Juanjo Gil de Durango, en busca del sueño de ser músico – .

Juanjo Gil de Durango, en busca del sueño de ser músico – .
Juanjo Gil de Durango, en busca del sueño de ser músico – .

No hay edad para luchar por los sueños. Pregúntenle a Durangarra Juanjo Gil Barrera. A sus 47 años y residente en la localidad cántabra de Meruelo desde 2010, comenzará el próximo mes de septiembre los estudios musicales en el Conservatorio Superior de Música de Navarra (CSMN) en la especialidad de interpretación de bajo eléctrico jazz. “Mi sueño es seguir tocando, disfrutar de la música y poder vivir de ello. No tienes por qué renunciar a lo que quieres por la edad. Voy a darlo todo y me lo voy a tomar muy en serio. Tengo muy claro que en la vida no hay que echarse atrás por ser mayor que todos. Voy a vivir allí en un piso compartido de lunes a viernes; Tienes que luchar para lograr tus sueños y eso es lo que se necesita.“, dijo entusiasmado por su objetivo.

Animado por su esposa Estela, Juanjo decidió apuntarse al Santoña Adult School con la intención de conseguir el acceso a la universidad para mayores de 25 años; requisito necesario para poder presentarse a la prueba de acceso al Conservatorio Superior de Navarra. Tras conseguirlo, el pasado mes de junio pudo presentarse al examen teórico y práctico, consiguiendo acabar en primera posición con la mejor nota de los aspirantes y el pasaporte para su formación de cuatro años en el prestigioso centro. “Los resultados han sido muy buenos y poder estudiar en Navarra es un sueño que no voy a desaprovechar. Quien más me ha animado a luchar por poder vivir de la música ha sido Estela; le estoy muy agradecido y voy a por ello”, reconoce ilusionado con la oportunidad que se le presenta.

Consciente de que seguramente será el veterano de la clase, Juanjo se considera una persona con espíritu joven A quien no le preocupa el hecho de que sus compañeros de clase tengan de media entre 25 y 30 años. Aficionado al rock, está convencido de que la relación con los jóvenes será muy enriquecedora. “Tengo que decir que me considero una persona bastante juvenil. La verdad es que lo más complicado hasta la fecha ha sido encontrar piso para compartir. Entiendo que si tienes veinte años lo que más quieres es vivir con alguien de tu edad, pero bueno, eso ya lo hemos conseguido solucionar también. A mi edad Todavía me veo jugando a las cartas con los niños.“No tendré ningún problema en hacerlo si llega el momento”, dijo riendo.

Su pasión por la música le viene de familia. Su padre, Sebastián, más conocido como Chan, es músico y desde pequeño le ha transmitido un gusto especial por este mundo. “El centro de nuestra vida ha sido la música. En otras casas puede que el fútbol, ​​por ejemplo, estuviera muy presente, pero en la nuestra la música siempre ha sido la protagonista”, recuerda con cariño su infancia, durante la que realizó todos sus estudios en la Escuela de Música Bartolomé Ertzilla.

El punto de inflexión llegó hacia los 30 años cuando decidió dejar su trabajo en una fábrica de mármol de Durango para irse a vivir a Cantabria. Allí fue uno de los miembros de la Orquesta Anacondadonde se encargaba de la dirección musical del grupo. Los problemas llegaron con la pandemia. Reducción masiva de actuaciones y en consecuencia bajada de sueldos. La situación en el sector musical empeoró notablemente por lo que Juanjo empezó a compaginar su gran pasión con otros trabajos. Precisamente mientras realizaba uno de ellos, tuvo un accidente laboral que le dejó dos años de baja. “Me han ofrecido trabajos en orquestas de espectáculo, pero hay que dedicarse en cuerpo y alma y está mal pagado. Un trabajo a tiempo parcial no suele ser compatible con el trabajo de una orquesta de estas dimensiones por lo que no era viable seguir así. Tuve tiempo para pensar y decidir qué quería en la vida. Quiero formarme para ser docente Y eso es por lo que voy a luchar”, dice ambicioso.

De momento, Juanjo seguirá trabajando como técnico de sonido en una empresa de Cantabria y lo hará hasta el próximo mes de septiembre, cuando comenzará sus ansiadas clases en el Conservatorio Superior de Música de Navarra (CSMN). Allí conocerá a la joven duranguense Eukene Cayado, que ha conseguido una de las tres plazas ofertadas en la especialidad de Interpretación Piano-Jazz.

Insecto vivo

Ilusionado y con muchas ganas de conseguir su sueño, Juanjo aprovechará el verano para disfrutar con su familia y pasar el máximo tiempo posible con ellos. También buscará momentos en los que saciar sus ganas de vivir actuando con varios grupos con los que colabora. Subirse al escenario es siempre un ritual especial: “Los cinco minutos antes de empezar parece que la patata se cae de su sitio. Una vez empieza la actuación se trata de disfrutar y dar siempre lo mejor de uno mismo”.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV La película francesa de acción y aventuras que está revolucionando Netflix – .
NEXT “¿Cuándo se aplicará la legislación sobre accesibilidad?” – .