Captura y almacenamiento de CO2 en la transición energética – .

Gerardo Hiriart L.

Coordinador Adjunto del Comité de Energía del CICM

Una de las opciones tecnológicas que ha ganado mucha importancia en el esfuerzo por alcanzar las cero emisiones netas en 2050 es seguir quemando combustibles fósiles, pero sin emitir gases de CO2 a la atmósfera. La técnica que más se ha desarrollado es aquella en la que, mediante filtros con enzimas colocados en la chimenea de la caldera que quema carbón o algún hidrocarburo, se retira el CO2 de los gases calientes y luego se comprime para llevarlo a alta presión (para que sea muy denso) a través de tuberías hasta zonas donde se pueda inyectar en el subsuelo para dejarlo allí enterrado durante mucho tiempo. Estos sitios, aptos para el almacenamiento, son domos de sal, similares a grandes cavernas subterráneas muy impermeables. Otro almacenamiento ideal es el uso de yacimientos de gas natural, ya abandonados por la baja producción, donde se estima que, si ese yacimiento fue capaz de almacenar gas durante miles de años, también podría almacenar CO2.

Una opción que cada vez se utiliza más es la que, en lugar de capturar el CO2 en la descarga de la chimenea y comprimirlo y transportarlo a largas distancias para su inyección en cavernas, consiste en instalar membranas capaces de extraer el CO2 del aire e instalarlas al pie del pozo donde se va a inyectar el CO2 para enterrarlo. Aunque los filtros para capturar el CO2 directamente del aire tienen que ser necesariamente mucho más grandes que los que se utilizarían en la descarga de la chimenea donde el CO2 está muy concentrado, el ahorro en largas tuberías de conducción es muy significativo.

Es interesante destacar en este último caso el concepto de “neto”. Aquí la central térmica sigue emitiendo CO2 a la atmósfera, pero otra empresa independiente (o posiblemente asociada a la central térmica) captura la misma cantidad de CO2 de la atmósfera y lo almacena bajo tierra. Este proceso es obviamente de emisiones netas cero, pero la marca negra para los ecologistas de seguir quemando carbón u otro combustible y emitiendo CO2 a la atmósfera es discutible.

{{#valores}}
{{#ap}}

{{/ap}} {{^ap}}

{{/ap}}
{{/valores}}

Esto ha dado lugar a otra estrategia para afirmar que las emisiones netas son cero: una empresa puede reforestar miles de hectáreas y afirmar que está capturando CO2 y almacenándolo (como celulosa) durante la vida de los árboles.

Actualmente, el mundo está promoviendo el crecimiento de un mercado de CO2 donde quienes lo capturan pueden ser recompensados ​​con lo que se les cobra a quienes lo emiten. Debemos seguir de cerca el desarrollo de esta tecnología, que está fuertemente patrocinada por las compañías de carbón y petróleo para reducir las emisiones sin cambiar el uso de hidrocarburos y carbón en la generación. Solo se han proclamado emisiones “netas” cero

Únete a nuestro canal

¡EL UNIVERSAL ya está en WhatsApp! Entérate desde tu dispositivo móvil de las noticias más relevantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y más.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Pensamiento crítico. Notas sobre Francia y Argentina – .
NEXT El Ayuntamiento de Huelva asume la presidencia de la UNED – .