La pasión por el disc golf se apodera de este parque de Oviedo – .

La pasión por el disc golf se apodera de este parque de Oviedo – .
La pasión por el disc golf se apodera de este parque de Oviedo – .

Lanzar y chutar. Ver volar el disco metros y metros y sonreír al oír el sonido metálico del frisbee al impactar en la canasta. El disc golf es la pasión de Fernando López-Cancio, un deporte por el que lucha desde hace muchos años: “En 2012 éramos pocos, pero ha cambiado mucho con los años”. Es uno de los responsables de organizar el Oviedo Open, que celebrará su cuarta edición en 2024 del 6 al 7 de julio. Con 18 hoyos a disputar y seis categorías diferentes, el campeonato es uno de los referentes nacionales e internacionales.

Este juego, de origen estadounidense, consiste en lanzar un disco hacia una red metálica situada a varios metros de distancia. La mecánica del juego implica mucho trabajo, experiencia y práctica. “Un simple movimiento puede enviar el disco directo a la canasta o dirigirlo a decenas de metros de la marca”, señala López-Cancio.

Oviedo es líder visible del disc-golf a nivel nacional. Los árboles del parque Purificación Tomás han sido testigos de miles y miles de lanzamientos en diversos torneos nacionales e internacionales. En esta ocasión, con motivo del IV Oviedo Open, 72 participantes ponen a prueba sus habilidades en una prueba que finaliza hoy. Aunque la gran mayoría son españoles, hay algunos casos de participantes de países como Noruega o Finlandia, donde la práctica de este deporte es masiva. A nivel nacional, otras comunidades como País Vasco, Navarra o Cataluña cuentan con sede propia, aunque la más antigua es la de Asturias. El Oviedo Open saca de sus casas a decenas de jugadores que visitan la capital del Principado. Aun así, el hecho de frecuentar el club ovetense no va a suponer una ventaja, ya que “las canastas y el campo han sido cambiados para la ocasión”, como apunta su organizador.

Pese a no contar con el “factor cancha”, el equipo ovetense sigue teniendo ambición de ganar. Tanto Xurde Menéndez, de 19 años, como su padre, Luis Menéndez, han decidido participar en la competición. Luis se muestra muy orgulloso de su hijo, y recuerda que “le acompañaba desde los nueve años para lanzar el disco”. A pesar de su corta edad, Xurde es uno de los jugadores con más potencial y, al menos para su padre, es “el favorito para ganar”.

Iñaki González Olaizola, nacido en San Sebastián, vive en Bera de Bidasoa, Navarra. En el norte de la Comunidad Foral, frecuenta las instalaciones de Irisarri Land o Lekunberri. En esta ocasión, le tocaba jugar en Oviedo, algo que le gusta y le ayuda a mejorar: “Vengo aquí y me fijo en cómo tira la gente, cómo superan obstáculos, y luego les pregunto y les pido consejo”. Iñaki lleva quince años jugando al disc-golf, desde que se enganchó a los cuarenta. Es un caso muy distinto al de Beñat López, que tiene doce años. El joven bilbaíno, como Iñaki, también ha jugado en los campos navarros, pero ni él ni su familia dejaron pasar la oportunidad de acudir a un torneo nuevo, y en la capital nacional del disc-golf. “Un amigo me enseñó a jugar, y me gustó mucho”, añade el joven jugador.

La presencia femenina es algo que cada vez se nota más. Un ejemplo es Carla Martín, que viene desde Cataluña para competir en el campeonato. Carla, al igual que Iñaki, valora la “profesionalidad de la prueba”, así como la “cantidad de cosas que aprendes de otros jugadores”. Su afición por este deporte le llegó hace años, pese a tener que “explicar a la gente lo que hace porque nadie sabe qué es el disc golf”.

Aunque se trata de un juego de reciente aparición, el hecho de que tantos jugadores acudan al torneo de Oviedo es una prueba de que está creciendo, acogiendo perfiles muy diversos pero con una misma pasión: la competición y el disc golf.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV El uno por uno de la Selección Argentina
NEXT Shakira, Messi and Lautaro Martínez, the chosen ones – .