“¿El Purgatorio estará lleno de gente culta?” – .

“¿El Purgatorio estará lleno de gente culta?” – .
“¿El Purgatorio estará lleno de gente culta?” – .

(Jmm Caminero) Hubo un tiempo en Europa, en que la mayoría de la gente creía que existía otra vida, y que sus acciones ameritarían, si no se arrepentían, estar de un lado o del otro de la Eternidad.

A veces, la loca de la casa, la imaginación que nos diría Teresa de Jesús o Teresa de Cepeda y AhumadaPatrona de los escritores españoles, la imaginación nos lleva adonde quiere, sin que nosotros lo queramos ni lo esperemos. Y, siempre como el carro de guerra, Platónsiempre hay que tenerlo y acogerlo y moderarlo y templarlo, no atarlo demasiado, dejarlo hacer un poco lo suyo, pero a la vez, darle libertad, un grado de libertad y de autocontrol…

Pues bien, esa loca de la casa o imaginación que nos contó “la santa”, como se la conoce en media España, pues bien, esa realidad conceptual y la conciencia humana nos lleva a preguntas que pueden parecer fuera de contexto y fuera de la realidad actual. Entre otras: ¿Por profesión, cuántas personas irán al Cielo o al No-Cielo o pasarán por el Purgatorio? ¿Y por región o país o Estado o cultura o edad o género o…? Esta pregunta se responde no en la versión evangélica o luterana o calvinista o zwingliana sino en la versión católica… -la interpretación ortodoxa greco-bizantina es parecida a la católica romana vaticana-. En cualquier caso, Occidente vive y sigue viviendo de espaldas a todo lo bizantino, cuando Constantinopla permaneció hasta los años 1450.

En la redacción de artículos actuales, el fragmento, que antes se separaba con puntos, ahora tiene que estar separado por un punto para facilitar la lectura a los posibles lectores con tabletas, teléfonos móviles, ordenadores, de modo que no les resulte tan difícil leerlo. Indico esta nota gramatical y ortográfica, por si alguien piensa que este escritor no conoce las reglas mínimas de la prosodia, ya sea con sinfonías de ángeles cantando o con la prosaica del corazón roto en el vientre de la tierra con sol y sin agua.

Tengo un conocido que me decía, de vez en cuando, entre risas y sonrisas y entre ironías y paradojas, algo así, porque cambiaba su versión según los tiempos y según los corazones:

– El purgatorio será el lugar de mayor riqueza cultural, porque si aceptamos que alguien que trabaja en Urgencias, si no trata bien a determinados pacientes que vienen a ser atendidos en su centro, y, repito mucho, no que se equivoquen, porque todo el mundo puede equivocarse. Si alguien que te tiene que atender en Urgencias no lo hace bien a propósito, a ti y a la otra persona, entonces esa persona, si no se arrepiente al final de su vida, entonces tendrá que ir al Purgatorio, y pasar allí un buen tiempo…

– Pero casi todo el mundo, por experiencia propia, se arrepiente al menos de las últimas semanas, meses, días y horas. Así que… – le respondería yo o algo así…-.

– Sí, eso es verdad, pero también es verdad que en este campo de la cultura, al menos, una parte no despreciable de la gente, inmediatamente te dice que es atea o agnóstica o cualquiera de las modalidades posibles… Por lo tanto, en el Purgatorio deben existir o al menos pasar, de todas las profesiones culturales, demasiada gente. Será un lugar de corazones que han tenido mucha cultura, y, que han ocupado muchos puestos y responsabilidades altas, medias y bajas, en este mundo, y de todas las profesiones, pero que quizás, muchos, no con todos, pero sí con algunos, no se han portado bien, se han destruido muchas carreras culturales, se han cerrado muchas puertas, han tenido mucha animadversión hacia determinados seres vivos culturales… Es como si no hubieran tratado correctamente a determinadas personas en Urgencias de un Centro de Salud…

Y así acabó la conversación y la esencia del diálogo, cambiando de una ocasión a otra, quizá, al cabo de unos meses o de unos años, y cambiaron las canas que se injertaron en el paisaje y en el huerto y en el jardín de nuestras cabezas. Y, al final, reímos o sonreímos, con cierta ironía y quizá con cierta amargura y cierta tristeza. Y, sin rencores y sin rencor… ésa es la cuestión…

Hubo un tiempo en Europa en que la mayoría de la población, cuando realizaba un acto X, cualquiera que fuese, no sólo lo analizaba o lo hacía teniendo en cuenta su practicidad o su realidad en sí misma, sino en segundo lugar, si era tu deber o tu derecho hacerlo según tu trabajo, etc. Si era legal y jurídicamente correcto, pero también, si ese acto era moral o no moral, y, por tanto, debías hacerlo o no hacerlo. Pero también, si ese acto era falta moral religiosa o pecado religioso, ya fuese venial o mortal, y, por tanto, ese acto te llevaría al Cielo o al No-Cielo, si lo hacías y si lo hacías y no te arrepentías…

Hubo un tiempo en que la mayoría de la población en Europa y España hacía sus actos teniendo en cuenta estas cuatro dimensiones. Pero sobre todo, si los actos que hacían te llevarían a un Lado de la Eternidad o al Otro. O bien, tendrías que arrepentirte de ellos o no, tarde o temprano…

Me pregunto si en el Purgatorio encontraremos a mucha gente de la cultura, de todas las profesiones de la cultura y de la Cultura y de la Educación y de la Enseñanza… Pero ya sé, me diréis que es una cuestión medieval, ¿o es todavía actual…? ¿O, la loca de la casa, la imaginación, no hace más que gastar travesuras, y hacerse preguntas que no tienen sentido…? ¿Y, así, podéis seguir durmiendo tranquilos y haciendo lo que queráis…?

http://articulosperiodisticosjmm.blogspot.com.es © jmm caminero (28 junio – 7 julio 2024 cr).

Fin del artículo 4.305: “¿El Purgatorio estará lleno de gente culta?”

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Un hombre muere tras sufrir un paro cardíaco en la zona de Labrit de Pamplona – .
NEXT Así fue el minuto a minuto del partido de la Copa América – .