La distribución de la ayuda fue ilegal y un “abuso” – .

La antigua dirección del Gobierno socialista de Andalucía utilizó un mecanismo “inapropiado” cuando no “ilegal” para pagar Ayudas sociolaborales y empresas en crisis en el llamado caso EREVarias agencias que han revisado el programa de subvenciones para determinar la responsabilidad contable, Las autoridades civiles o administrativas de quienes otorgaron, consintieron o recibieron la ayuda durante una década coinciden en su diagnóstico: Hubo “arbitrariedad”, “abuso” y una “omisión grave” de los procedimientos más básicos en el manejo de los fondos públicos por la Administración.

La lista es extensa: el Tribunal de Cuentas, la Cámara de Cuentas de Andalucía, el Consejo Consultivo de Andalucía, la Intervención General del Estado, los interventores de la Junta de Andalucía, la Dirección General de Seguros, las Salas de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y del Tribunal Supremo y, en la jurisdicción penal, la Fiscalía Anticorrupción y la Guardia Civil.

Hijo Decenas de miles de páginas recogidas en informes oficiales, informes, sentencias y resoluciones administrativasacumuladas durante los trece años y medio transcurridos desde que estalló el escándalo, que dicen lo contrario del bloque de jueces progresistas, mayoritario en el Tribunal Constitucional (TC). Y desmontan también al PSOE, que ahora niega el fraude tras el desmontaje de las sentencias dictadas por este tribunal de garantías.

El órgano de control que preside Cándido Conde-Pumpido ha anulado parte de las condenas a seis ex altos cargos condenados por prevaricación y malversación al considerar que el importe con cargo al cual se recibieron las ayudas estaba avalado por las leyes de Presupuestos de 2002 a 2009, por lo que su distribución no puede considerarse ilegal.

En el ámbito de su competencia, las instituciones citadas acuerdan que la distribución de los fondos públicos Se hizo al margen de cualquier procedimiento legalmente establecido. independientemente de si el programa fue financiado en los presupuestos regionales aprobados cada año por el Parlamento.

La opinión es prácticamente unánime. Para el Tribunal de Cuentas es un hecho que no admite dudas que el caso ERE dio lugar a “abusos” por la forma “arbitraria” en que se distribuyeron 270 subsidios entre las empresasEn más de treinta resoluciones emitidas tanto por la Fiscalía como por la Sala de dicho Tribunal, se condenan lo siguiente: Devolver a las arcas de la Junta la cantidad de dinero recibida con intereses.luego de determinar que hubo pérdida o violación de fondos públicos.

El Tribunal de Cuentas ha dictado sentencias condenando a ex altos cargos y empresas a devolver las ayudas por los “abusos” cometidos

A diferencia de los tribunales de lo penal, el órgano de control madrileño fija el listón de la responsabilidad política para los exdirectores generales de Trabajo fallecidos Francisco Javier Guerrero (1999-2008), y sus sucesores Juan Marquez Contreras (2008-2010) y Daniel Alberto Rivera (2010-2012). Pero también se dirige contra las empresas y los sindicatos que fueron “beneficiarios directos” de los subsidios, haya o no intrusos en los expedientes financiados por la Administración autonómica. En sus resoluciones, los concejales abundan en una idea: “La calificación de estas ayudas como subvenciones excepcionales dio lugar a un abuso del margen de discrecionalidad administrativa en su concesión”, como revela el hecho de que se concentraran “en determinadas áreas geográficas, en grupos de empresas y en concesiones realizadas sin acreditar el fin o interés público perseguido».

El Tribunal de Cuentas de Andalucía, que fiscalizó 82 de los 126 expedientes de ayudas sociales y laborales en 2012, tras la apertura del expediente de los ERE por la juez Mercedes Alaya, estableció que “cEn general, hasta el año 2010 las subvenciones se concedían sin ningún trámite administrativo. establecidas para tal efecto”. Y añadió: “Ni la Administración ha exigido, ni el beneficiario ha acreditado, el cumplimiento de los fines para los que fueron concedidas, ni la correcta aplicación de los fondos”.

Una auditoría mutilada en la Cámara de Cuentas

La auditoría lanza este reproche, pese a que el organismo dominado entonces por los concejales designados a propuesta del PSOE decidió Eliminar los párrafos en los que se responsabiliza a Griñán, como Ministro de Haciendapor haber permitido los procedimientos de transferencia de financiación en lugar de los tradicionales subsidios excepcionales, facilitando que el dinero pueda utilizarse para fines distintos a los presupuestados.

A partir de 2011, para minimizar los daños que suponía la pérdida de fondos públicos en medio de una tormenta judicial, el Gobierno de Griñán inició la revisión de oficio de las ayudas distribuidas en el marco de este programa presupuestario entre 2000 y 2009El Consejo Consultivo de Andalucía emitió hasta 343 dictámenes, la mayoría de los cuales apoyaban la nulidad del acto administrativo que los concedía, paso ineludible para solicitar la devolución del dinero percibido irregularmente. “por existir una flagrante violación del procedimiento legalmente establecido“, según confirman sucesivos informes.

Incluso el Tribunal de Cuentas, que suprimió los apartados que responsabilizaban a Griñán, describe una gestión caótica de los fondos públicos.

El tsunami judicial del caso ERE ha llegado a los jueces del Tribunal Contencioso Administrativo, quienes Han tenido que resolver las disputas planteadas por las empresas a la Junta para evitar la devolución de los fondos públicos. Han existido decenas de sentencias que obligan a los beneficiarios a devolver el dinero entregado tanto en las salas del TSJA como en el Tribunal Supremo.

Disputas entre empresas y Junta Directiva

“Nos encontramos una vez más ante el instrumento utilizado por la Junta para dar apariencia de legalidad a un acto absolutamente irregular de concesión de ayudas sociales y laborales, y eludiendo además la controles de auditoría de la Intervención del Directorio, encomendando la materialización del pago al IFA “(una entidad pública externa) con cargo a la partida presupuestaria de la Dirección General de Trabajo”, afirmó el TSJA en una sentencia de 2015. Sin embargo, declaró prescrito el derecho de la Junta a recuperar los 1,2 millones concedidos a Aeronáutica del Sur. Posteriormente, el Tribunal Supremo modificó esta sentencia y obligó a la empresa a devolver el dinero tras comprobar la “grosera omisión” de los trámites elementales que deben seguirse para conceder una subvención pública.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Gaula ataca red criminal de extorsionadores – .
NEXT Alias ​​‘Brayitan’ fue capturado por doble homicidio en Santa María