“Esta ciudad ha estado usando el patrimonio como un espejo retrovisor y eso no puede ser” – .

“Esta ciudad ha estado usando el patrimonio como un espejo retrovisor y eso no puede ser” – .
“Esta ciudad ha estado usando el patrimonio como un espejo retrovisor y eso no puede ser” – .

Desde hace diez días, Bartolomé Valle es el nuevo presidente de la Real Academia de Ciencias, Bellas Artes y Artes de Córdoba, sucediendo a José Cosano, quien ha liderado los destinos de esta bicentenaria institución cultural durante los últimos ocho años.

Catedrático de Geografía de la Universidad de Córdoba, es autor de numerosas publicaciones y voz autorizada en lo que se refiere a la provincia, y más concretamente a Los Pedroches, donde se encuentra Villanueva de Córdoba, su ciudad natal. Aficionado a los toros, posee una especial sensibilidad hacia todo lo que le rodea desde una perspectiva humanista.

A partir de ahora, le acompañará una junta directiva formada por Manuel Gahete, como vicepresidente; Marisol Salcedo, como secretaria; Alfonso Porras, como tesorero, y José María Palencia, como bibliotecario.

Bartolomé Valle, Presidente de la Real Academia de CórdobaJesús D. Caparrós

-¿Qué le motivó a presentarse como candidato a la presidencia de la Real Academia?

-Fue un impulso absolutamente indirecto. Parto de la base de que estoy muy contento en la Academia, me han tratado muy bien y no tenía motivos para estar en desacuerdo. Pero empiezas a hablar con gente, con compañeros, y no te imaginas ni un momento que de esas conversaciones salga el resultado de decidir presentar una candidatura y me tocara a mí. No tengo una razón o un motivo concreto, sino la posibilidad de conocer a una serie de personas, un deseo de articular un proyecto un poco nuevo que, a partir de lo que tiene la Academia, supusiera una innovación en el sentido de que pensamos que la Academia está un poco anquilosada en formas, en procedimientos, en funcionamiento, en actitudes. La Academia se percibe como algo muy concreto, muy lejano, muy abstracto, muy inaccesible y vimos que no debía ser así. Tiene un significado que es lo que significa la palabra academia en el diccionario de la RAE. Es una sociedad cultural, científica, literaria, pero tiene otro sentido que es muy clásico, cuando se ven como una obra de la Ilustración, con el afán de establecer la norma, pero también es un recuerdo de esos espacios, del antiguo jardín de la Academia, donde Platón y el pueblo hablaban de lo que sabían, de lo que pensaban y, en definitiva, era un lugar donde se generaba pensamiento de una manera alegre. Pensamos que en este momento la Academia está atrapada en una liturgia excesiva, rígida, esclerótica y pensando que decíamos “vamos a ver qué pasa”.

Que los académicos sintamos la Academia como un espacio propio, que no seamos académicos, pero que nos sintamos académicos.

-Y deciden dar el paso adelante.

-Vamos avanzando, sin ánimo de molestar, sin ir en contra de la institución. Nos sorprendió que durante 24 años no hubiera habido un candidato alternativo, que el relevo siempre hubiera sido por decantación hereditaria y que haya tenido un alto nivel de apoyo es expresión de que hay un rumor de fondo que quiere conectar un pasado y una tradición ya existentes con nuevas formas y una contemporización con los tiempos presentes. Nuestra aspiración es hacer algunos cambios, flexibilizar la mímesis con la sociedad y que la Academia se entienda no como algo inaccesible, inalcanzable, sino como un espacio colectivo, un punto de encuentro de personas, sociedades, instituciones y un espacio colectivo, al menos, en un doble sentido: en el sentido interno, que los académicos sintamos la Academia como un espacio propio, que no seamos académicos, pero que nos sintamos académicos; y en el sentido externo, que sea un reflejo de la sociedad.

Bartolomé Valle, Presidente de la Real Academia de CórdobaJesús D. Caparrós

-¿Cómo imaginas la Academia?

-Me gustaría que la Academia fuese como un faro que irradiase cultura, ciencia, pensamiento y, además, un crisol donde confluyeran todas las inquietudes, iniciativas, pensamiento y aportaciones de ese mundo tan rico que es la sociedad cordobesa. Me gustaría, además, que fuese un proyecto colectivo de todas las instituciones, porque se trata de las más antiguas de Córdoba, con excepción de las instituciones religiosas.

-¿El pasado de Córdoba ayuda en esto?

-Es un patrimonio colectivo donde no debemos utilizar la historia sólo como espejo en el que mirarnos, sino como catapulta que nos lance al futuro con una intensidad proporcional a nuestra duración vital. Esta ciudad ha estado utilizando el patrimonio como espejo retrovisor y eso no puede ser. La ciudad, que recurre a la historia, como ocurrió con la propia Capital Cultural, ofrece como futuro el reflejo del pasado y eso no puede ser. Debemos mirarnos de otra manera y el pasado debe ser una catapulta y debemos ofrecer el futuro como un nuevo futuro, no como un retorno al pasado. Esta es la idea que tengo con una aspiración muy sencilla: que la Academia sea un lugar de encuentro donde tengamos naturalidad en nuestro trato, que sea un espacio deseado, acogedor, amable.

El pasado tiene que ser una catapulta y tenemos que ofrecer el futuro como un nuevo futuro, no como un regreso al pasado.

-Contar con una sede renovada ayudará en este sentido. ¿Cómo va el proyecto?

-El tema de la sede es muy importante porque no puede haber contenido sin continente. La sede es imprescindible y fundamental. Soy consciente de las dificultades que han surgido y soy consciente de la voluntad del Ayuntamiento, pero tiene que haber voluntad por parte de todos de dotar esa sede. Una Academia, de la magnitud de la de Córdoba, que no tenga sede cuando todas las academias de Andalucía y del mundo tienen sedes excelentes es algo que incomoda a la Academia y desprestigia a la ciudad.

– ¿Existen plazos?

-Parece que el proyecto se podrá licitar en octubre y podrá empezar a funcionar y a funcionar. Contamos con una cantidad que es importante en términos absolutos, en torno a los 300.000 euros, según ha anunciado el alcalde. Es mucho en términos absolutos e insuficiente en términos relativos.

Bartolomé Valle, Presidente de la Real Academia de CórdobaJesús D. Caparrós

-Porque no cubrirá todo el edificio.

-No creo que se abarque todo el asunto y luego habrá que ver cómo se expande el Ayuntamiento, pero esto tiene que presentarse como un proyecto de ciudad. El intangible de la cultura tiene que presentarse como un bien de la política y de la sociedad.

La Academia posee activos extraordinarios que probablemente no están suficientemente valorados.

-¿Qué planes hay para la Fundación Pro Real Academia?

-En este momento tenemos ideas; los planes serán los que apruebe el Pleno o los que acordemos entre los académicos y se irán implementando. La idea que tenemos es que hay que fortalecer mucho la fundación e incluso hay que externalizarla desde la propia Academia, porque no se puede tener una Fundación Pro Real Academia que coincida sustancialmente con la Academia, porque sabes que el más pro-tú eres tú y el más pro-yo soy yo. Hay que externalizarla e involucrar a gente de fuera y con mucha visión. Cuando hablo de participación me refiero a un patronato fuerte intelectualmente, socialmente, políticamente, económicamente, que involucre a quienes le puedan dar un lustre extraordinario, empezando por los propios académicos, porque la Academia tiene activos extraordinarios que probablemente no están suficientemente valorados. Hay un cuerpo de académicos que es sumamente valioso en términos de arte, de literatura, de ciencia, de humanidades, de todo tipo. Eso hay que activarlo y dinamizarlo mucho más, de una manera sencilla, de una manera afable, de una manera permeable a la sociedad. También hay que potenciar el trabajo educativo con los medios de comunicación con nuevas formas de comunicación adaptadas al primer cuarto del siglo XXI, las redes sociales, la comunicación con la prensa, la interacción. Todo para situar a la Academia en la altura de su ser y en la normalidad que los tiempos requieren y exigen. Quiero reconocer también el trabajo que la Academia ha venido haciendo a lo largo de su tiempo; reconocer el trabajo de la última junta de gobierno y, por supuesto, expresar mi reconocimiento al otro candidato que se presentó, con el que tengo lazos académicos y vínculos de amistad. Nosotros teníamos un proyecto diferente, como cuando hay gente que ve el mismo río desde otra orilla, que tiene un punto de vista diferente pero el objetivo es el mismo, el río que fluye. Estamos muy contentos de haber ganado las elecciones, pero deben saber que desde la junta de gobierno tienen nuestro reconocimiento y cariño y no ofrecemos colaboración, la pedimos. Es generosidad y necesidad.

Bartolomé Valle, presidente de la Real AcademiaJesús D. Caparrós

-Hasta ahora, la academia ha tenido un ritmo de trabajo y actividades bastante intenso, casi todos los días de la semana. ¿Cómo valora esto la nueva junta directiva? ¿Continuará o hay algún plan para cambiarlo?

-No tenemos una actitud en este momento. Lo primero es respetar absolutamente todo lo heredado, como los compromisos de programación, porque vienen de un proyecto anterior y lo vamos a aceptar porque lo ha aprobado el pleno. Pero hay que valorar las cosas, porque no puede haber una proliferación excesiva, no puede ser cualquier cosa. No podemos caer en una inflación que banalice la Academia. Estará abierta a todas las iniciativas, pero sin desmerecer ninguna de las conferencias, de las actividades que se han hecho, pero hay momentos en los que se percibe como una inflación que desdibuja el trabajo mismo de la Academia. Será un tema de estudio y se hará lo que se decida en cada momento. Tenemos que hacer un compromiso, creo que muy selectivo, y si tuviéramos la sede podríamos abrirla a exposiciones y actividades culturales de otro tipo, a la celebración de conferencias complementarias al ritmo de la Academia, por ejemplo. Pero todo esto es algo que tiene que definirse. Lo que está muy claro es evitar la inflación, la proliferación de actos que banalizan la Academia, sino mantenerla abierta a todas las propuestas que nos lleguen para que la ósmosis o mimesis con la sociedad se haga realidad y todos se sientan colaboradores y beneficiarios de la Academia.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Continúa la disputa por la presidencia de la Cámara en la nueva legislatura – .
NEXT ¿Será posible cambiar de fondo de pensiones tras la reforma previsional? Te lo explicamos – .