Zidane, la personificación de la elegancia de la mejor Francia de la historia – .

Zidane, la personificación de la elegancia de la mejor Francia de la historia – .
Zidane, la personificación de la elegancia de la mejor Francia de la historia – .

Página principal ” Vive las últimas noticias » Zidane, la personificación de la elegancia de la mejor Francia de la historia


Berlín, 7 jul (EFE).- Zinedine Zidane es uno de los grandes genios de la historia del fútbol francés. Su técnica exquisita, su habilidad excepcional y su elegancia deslumbrante le convirtieron en uno de los jugadores más artísticos que jamás haya tocado un balón. Sus éxitos con la camiseta de ‘Les Bleus’ y la magia que desplegó sobre el terreno de juego elevaron a este virtuoso del balón al panteón de las personalidades francesas.

Mucho más que un futbolista. Su entrada en las filas de la selección francesa ya hacía presagiar que algo grande se estaba gestando. Tras su estrepitoso fracaso en la clasificación para el Mundial de 1994, quedando eliminados tras perder sus dos últimos partidos en casa ante Israel y Bulgaria cuando un solo punto les hubiera bastado para ir a Estados Unidos, el nuevo seleccionador Aimé Jacquet tenía la misión de regenerar, de cara al Mundial de 1998 -en el que Francia iba a ser la anfitriona- a un equipo que todavía estaba anclado en el recuerdo de la era Platini.

En aquella época empezaba a surgir una generación que marcaría el destino de ‘Les Bleus’ durante la siguiente década.

Liderados por el propio Zidane, ahora vistiendo el ’10’, Barthez, Djorkaeff, Desailly, Thuram, Lizarazu y Karembeu se asentaron en el nuevo equipo francés y, junto a los ya consagrados Didier Deschamps y Laurent Blanc, forjaron un equipo que combinaba tanto el característico talento francés como un físico imponente para la época.

Su primera gran prueba fue la Eurocopa de 1996 en Inglaterra.

Tras una fase de grupos prometedora, acabando primero tras empatar con España, Bulgaria y Rumanía, las buenas actuaciones ofrecidas por el equipo entrenado por Jacquet dieron síntomas de debilidad en la fase de clasificación.

Tras remontar un 0-0 ante Holanda en los penaltis en cuartos de final, el equipo de Zidane, que más tarde ficharía por la Juventus, no consiguió nada en semifinales ante la República Checa. Tras un nuevo empate sin goles, la suerte no les acompañó esta vez desde el punto de penalti.

A pesar de la eliminación, Francia ya había dado señales de progreso y se preparaba para completar su último asalto a las grandes alturas. En 1998, ganó el Mundial en su propio país de manera indiscutible, el primero de su historia, tras vencer en la final a Brasil con dos goles de la entonces estrella de la Juventus.

Esa era la condición en la que se presentaban en la Eurocopa 2000. Ya consagrado como una de las grandes estrellas del panorama internacional, Zidane encabezaba las figuras de ‘Les Bleus’, a las que se habían sumado Thierry Henry, David Trezeguet, Patrick Vieira, Nicolas Anelka y Sylvain Wiltord.

Entrenada por Roger Lemerre, que había sustituido a Jacquet tras ganar el Mundial, Francia comenzó con una contundente victoria por 3-0 sobre Dinamarca, seguida de una ajustada victoria por 2-1 sobre la República Checa. En el último duelo por el primer puesto del grupo, Francia perdió ante Holanda en un brillante partido por 2-3, gracias a un gol de Boudewijn Zenden en el último minuto.

La derrota condenó a los de Lemerre a la parte más complicada del sorteo, con la eliminatoria de cuartos de final ante España como primer partido. En Brujas, Zidane adelantó a los suyos a la media hora con un magistral lanzamiento de falta a la escuadra que hizo inútil la estirada de Cañizares.

Mendieta empató de penalti para los de Camacho, pero instantes después un disparo a bocajarro de Djorkaeff sorprendió al portero del Valencia y volvió a adelantar a Francia al borde del descanso.

En la segunda mitad, ambos equipos intentaron acercarse, pero sin ocasiones claras, hasta que llegó la jugada del partido. Un espectacular penalti cometido por el portero Barthez sobre Abelardo, en un balón suelto durante el último empujón de España, dio a Raúl la oportunidad de forzar la prórroga, pero su disparo se fue alto y clasificó a Francia para las semifinales.

En la penúltima jornada, los franceses se enfrentaron a Portugal. En un emocionante encuentro que acabó con empate a uno tras los 90 minutos, una polémica mano del ex jugador del Oviedo Abel Xavier dio lugar a otro penalti.

Zidane marcó el gol de la victoria, el gol de oro, que metió a los franceses en la final, en medio de la buena forma de Figo.

El último partido del campeonato fue un espectacular duelo entre Francia e Italia. En un choque de alternativas, los transalpinos parecían empezar a hacerse con la copa con un remate a puerta de Marco Delvecchio al inicio de la segunda parte, pero un afortunado disparo cruzado de Wiltord, cerca del final de la final, dio una segunda vida a los de Zidane.

Y ahí no perdonaron. Un veloz eslalon de Pires por la banda izquierda, con escapada incluida ante Cannavaro, dio paso a un pase para que Trezeguet rematara a la portería de Toldo.

Francia se coronó campeona de Europa por segunda vez en su historia y Zinedine Zidane emergió como el amo y señor del torneo.

La estrella francesa aún tendría la oportunidad de repetir su gloria en la Eurocopa 2004, pero la sorprendente Grecia, a la postre campeona, eliminó a Francia en cuartos de final.

Juan Manuel Sanchez

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Natalia Linares gana medalla de oro en Hungría y rompe su récord personal en salto de longitud – .
NEXT Juicio contra Hermes Ávila por feminicidio iniciaría el 19 de agosto – .