“Hay mucho vino almacenado en los tanques” – .

“Hay mucho vino almacenado en los tanques” – .
“Hay mucho vino almacenado en los tanques” – .

La realidad de la industria vino no escapa a la situación macroeconómica que atraviesa el mundo y el tema de la microeconomía del país, marcada por una recesión, acompañada de una sinceridad de la economía llevada a cabo por la actual gestión gubernamental a nivel nacional.

A esto se suma los distintos problemas que conlleva la realidad vitivinícola, que ha ido acomodando sus intenciones y rendimientos en función de las diversas variables que se dan en ambos frentes. Por ello, hablamos con José Giménez, uno de los directivos más jóvenes de toda la industria (CEO de Viña Cobos), quien aporta una perspectiva actual sobre estos temas.

Giménez ha ocupado varios cargos dentro de la bodega a lo largo de los años y conoce con certeza el funcionamiento general de un proyecto. vinos de alto, y cuáles son las características particulares que tienen este tipo de estructuras en el mercado global de vinos.

Aquí puedes ver la nota completa con José Giménez (CEO de Viña Cobos):

Y en las siguientes líneas, un extracto de algunos datos que se comentaron en la nota:

¿Cómo afrontan el 2024 en Viña Cobos?

Es bueno, pero difícil, como en todo el país. Esta reestructuración macroeconómica afecta a todas partes, y también al mundo de vino, que también sufre una reestructuración global. Y esa presión se siente más en los grandes mercados para Argentina, como Estados Unidos, Canadá o América Latina en general.

La bodega tiene un equipo muy joven al frente, con José al frente. Foto: Rodrigo D’Angelo / MDZ

¿Y qué se ha sufrido o qué ha cambiado en el mundo del vino a nivel global respecto a esta reconfiguración?

Hay mucho vino en los depósitos. Después de la pandemia, la inflación global y la crisis general han pasado factura. Hablo desde mi lugar de una bodega más nicho, con vinos gama alta. Hay un mercado muy fuerte, que está en Asia, que consume mucha vinos gama alta, pero obviamente no son solo argentinos. Nosotros somos sólo el 1% de ese consumo, cuando Francia es el 50%. Ese consumo ha bajado considerablemente. Así se ve en La Plaza de Burdeos, como están sufriendo las grandes bodegas de Francia, España o Italia. Estados Unidos también se ve afectado, entonces creo que habrá una gran reconfiguración en estos dos años. Tenemos que barajar y dar de nuevo en la industria global.

¿Y qué estrategia se adopta ante este panorama?

Es bastante difícil, con vinos de 100 US$, 200 US$ o 400 US$. Me gusta poner el ejemplo de las grandes ligas: eres multimillonario, y puedes comprarte el Ferrari que quieras, y te digo, tienes un Ferrari de Italia, un Ferrari hecho en España, un Ferrari hecho en Francia, otro en Japón, otro en Chile. , en Estados Unidos y Argentina. ¿Cuál compras? Hay que tener varios Ferrari para elegir el nuestro.

Por esa razón el vino Tiene que salir bien y tiene que ser consistente en el tiempo, que es algo que Argentina ha mejorado mucho. El vinos Los argentinos en general han avanzado en ese sentido. Y es muy importante que la persona que gastó 200 dólares en Argentina en un vinova a Japón, y quiero darle eso vino a su amigo y que se encuentra en las mismas condiciones que vivió en Argentina. porque si el vino Es malo, no es que nunca compre un vino de la bodega, saca directamente a Argentina de sus opciones. Entonces, es una gran responsabilidad de todas las bodegas demostrar coherencia en la vinomostrar que detrás de cada etiqueta hay lo mismo vino en todos los mercados.

Calidad no negociable para esta bodega de alta gama. Foto: Rodrigo D’Angelo / MDZ.

Hay una idea generalizada que dice que los vinos de alta gama los beben personas mayores, y en la bodega sois todos jóvenes. ¿Cómo funciona?

En parte es cierto que lo toman personas mayores, quizás por una cuestión de poder adquisitivo. Por ahí, un chico de 20 años empieza a conocer de verdad el mundo de la vino. Y es cierto que en bodega tenemos una edad media de 36 años. Somos un equipo pequeño, pero dentro de Viña Cobos hacemos lo vino, gestionamos los viñedos, cobramos, pagamos, importamos, exportamos, diseñamos la etiqueta, o sea, todo. Eso le da valor, un toque personal a la marca, que es muy importante y se nota mucho, sobre todo cuando la gente visita nuestra bodega. Ahí marcamos una gran diferencia porque está el toque personal del equipo en todos lados.

¿Hacia dónde cree que va el vino argentino? ¿Qué camino vas a seguir?

Voy a agregar un par de reflexiones. La calidad del vinos Es el camino que la Argentina tiene que seguir. Y el tema del agua será fundamental. Mendoza tiene que pensar qué vinos quiere hacer con el agua que tenemos. Y eso también está muy ligado a la calidad. Argentina está varios pasos atrás en materia de marketing, pero esto también va de la mano de que el país no nos ha permitido salir del “ruido de siempre” para pensar en estos temas. Argentina tiene un gran futuro, si la calidad es el eje que recorre toda la industria, sin importar el rango de precios. Hay mucho trabajo de mercado por hacer mejor si entre las bodegas trabajamos juntos por un mensaje claro y con condiciones claras por parte del gobierno.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Ya puedes disfrutar del Lamborghini V12 desde tu salón
NEXT saber cuáles serían las posibles fechas