimismo, indicaron que el aumento del CCL podría impactar ciertos productos importados, dado que algunos importadores habrían optado por realizar sus operaciones fuera del MULC. Sin embargo, si no escala (ya mostró recortes al final de la semana), su efecto inmediato sobre los precios sería marginal y no implicaría una aceleración de la inflación, sino una mayor inercia que pondría resistencia a la baja.

Para Ecolatina, la llegada de la gran cosecha será vital para el esquema macroeconómico trazado, dado que se pondrá en juego la recuperación de las Reservas Internacionales necesarias para la eventual unificación cambiaria, en un contexto de mayor demanda de divisas para importaciones como resultado del plan escalonado. 25% de acceso a MULC; y, además, la llegada despejaría, al menos en los próximos meses, los peligros de una mayor nominalidad, dado que proporcionaría mayor oferta de dólares financieros.

¿A cuánto cotiza el dólar blue hoy?

El dólar blue quedó a $1.230 para la venta y $1.200 para la compra.

Cómo operan los dólares financieros

En el segmento bursátil, el dólar contado con liquidación se transó a $1.214 y el MEP se ofertó a $1.177.

¿Cuál es el precio del dólar oficial?

La cotización del dólar minorista del Banco Nación finalizó en $913.

El dólar mayorista se negoció a un promedio de $893,50.

Por su parte, el dólar solidario y el dólar tarjeta se ubicaron en $1.460,80.

La brecha cambiaria

Finalmente, la brecha cambiaria entre el dólar mayorista y los distintos tipos de cambio queda como sigue:

• Azul: 38%

• CCL: 36%

• Eurodiputado: 32%

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT Las aerolíneas se rebelan contra la multa de 150 millones y advierten que “no habrá cambios” en el cobro por equipaje de cabina