¿Cómo es la difícil historia de los Beach Boys? – .

Fue casi una broma de adolescente.. La primera vez que los Beach Boys ensayaron juntos como banda, con sus delicadas y hermosas melodías, ocurrió cuando los padres de los hermanos Brian, Dennis y Carl Wilson, viajaron por negocios a México durante un fin de semana en septiembre de 1961. Les alquilaron 200 dólares. para gastos de alimentación. Pero tenían otros planes.

Junto con su prima, Mike Love y su amigo de la escuela, Al Jardine, los Wilson gastaron el dinero y decidieron alquilar instrumentos. Y así, en el garaje de la casa familiar grabaron una grabación casera de su primera canción, Surfeando.Mi papá se enojó cuando regresaron y se dieron cuenta de lo que habíamos hecho. Me empujó contra la pared. Pero cuando escuchó lo que habíamos logrado con la canción, se calmó”, recuerda Brian en su autobiografía. Soy Brian Wilson y tú no. (Malpaso, 2019).

Después de algunos esfuerzos por parte de Murry, el padre de los Wilson, la incipiente banda pudo grabar su canción en un estudio profesional. Lo que vino, no se lo esperaban, la canción rápidamente se convirtió en un éxito local en la soleada California y les dio el impulso decisivo para comenzar una carrera musical que abarcó décadas y resuena hasta el día de hoy.

Los chicos de la playa

De alguna manera, la historia de los Beach Boys está atravesada desde el principio por vínculos familiares. Los hermanos Wilson y Mike Love pasaron horas escuchando discos para replicar las elaboradas armonías vocales de grupos de doo wop como The Four Freshman o Everly Brothers. “La música fue una gran parte de mi crecimiento. El pasatiempo familiar era reunirse y cantar armonías.”, recordó Mike, el cantante principal del grupo, en una entrevista de 2017. “Entonces lo que pasó es que este hobby familiar se convirtió en una profesión duradera”.

Joven y lleno de entusiasmo, el grupo rápidamente se organizó en torno a tres ejes: el talento de Brian Wilson para componer canciones y arreglos; la mentalidad ganadora de Mike Love, que además de frontman en el escenario, escribía letras sobre surf, playas, coches y chicas; la habilidad de Murry, el padre de los Wilson, que gestionaba los contratos y buscaba las mejores oportunidades para sus hijos. Aunque los dirigió con mano de hierro.

Hijo de padre alcohólico, Murry era exigente y no dudaba en golpear a sus hijos para hacer sentir su autoridad. e imponer sus ideas, incluso si estaban equivocadas. “Cuando era apenas un adolescente, mi papá me asustaba. Me gritaba todo el tiempo y eso me ponía nerviosa. No sólo era un tipo duro, sino también rudo. Así era con todos nosotros, conmigo y con mis hermanos: nos tomaba de los brazos y nos empujaba y a veces nos golpeaba con la mano abierta. y a veces con la mano cerrada”, recuerda Brian en sus memorias. Aunque con el paso de los años, él mismo ha reconocido que su padre fue el gran impulsor de su gusto por la música.

“[Era] muy abusivo, abrupto, aterrador, intimidante y negativo”, Mike Love escribió. “Cosas como: ‘Ustedes no saben lo que están haciendo’. Ese tipo de comentarios. Muy poco solidario. Sin embargo, era un aspirante a compositor y sabía que las canciones tenían valor. Ni siquiera sabía qué era publicar cuando empezamos. No tenía experiencia en el mundo del espectáculo”.

Los chicos de la playa

Para 1964, el grupo comenzó a ascender a la fama, gracias a sencillos como Diversión diversión diversión y me paseo Me doy la vuelta, lo que les permitió hacerse un nombre en Estados Unidos y así salir de gira fuera del país. Pero algo los sacudió. Se encontraban en Nueva Zelanda cuando se enteraron de la aparición de la banda inglesa The Beatles en el Show de Ed Sullivan, el más popular de su época. Nació el fenómeno Beatlemanía y los Beach Boys se sacudieron; No podían quedarse atrás.

Inmediatamente surgieron comparaciones.. Los de Liverpool eran un grupo de músicos de rock, formados en bares, mientras que el punto fuerte de los Beach Boys eran sus pulidas armonías vocales. “Se decía que éramos el siguiente mejor grupo después de ellos. Aunque éramos mejores, que nuestras canciones eran más interesantes o sofisticadas o que creaban más energía positiva”, recuerda Brian en sus memorias. “Fue difícil llegar más lejos por culpa de los Beatles. Estuvieron en el programa de Ed Sullivan en febrero de 1964 y en abril ya ocupaban los cinco primeros lugares de Billboard”.

Desde entonces surgió una especie de competencia. Brian, que siempre estaba al día de las nuevas grabaciones, admitió que escuchaba el material editado por Lennon y McCartney. “Intercambiamos mensajes transatlánticos. Hicieron algo, lo escuché y quise hacer algo igualmente bueno”. Sucedió cuando una copia del excelente Alma de goma (1965), “es probablemente el mejor álbum de la historia. Me envió directamente al piano”.

Pero la presión de la industria, la sombra amenazadora de los de Liverpool y la presencia acosadora de los aficionados durante los espectáculos, fueron un tormento para Brian. “Éramos una banda familiar en todos los sentidos, pero ese año nos hicimos grandes y las cosas cambiaron. Estaba asustado. Cogimos velocidad muy rápidamente”, recuerda en su libro. Todo acabó derrumbándose durante un vuelo a Houston en 1964. El músico sufrió un ataque de pánico que le llevó a tomar la decisión de abandonar las giras, quedarse en casa y dedicarse a componer música.

El movimiento provocó que el material de los Beach Boys se volviera más sofisticado, en sintonía con lo que empezaba a suceder en la industria. Discos como el legendario Sonidos de mascotas (1966), le dio a Wilson una reputación como productor y arreglista, pero no tuvo el mismo impacto comercial de antaño. Peor aún, Capitol, el sello que trabajaba con ellos, decidió que ese giro musical no era rentable. Así se empeñaron en sacar una recopilación de éxitos y en insistir en su imagen de banda alegre con camisetas a rayas, cuando el mundo empezaba a girar más rápido entre Vietnam, los movimientos por los derechos civiles y la psicodelia.

Los Beach Boys, en las fotos de Pet Sounds

Toda la demanda hizo que Brian colapsara. Desde joven afirmó escuchar voces en su cabeza y la suma de dificultades lo llevó a un punto crítico. “La presión empezó a aumentar de nuevo y volví a sentir desmayos. Las voces en mi cabeza aparecían con más frecuencia.. Estaba tratando de componer música increíble y el grupo ensayaba todo el tiempo y yo no podía soportar la presión”, escribe en sus memorias.

Sin embargo, la música que compuso tras semanas de trabajo era aún más compleja y tenía letras más abstractas. Pero el choque con sus hermanos, que no quedaron satisfechos con el resultado, fue decisivo para abandonar la grabación de un disco. sonrisa (1967), que durante muchos años fue algo así como el álbum inédito más famoso de la historia del rock. La ambición musical había resultado demasiado radical.

Impulsado por la tensión, Brian intentó escapar mediante las drogas. “No eran algo que me gustara por sí solos. Eran formas de afrontar el hecho de que mi cabeza no estaba bien. Pero no resolvieron nada”. escribió. Conoció la marihuana en 1964, pero hacia finales de los años sesenta su consumo se volvió crítico. A la hierba le añadió cocaína, LSD y pastillas tranquilizantes. Todo para al menos funcionar durante el día. Esto lo volvió paranoico e irritable. Al menos, se dijo el resto del grupo, todavía podía componer.

f83bb506e7.jpg
Brian Wilson

Pero los años sesenta se habían acelerado y los estaban pasando de largo.. Eventos como el Festival de Monterey, Woodstock, la aparición de nuevas figuras como Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jefferson Airplane y muchos otros, denotaron un cambio cultural. Enredados y confundidos, probaron la meditación y Dennis, el hermano mediano, incluso escribió canciones con una especie de gurú y aspirante a compositor californiano, que luego se haría infame, Charles Manson (de hecho, los Beach Boys lanzaron en 1969 una canción de Manson como B -lado, Nunca aprendas a no amar).

Los años setenta fueron una época difícil para los Beach Boys. El optimismo del sueño americano se había esfumado y el rock empezaba a transitar hacia otros rincones musicales. Mientras tanto, golpeado por sus problemas mentales, la decepción con su padre (que vendía el catálogo del grupo sin avisarles) y el consumo de drogas, Brian empezó a permanecer en cama durante largos días. Se negó a ir al estudio. La música ya no le conmovía. “Los días en los que tenía todo bajo control y me sentía seguro en el estudio habían quedado atrás y no sabía lo que me depararía el futuro. No sabía cómo recuperar el control y la confianza”, recuerda.

Eso permitió que los demás hermanos tomaran más protagonismo. Carl se hizo cargo de la producción musical y Dennis sorprendió a todos al florecer como un talentoso compositor, pero la popularidad del grupo ya no era la misma. cuando el álbum Girasol (1970) llegó a las tiendas, apenas alcanzó el puesto 151 en las listas estadounidenses. Sólo duró cuatro semanas a la venta. Fue su mayor fracaso comercial hasta ese momento y un duro golpe de la realidad. La nueva década les estaba dando la espalda. Mientras tanto, Brian seguía inmerso en un estado crítico, se encerró en su mansión de Bel Air y se aisló de todo. “Mi cuerpo estaba lleno de drogas y alcohol, mi cerebro lleno de malas ideas. Las malas ideas provinieron en parte de las drogas y el alcohol y, a su vez, me llevaron a consumirlas”.

6a66a294b4.jpg
Los chicos de la playa

Los años venideros fueron de inestabilidad. El grupo intentó reinventarse, sumó nuevos integrantes y tuvo un estallido de popularidad con el lanzamiento de un álbum recopilatorio. Verano sin fin (1974), que en un ejercicio de nostalgia retro los puso en la órbita de una nueva audiencia. Brian poco a poco se recuperó, se concentraron en las presentaciones en vivo y poco a poco se animaron a grabar nuevamente. Pero nada fue fácil.

Desde entonces la historia tuvo varios giros y vueltas. Dennis y Carl optaron por sus carreras en solitario, además de vivir sus propios infiernos personales con el alcohol y las drogas, de hecho eso le costó la vida al primero en 1983. Por su parte, Mike Love presentó una demanda para recuperar los derechos de autor que Murry, el padre de los Wilson, no le acreditó al vender el catálogo de la banda. y con eso, tuvo que enfrentarse a Brian. A su vez, fue sometido al control de su psiquiatra, el doctor Eugene Landy, quien gestionaba todos los aspectos de su vida y no rehuía cobrar una fortuna por sus servicios. Sólo con el paso de los años logró escapar de esa situación.

Los Beach Boys se reunieron entre los noventa y los 2000, entre giras de reencuentro y lanzamientos esporádicos. Pero la distancia se ha mantenido. Hace unas semanas, Brian Wilson fue puesto bajo la tutela de sus representantes, algo parecido a lo que le ocurrió a Britney Spears durante años. El músico también tuvo que soportar la reciente muerte de su segunda esposa, Melinda, y le diagnosticaron demencia, quizás como corolario de sus años más difíciles. Su aparición pública más reciente, y la primera tras conocer el diagnóstico de demencia, fue en abril de este año, cuando se le vio llegar en silla de ruedas a un partido de Los Angeles Lakers.

Pero la leyenda del grupo, en línea con lo que ha sucedido con otros grandes nombres del pasado como Queen y The Beatles, también llegará al streaming; la película documental Los chicos de la playa Estará disponible a partir del 24 de mayo en Disney+ y contará la historia de la banda con testimonios de sus protagonistas, Brian, Mike Love, Al Jardine y material de archivo de Carl y Dennis. Un disco emotivo que recorre momentos de gloria, tensiones y refleja su eterna búsqueda como banda familiar unida por la pasión por la música.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

NEXT ‘Lives Outgrown’: Beth Gibbons abdicó de su reino: la voz de Portishead regresa con un nuevo disco