Los riesgos de la banca en la sombra para el pequeño inversor

Los riesgos de la banca en la sombra para el pequeño inversor
Los riesgos de la banca en la sombra para el pequeño inversor

Luego de la Gran Crisis Financiera (2008) y después de más de una década de una política monetaria expansiva sin precedentes históricos, enfrentamos los desafíos provocados por el uso de herramientas no convencionales por parte de bancos centrales, gobiernos e instituciones multilaterales. La política de tipo de intervención del 0% utilizada por la Reserva Federal (Fed), el BCE, el Banco de Inglaterra y la mayoría de las instituciones monetarias de los países desarrollados, ha afectado directamente a los inversores en general, y a los perfiles más conservadores en particular.

El aumento de los requisitos de capital para los bancos en prácticamente todos los países desarrollados ha reducido el rendimiento del capital para sus accionistas. De hecho, hasta que comenzaron las subidas de tipos de interés tras la crisis pandémica del Covid 19 para controlar la inflación, las acciones bancarias se han visto fuertemente penalizadas y han tenido que esperar a que se recompusieran los márgenes de intermediación para recuperarse. el interés de los inversores después de más de una década perdida.

La inyección de capital por parte de los gobiernos a entidades bancarias que se produjo a partir de 2008 ha provocado que tanto la opinión pública occidental como la clase política sigan de cerca el llamado riesgo moral, riesgo moral en inglés, que supone la colectivización de las pérdidas de las entidades financieras cuando son intervenidas. Con la doble acción, al obligar a las entidades a dotarse de mayor capital y hacer corresponsables de las pérdidas a los tenedores de deuda bancaria subordinada, los inversores se han visto obligados a asumir niveles de riesgo sustancialmente superiores a los que asumían al utilizar este tipo de activos antes. 2008.

Otra consecuencia -dentro del panorama bancario- que se ha consolidado en la última década ha sido la menor propensión de los bancos tradicionales a prestar a empresas y, de forma muy especial, a aquellas que se consideran de peor riesgo. Por otro lado, la financiación proporcionada por distintos tipos de fondos de capital riesgo ha tenido un desarrollo muy relevante.

Es destacable el caso del mercado promotor inmobiliario español, donde los fondos se han convertido en los financiadores de las promotoras, sustituyendo a las entidades bancarias, y ahora, en algunos casos, comparten márgenes y riesgos.

Hay que recordar que este doble papel –financieros y socios– fue asumido anteriormente por algunos bancos y cajas de ahorros, lo que finalmente resultó ser un error estratégico.

Él bancario en la sombra o banca en la sombra, fue definida por el Fondo Monetario Internacional en 2014 como la actividad crediticia fuera del sistema bancario tradicional, estimándose que alcanzaba el 25% de toda la actividad. Desde entonces, esta modalidad ha mantenido su fuerza, y en los últimos meses, tanto analistas financieros como reguladores han mostrado su preocupación al respecto.

En febrero de 2024, la Reserva Federal informó que en el año fiscal 2023 este tipo de actividad había aumentado casi un 13%, frente a un crecimiento del 3% de la actividad crediticia total. Los reguladores han comenzado a mostrar su preocupación por la falta de información que tienen y especialmente en comparación con la que tienen cuando los bancos desarrollan su actividad de forma tradicional.

Según el periódico Tiempos financieros, el porcentaje de este tipo de operaciones ha superado el peso de los préstamos para la compra de automóviles en el balance de los bancos estadounidenses y se sitúa ligeramente por debajo de la financiación ligada al uso de tarjetas de crédito. En 2010 la actividad total alcanzó los 50 mil millones de dólares y actualmente sólo JP Morgan duplica ese volumen.

¿Puede la nueva forma de financiación afectar a la inversión del ahorro de familias y empresas? Aunque se trata de los inversores más conservadores dentro de la cadena de inversión, no sería la primera vez que se les transmite este riesgo de forma indirecta. Por lo tanto, la sociedad en su conjunto puede ver reducida la solvencia del sistema financiero si fallan los controles actuales. No debemos olvidar que la mencionada solvencia del sistema juega un papel clave en la actividad económica, como aprendimos duramente en la Gran Crisis Financiera.

Desde un punto de vista más técnico, hay que analizar si el nivel de riesgo asumido está adecuadamente compensado y si, como ha ocurrido en situaciones anteriores, el producto que llega a los inversores particulares se ha encarecido sustancialmente.

Históricamente, la renta fija privada –entendida como deuda de empresas emitida en mercados organizados– ha sido percibida como un producto opaco y con poca liquidez. No parece probable que esta nueva forma de financiación contribuya o ayude a mejorar esta situación, sino todo lo contrario: facilitar el acceso directo, o a través de fondos de inversión, de familias y empresas a la renta fija privada cotizada, por un lado, mejorará la condiciones de financiación de las propias empresas, que permitan a los tenedores de activos obtener una rentabilidad adecuada en función del riesgo asumido; Pero por otro lado, cabe destacar que contamos con una metodología de análisis y la participación de empresas muy especializadas, lo que previsiblemente se traducirá en menores costos transaccionales y de intermediación.

Tras esta reflexión, nuestra conclusión es similar a la que teníamos que sacar antes de la crisis de 2008: en la actualidad existe un volumen importante de financiación apalancada en los mercados, situación que los gestores de fondos deben seguir de cerca para entender los riesgos a los que están expuestos. expuesto. aquellos a los que nos enfrentamos.

Rafael Peña es socio director y socio fundador de Olea Gestión

Sigue toda la información Cinco días en Facebook, X y LinkedIno en nuestro boletín Agenda de cinco días

Boletines

Regístrate para recibir información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti

¡Inscribirse!

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT Las aerolíneas se rebelan contra la multa de 150 millones y advierten que “no habrá cambios” en el cobro por equipaje de cabina