Alexi Saenz, el miembro de la MS-13 que mató a dos adolescentes en Long Island, fue declarado culpable – .

Alexi Saenz, el miembro de la MS-13 que mató a dos adolescentes en Long Island, fue declarado culpable – .
Alexi Saenz, el miembro de la MS-13 que mató a dos adolescentes en Long Island, fue declarado culpable – .

En 2016, un crimen atrajo la atención de casi todo Estados Unidos hacia Long Island: el asesinato de dos adolescentes con un machete y un bate de béisbol por parte de miembros de la pandilla Mara Salvatrucha, o MS-13. El incidente encendió las alarmas de los políticos, despertó la atención de las autoridades y aumentó el miedo de padres e hijos en todo el país. Ocho años después, Alexi Saenz, uno de los líderes del grupo y para quien Donald Trump pidió la pena de muerte durante su mandato, se declara culpable de la muerte de las dos niñas y otros seis asesinatos en el suroeste de Nueva York.

El miércoles, ante miembros de la Corte Federal en Central Islip, Saenz, líder del grupo en el área de Brentwood y Central Islip, se declaró culpable de ocho asesinatos, incluidos los de las niñas Kayla Cuevas, de 16 años, y Nisa Mickens, de 15. El año pasado, los fiscales de la Corte del Distrito Este de Nueva York retiraron la solicitud de pena de muerte para Alexi y su hermano Jairo Saenz, el segundo al mando de la pandilla local. Alexei enfrenta entre 40 y 70 años de prisión.

Kayla y Nisa, amigas inseparables y estudiantes de la escuela secundaria Brentwood en el condado de Suffolk, desaparecieron la noche del 13 de septiembre de 2016 y sus cuerpos fueron encontrados al día siguiente. La Fiscalía General del Distrito Este de Nueva York anunció que Cuevas y otros estudiantes tuvieron una pelea con miembros de la MS-13 en la escuela secundaria Brentwood y que los pandilleros “juraron venganza”. Robert Capers, entonces fiscal federal del Distrito Este, declaró en ese momento que “los asesinatos, en particular de estas dos niñas, jóvenes, fueron particularmente atroces”. “Las golpearon hasta la muerte en la calle con machetes y bates por aparentemente nada y las dejaron en la calle o en el patio trasero de una casa para que murieran. Fueron crímenes terriblemente atroces”, dijo a la prensa.

La muerte de las dos niñas hizo saltar las alarmas y la vigilancia de las autoridades neoyorquinas, que detuvieron a decenas de presuntos miembros de la MS-13, una pandilla que se cree fue fundada en Los Ángeles a mediados de los años 80 por personas que huían de la guerra civil en El Salvador. Desde hace años, los llamados pandilleros reclutan a adolescentes para que se unan a sus filas en Estados Unidos. Tras el asesinato de las dos niñas, se implementaron mayores medidas de seguridad en la ciudad y en las escuelas, y Trump, como de costumbre, aprovechó el suceso para reforzar su cruzada antiinmigrante, tal y como está haciendo ahora que se postula a la presidencia en 2024.

Trump “va a la guerra” contra las bandas criminales

En 2020 se conoció que el Departamento de Justicia buscaría la pena de muerte para Alexi Saenz, entonces de 25 años, por el asesinato de ambas adolescentes. “El presidente ordenó al Departamento de Justicia que fuera a la guerra contra la MS-13, y eso fue lo que hicimos”, dijo el fiscal general William Barr en un comunicado. Como hizo ahora con el caso de Jocelyn Nungaray, de 12 años, presuntamente asesinada a manos de dos inmigrantes indocumentados —el candidato republicano llamó a la madre de la menor minutos antes de su primer debate presidencial—, Trump invitó a los padres de las niñas asesinadas por Sáez al discurso del Estado de la Unión de 2018. “Sus dos hijas adolescentes eran amigas íntimas en Long Island. Pero en septiembre de 2016, en vísperas del cumpleaños número 16 de Nisa, ninguna de las dos regresó a casa. Estas dos hermosas niñas fueron brutalmente asesinadas mientras caminaban juntas en su ciudad natal. “Seis miembros de la salvaje pandilla MS-13 han sido acusados ​​de los asesinatos de Kayla y Nisa”, dijo. Durante sus visitas a Long Island, el entonces presidente atribuyó la violencia a manos de la policía a las laxas políticas migratorias.

Trump, en declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca, también dijo en su momento que “los monstruos que asesinan a niños deberían ser ejecutados” y que su administración se encargaría de localizar a cada uno de los integrantes de estas bandas y llevarlos ante la justicia. Lo cierto es que, ante la desaparición de otros jóvenes y niños, el Estado de Nueva York destinó millones de dólares para perseguir a los miembros de la banda, cuyas operaciones van desde el secuestro, el asesinato y el crimen organizado hasta el tráfico de drogas. El entonces gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dedicó esfuerzos a garantizar la presencia policial en las escuelas, y a ofrecer más actividades y oportunidades a los jóvenes para que se alejaran de estas bandas. En 2019, las autoridades aseguraron que habían capturado a unos 96 miembros de estas bandas en el condado de Suffolk, al que consideraron una cifra histórica.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Declaraciones del técnico previo al Colombia vs Panamá por Copa América – .
NEXT Congresista presenta proyecto de ley que protegería a personas con Trastorno del Espectro Autista – .