The challenge of building unity – El Sol de México – .

The challenge of building unity – El Sol de México – .
The challenge of building unity – El Sol de México – .

MIRAR

Uno de los mayores tesoros es tener una familia unida. Puede haber problemas, diferencias, tal vez ofensas y malentendidos, pero cuando hay diálogo y perdón mutuo, cuando hay apoyo mutuo, todo vuelve a la paz. ¡Qué hermoso es estar juntos en las fiestas, cumpleaños, aniversarios, onomásticas y celebraciones de sacramentos, así como en las enfermedades o en las muertes! Todos se ayudan y se acompañan, se disfruta del compartir familiar. Lo mismo sucede cuando se reúnen grupos de amigos, compañeros de clase y de colegio. O cuando los sacerdotes de un presbiterio, religiosos y diocesanos, conviven fraternalmente. O en las asambleas de nuestro episcopado, cuando nos volvemos a encontrar, rezamos y trabajamos juntos, bromeamos y compartimos trabajos, proyectos y problemas.

En nuestra Iglesia podemos y debemos dialogar, analizar distintos puntos de vista y distintas propuestas pastorales, pero lo más hermoso es permanecer unidos, en paz y armonía. Pero a veces prevalece el enfrentamiento, que lleva a la división. Los cismas hacen mucho daño a la comunidad eclesial. Los Papas y todos nosotros sufrimos mucho por las divisiones internas. Para contrarrestar esta obra del demonio, que es la división, es alentador lo mucho que se hace por restablecer la unidad entre los seguidores de Jesús. En el año 2025 celebraremos el 1700 aniversario del Concilio de Nicea, cuando toda la Iglesia estaba unida; en esa ocasión se está intentando buscar nuevos caminos para la unidad eclesial.

En nuestro país, antes y después de las elecciones, hay muchas divisiones, no sólo entre partidos, que honran su nombre dividiendo al pueblo; hay divisiones por cuestiones económicas, culturales, educativas, raciales, religiosas y hasta deportivas. Los grupos criminales se pelean entre sí por el control de sus territorios, porque la ambición por el dinero los lleva a querer destruir a otros y quedar como dueños absolutos, no sólo en lo económico, sino también en lo político. Con el apoyo mayoritario que los electores dieron al partido en el poder, sus dirigentes se sienten dueños de la verdad y del bien, y miran con desdén a quienes ahora son minoría; si realizan foros, ojalá sea para escuchar otros puntos de vista y corregir o complementar los propios, no sólo para ocultar o justificar sus propias posiciones. Más allá de los partidos está el país, pero a algunos no les importa, sólo sus propias ambiciones.

DISCERNIR

El episcopado mexicano, a un mes del proceso electoral en nuestro país, emitió un oportuno mensaje, del cual comparto algunas frases:

“Muchos ciudadanos podrán sentirse satisfechos; otros, por razones distintas y muy válidas, han vivido los resultados con frustración; pero debe haber respeto entre todos para construir juntos nuestro futuro, porque todos formamos un mismo país. Que no prevalezca el sentimiento de ganadores o perdedores, sino el de ciudadanos de un mismo país que debemos construir con el talento de todos, sin exclusiones. México debe ser una tierra de libertad y oportunidades para todos, en un ambiente de justicia y paz que todos anhelamos”.

ACTO

Preguntémonos cada uno qué debemos hacer para garantizar la paz, la armonía y la unidad en nuestra propia familia. Si tenemos necesidad de perdonarnos, no perdamos más tiempo. Si alguien me necesita, ¡aquí estoy! Y en nuestro grupo o comunidad, hagamos todo lo posible por preservar o reconstruir la paz social, el respeto por los demás y la solidaridad fraterna.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Massó (Vox), como Le Senne, no piensa dejar la presidencia del Parlament valenciano – .
NEXT Un espectáculo sobre las mujeres del 27 en el Castillo de Zamora – .