El auge digital podría ser un desastre para el medio ambiente – .

GINEBRA – La digitalización está impulsando el crecimiento económico mundial y ofreciendo oportunidades únicas para los países en desarrollo, pero sus impactos ambientales son cada vez más graves, advirtió la UNCTAD, ahora conocida como la Organización de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo, en un informe publicado el miércoles.

La costarricense Rebeca Grynspan, Secretaria General de la UNCTAD, destacó la necesidad de un enfoque equilibrado porque “debemos aprovechar el poder de la digitalización para impulsar el desarrollo inclusivo y sostenible, al tiempo que mitigamos sus impactos ambientales negativos”.

“Esto requiere un cambio hacia una economía digital circular, caracterizada por el consumo y la producción responsables, el uso de energía renovable y una gestión integral de los residuos electrónicos”, añadió Grynspan, resumiendo: “El creciente impacto ambiental de la economía digital se puede revertir”.

Los países en desarrollo siguen viéndose afectados de manera desigual tanto económica como ecológicamente debido a las brechas digitales y de desarrollo existentes, aunque tienen el potencial de aprovechar este cambio digital para fomentar el desarrollo.

Entre los ejemplos que ofrece el “Informe sobre la Economía Digital 2024” de la UNCTAD está que para producir una computadora que pesa dos kilogramos se necesitan 800 kilos de materia prima.

El consumo de energía para la minería de la moneda digital Bitcoin se multiplicó por 34 entre 2015 y 2020, alcanzando alrededor de 121 teravatios hora, más alto que el de Bélgica, Finlandia o la mayoría de los países pequeños.

En 2022, los centros de datos globales consumieron 460 teravatios hora, el equivalente a la energía utilizada por 42 millones de hogares estadounidenses en un año, y se espera que esa cifra se duplique para 2026.

La UNCTAD estima que el sector digital es responsable de entre el 1,5 y el 3,2% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero –que calientan la atmósfera–, una cifra similar a la del transporte aéreo y marítimo.

Entre 2018 y 2022, el consumo de electricidad de 13 importantes operadores de centros de datos aumentó más del doble, lo que pone de relieve la necesidad urgente de abordar las huellas energética e hídrica de estas tecnologías.

Entre las grandes tecnológicas, “Google reveló que en 2022 el consumo total de agua en sus centros de datos y oficinas ascendió a 5.600 millones de galones (unos 21,2 millones de metros cúbicos). Para el mismo año, Microsoft informó que su consumo de agua fue de 6,4 millones de metros cúbicos”, indicó Grynspan.

Hoy en día, unos 5.400 millones de personas utilizan Internet y la economía digital mundial está en auge, con claros beneficios para muchos, según el “Informe sobre la economía digital 2024” de la UNCTAD (anteriormente Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo).

Solo en términos de valor, las ventas de comercio electrónico corporativo aumentaron de 17 billones de dólares en 2016 a 27 billones de dólares en 2022, en 43 países.

Los compradores en línea han crecido de menos de 100 millones en 2000 a 2.300 millones en 2021, un aumento que ha provocado un incremento del 30% en los residuos digitales entre 2010 y 2022, alcanzando los 10,5 millones de toneladas a nivel mundial.

“La gestión de los residuos digitales sigue siendo inadecuada, lo que constituye una gran preocupación dada la contaminación que genera y su impacto en el medio ambiente”, afirmó Grynspan.

El informe señala que los países desarrollados generan 3,25 kilogramos de residuos digitales por persona, en comparación con menos de un kilogramo en los países en desarrollo y apenas 0,21 kilogramos en los países menos adelantados.

Grynspan dijo que, por otro lado, “hablamos mucho sobre cómo las tecnologías digitales pueden reducir el uso de papel y mejorar la eficiencia energética, y pueden ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en los sectores del transporte, la construcción, la agricultura y la energía”.

“Pero no se habla tanto de las desventajas”, añadió, insistiendo en que la digitalización es “altamente materialista” y requiere grandes cantidades de electricidad rica en carbono.

Para contrarrestar esta amenaza al medio ambiente y en apoyo de una economía digital equitativa y responsable, el informe ofrece sugerencias de políticas que abarcan los minerales preciosos utilizados para fabricar dispositivos electrónicos, incluidos los teléfonos móviles, y otros recursos naturales vitales, como el agua.

El Banco Mundial estima que la demanda de minerales necesarios para la digitalización, como el grafito, el litio y el cobalto, podría aumentar un 500% para 2050, y los países en desarrollo son fundamentales en la cadena de suministro mundial de minerales y metales de transición.

“La mayor demanda de minerales esenciales ofrece a los países en desarrollo ricos en recursos la oportunidad de agregar más valor a los minerales que extraen, diversificar sus economías y mejorar su desarrollo, pero se necesitan transferencia de tecnología y eficiencia”, dijo Grynspan.

La UNCTAD propone nuevos modelos de negocio y políticas sólidas para hacer más sostenible el crecimiento digital, empezando por el uso de modelos de economía circular, centrándose en el reciclaje, la reutilización y la recuperación de materiales digitales para reducir los residuos y el daño ambiental.

Luego, optimice los recursos creando planes para utilizar las materias primas de manera más eficiente y reducir el uso general;

Se deben fortalecer las regulaciones, aplicar normas y reglas ambientales más estrictas para reducir el impacto ecológico de las tecnologías digitales, invertir en energía renovable y apoyar la investigación y el desarrollo de tecnologías energéticamente eficientes y prácticas digitales sostenibles.

También es necesario promover la cooperación internacional, alentar a los países a trabajar juntos para garantizar un acceso justo a las tecnologías y los recursos digitales y abordar los problemas mundiales de los desechos digitales y la extracción de recursos.

“La economía digital es fundamental para el crecimiento global y las oportunidades de desarrollo, por lo que necesitamos implementar prácticas que nos lleven a un espacio en el que todos ganen y que no vayan en contra de nuestros objetivos de sostenibilidad ambiental y compromisos en materia de cambio climático”, concluyó Grynspan.

AE/HM

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Yailin envía citación a Santiago Matías por presunto acoso
NEXT El precio volvió a caer por sexta vez consecutiva – .