«Nuestros pilares son la empleabilidad, la investigación y la internacionalización» – .

Tradición y vanguardia, humanidades y tecnología, conviven en el día a día de una institución que se adapta a los cambios constantes del siglo XXI. En la siguiente entrevista, Rosa Visiedo analiza diversos aspectos que contribuyen a la cohesión de un concepto global de formación.

–¿Cómo resumiría, a estas alturas del siglo XXI, la aportación de la Universidad CEU San Pablo a la universidad española?

–Somos una universidad con un proyecto educativo específico, inspirado en la fe católica, basado en los principios y valores del humanismo cristiano, con especial énfasis en las Humanidades. Se centra en tres cuestiones de especial relevancia: la empleabilidad, la internacionalización y la investigación, que resultan esenciales en una etapa especialmente exigente.

–En el caso de empleabilidad y emprendimiento, ¿qué nos puede contar de las distintas iniciativas de la institución?

–Ayudamos a nuestros alumnos a construir su proyecto laboral y vital, les proporcionamos referencias y pautas para enfrentarse a la realidad laboral. Por ejemplo, con las Aulas CEU de Empresa creamos un pequeño ecosistema universidad-empresa, con contacto directo entre ambas partes. En el caso de ‘Diseña tu futuro’, contamos con un programa gratuito de aceleración de la empleabilidad tutelado por nuestro Consejo Asesor de Empleabilidad, etc.

En cuanto al emprendimiento, creo que es fruto de una actitud, la del emprendimiento, que también enseñamos y transmitimos a los alumnos. También puedes ser emprendedor si trabajas por cuenta ajena: nuevas ideas, nuevas formas de hacer las cosas… Tenemos, por ejemplo, un Club de Emprendedores donde te ayudamos a pensar, a diseñar el plan de viabilidad, a dar asesoramiento legal, etc.

–¿Cuál es la importancia de los antiguos alumnos en la Universidad CEU San Pablo?

–Mucho, ya que siguen formando parte de nuestra comunidad CEU, y colaboran como mentores, por ejemplo, en los últimos cursos de programas como GPS, que puede cursar cualquier alumno de la universidad. Se complementa perfectamente con otras iniciativas como el Modelo de Acompañamiento 360º, el ‘Programa Mentis’; las actividades extraescolares con una intención formativa global (cultura, deporte, ocio, voluntariado, etc.), el ‘Buddy Program’, etc.

«Ayudamos a nuestros alumnos a construir sus proyectos laborales y de vida, les proporcionamos referentes y pautas para afrontar la realidad del mundo laboral»

–Otro factor relevante es la internacionalización, ¿qué destaca en este sentido?

–Me gusta pensar y decir que nuestros campus son internacionales, porque en ellos conviven estudiantes de muchos países y de diferentes culturas (de nuestros 10.000 estudiantes de grado, unos 2.000 son de origen internacional, y en el caso de Erasmus, recibimos casi mil estudiantes cada año y unos 800 de nuestros estudiantes estudian en el extranjero). Atraemos a estudiantes internacionales porque hemos adaptado nuestra oferta formativa a las titulaciones que más atraen a los estudiantes de otros países. Fuimos pioneros en impartir titulaciones bilingües y en inglés, y tenemos programas conjuntos con universidades extranjeras (Boston, UCLA, Fordham, etc.), además de trabajar en titulaciones conjuntas con varias universidades.

Hemos obtenido el certificado CeQuint (Certificado de Calidad en Internacionalización) del Consorcio Europeo de Acreditación en Educación Superior, que reconoce nuestra estrategia de internacionalización. Además, hemos sido galardonados con cinco estrellas por el QS World University Rankings Index, la máxima puntuación en internacionalización, docencia, empleabilidad e inclusión.

–Nuevos tiempos, nuevas titulaciones… ¿En qué medida se adaptan vuestros programas (en tiempos de especial importancia de la inteligencia artificial)?

–El contexto cambiante al que me refería nos exige una adaptación constante. Es el caso, por ejemplo, de los grados relacionados con la salud: Medicina, Farmacia, Genética, Biotecnología, Medicina, Enfermería, etc., completando estas propuestas con opciones que tengan que ver con las nuevas tecnologías (como un Grado en Bioinformática), en línea con nuestra mejora continua de la propuesta científico-técnica. Y estamos trabajando en la creación de grados que combinen Humanidades y Tecnología, en Derecho de Empresa, etc. En este contexto, la IA debe ser considerada como una herramienta necesaria para docentes y estudiantes, a los que hay que enseñar a utilizarla de forma responsable, con capacidad crítica: será lo que queramos que sea, como ocurre con otras tecnologías.

–Por último, ¿cómo resumirías el impacto social de la institución?

–Como fundación, reinvertimos nuestros beneficios en mejorar instalaciones y servicios. Y en contar con numerosas becas y ayudas (somos la institución educativa privada que más dinero destina en este sentido –este año, cerca de 19 millones de euros–), en atraer a personas con expedientes académicos brillantes (becas al mérito), en ayudas socioeconómicas a familias con menos medios, o con situaciones imprevistas (como ocurrió durante la pandemia). Destaco también nuestras acciones pastorales y de voluntariado y el caso, en colaboración con ABC, de ‘Haciéndote Preguntas’, una iniciativa de la que estamos muy orgullosos.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV La formación profesional es un puente directo al territorio laboral – .
NEXT Unión de Consumidores aconseja “extremar las precauciones” para evitar estafas vacacionales – .