El nuevo mercado interno mexicano 09/07/2024 – .

El nuevo mercado interno mexicano 09/07/2024 – .
El nuevo mercado interno mexicano 09/07/2024 – .

Podlala Akabani Hneide

El mercado interno es un motor de la economía mexicana. Sin embargo, durante más de tres décadas fue olvidado por el neoliberalismo. No fue hasta el sexenio del presidente Andres Manuel López Obrador Se implementaron políticas públicas para fortalecerlo. En particular, el consumo privado ha crecido de manera sostenida a pesar de la pandemia, impulsando el desarrollo económico nacional. De acuerdo con cifras del Informe Trimestral de Oferta y Demanda Global del Inegi, el consumo representó 72% del PIB al inicio de 2024, la cifra más alta desde 2003. Tan solo en 2023, el consumo privado creció 5.6%, alcanzando un nuevo máximo histórico.

Factores como los aumentos al salario mínimo, el desempleo que se ubica en un mínimo histórico de 2.3%, los programas sociales, un mayor flujo de remesas, así como la reducción de la inflación y un tipo de cambio apreciado, están impulsando la expansión del consumo en México. Fortalecer el mercado interno a través de incrementos en los ingresos de los hogares no sólo es una estrategia para impulsar el crecimiento económico de manera incluyente y sustentable, sino también es un acto de justicia social.

Desde 2019, México ha implementado importantes aumentos anuales al salario mínimo. Después de 30 años de abandono sin aumentos, finalmente alcanza para comprar al menos una canasta básica mensual, luego de un aumento de 183% en los últimos cinco años, al pasar de 88 a 249 pesos. El virtual presidente electo, Claudia Sheinbaum PardoEl Gobierno se ha comprometido a seguir elevando el poder adquisitivo del salario mínimo a 2,5 canastas básicas para 2030. Así, estos aumentos reducen la pobreza y estimulan el consumo interno. Un salario mínimo más alto no solo beneficia directamente a los trabajadores y sus familias, sino también a las MIPYMES, al aumentar la demanda de bienes y servicios.

Los programas sociales universales son otra herramienta clave para fortalecer el mercado interno. Iniciativas como las pensiones para los ancianos y las personas con discapacidad, las becas para estudiantes y las transferencias monetarias condicionadas a los jóvenes trabajadores, agricultores y pescadores han demostrado ser eficaces para reducir la pobreza y la desigualdad. Estos programas garantizan que todos los ciudadanos, independientemente de su estatus socioeconómico, puedan beneficiarse de ellos.

Tan solo en lo que va de 2024 se han distribuido más de 77 mil 831 millones de pesos de manera directa a la población beneficiaria. De hecho, con la creación del Banco del Bienestar para el pago directo de pensiones, becas y subsidios, se ha llevado a cabo la cruzada bancaria más grande en la historia de México y posiblemente del mundo. Más de 26 millones de personas cuentan por primera vez con una cuenta de ahorro y una tarjeta de débito. Además, con la construcción de 2 mil 750 nuevas sucursales bancarias, la población de las localidades más apartadas del país por fin tiene acceso a servicios financieros.

Asimismo, las remesas enviadas por migrantes mexicanos en el exterior representan una fuente crucial de ingresos para millones de hogares en México. En 2023, las remesas crecieron un 7.3%, alcanzando niveles récord de 63,313 millones de dólares. Este flujo constante de dinero no solo ayuda a mejorar las condiciones de vida de las familias receptoras, sino que también impulsa el consumo y la inversión en la economía local. Las remesas contribuyen significativamente al desarrollo regional, aliviando la pobreza y fomentando el emprendimiento y la creación de riqueza. Si bien un tipo de cambio apreciado reduce la cantidad de pesos disponibles para las personas, esto se compensa con un mayor flujo de remesas cada año.

A pesar de estos avances, el principal reto para ampliar el nuevo mercado interno mexicano sigue siendo la desigualdad. Persisten brechas de ingresos y oportunidades entre personas, empresas y regiones del país. Para cerrarlas es necesario seguir implementando políticas públicas que atiendan directamente las desigualdades estructurales. Esto incluye mejorar la calidad y accesibilidad de la educación, fortalecer el sistema público de salud y promover la inversión en infraestructura básica en las regiones más rezagadas.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV El All-Star Carlos Correa, la próxima oportunidad de Wallner, la gran prueba de Paddock – .
NEXT “Inspiramos respeto y un miedo aterrador” – .