Pocas ofertas y precios en aumento – .

Pocas ofertas y precios en aumento – .
Pocas ofertas y precios en aumento – .

Los precios son cada vez más inasequibles y hay muy pocas opciones en el mercado. Esta es la realidad de los estudiantes que, como cada verano, comienzan a buscar un piso para alquilar durante los nueve o diez meses de curso en Pontevedra. La limitada oferta ha provocado que los precios vayan subiendo poco a poco cada año. Actualmente, una habitación en un piso de estudiantes en Boa Vila cuesta una media de 250 euros al mes, cuando hace cinco años rondaba los 180 euros mensuales.

Los pisos en el centro de la ciudad con tres o cuatro habitaciones son los más demandados por los jóvenes que llegan a la ciudad para estudiar. Las zonas de Cruz Roja, Avenida de Buenos Aires y Cobián Roffignac son las más demandadas por ser el punto intermedio entre el campus y el casco antiguo. Sin embargo, la falta de oferta ha provocado que muchos estudiantes se desplacen a otras zonas menos habituales, como A Barca e incluso Ferreirós, en Poio, por estar cerca, por ejemplo, de la Facultad de Bellas Artes.

Los apartamentos de tres habitaciones suelen costar alrededor de 750 euros, y los de cuatro habitaciones pueden superar los 1.000 euros, dependiendo del tamaño del apartamento, del número de baños y de si incluye WiFi, entre otras condiciones.

El momento de iniciar esta búsqueda cada vez se adelanta más, pues la oferta, ya de por sí escasa, se va reduciendo cada año, afectada por los problemas que hay a nivel global en el acceso a la vivienda. Anteriormente, los estudiantes empezaban a buscar piso a final de curso, entre junio y julio, pero en los últimos años la búsqueda se ha adelantado a mayo en algunos casos; quienes están en primer curso y necesitan conocer los resultados de la ABAU en primera o segunda convocatoria suelen esperar un poco más.

La forma de buscar también ha cambiado. Si bien hasta hace relativamente poco tiempo los agentes inmobiliarios eran los únicos que ayudaban, ahora mucha gente opta por buscar por su cuenta y a través de Internet. El resultado es que tanto los propietarios como los estudiantes se ahorran las comisiones de los intermediarios, pero no cuentan con el apoyo que siempre ofrecen los agentes inmobiliarios si surge algún problema.

Aunque la demanda sigue siendo muy fuerte, los profesionales del sector alertan de una ligera caída respecto al año pasado, influida por estas búsquedas online. Lo habitual es que las inmobiliarias tengan en cartera cada año los mismos pisos de estudiantes y, si el propietario y los inquilinos están contentos, se renueva el contrato para el año siguiente.

En Pontehabitat, por ejemplo, tienen seis pisos en alquiler para estudiantes y varios de los inquilinos repetirán del año pasado, por lo que se ahorrarán una búsqueda cada vez más complicada. La inmobiliaria confirma que el precio medio de una habitación es de 250 euros al mes. En su caso, solo uno de los pisos ha subido de precio respecto al año pasado y ha sido de apenas 25 euros.

Otras agencias inmobiliarias de la ciudad tienen en su cartera hasta 30 pisos en alquiler a estudiantes, pero casi todos ellos ya están ocupados a principios de julio.

Los agentes inmobiliarios de la ciudad señalan que los precios han ido subiendo paulatinamente en los últimos años. “Muchos estudiantes repiten de años anteriores y lo notan”, explican los profesionales consultados por FARO, que indican que el incremento es de entre 30 y 50 euros más que el año anterior. El principal motivo es la falta de oferta de pisos en alquiler en Pontevedra, sobre todo desde el auge de la vivienda turística, ya que algunos propietarios consideran más rentable alquilar su piso por días o semanas, sobre todo en la temporada estival. Los agentes inmobiliarios explican que “los pisos de estudiantes siempre son un poco más caros porque se alquilan diez meses al año y los propietarios tienen dos meses del piso vacíos”. Sin embargo, algunos propietarios aprovechan para alquilar el piso también en verano, si lo gestiona la misma inmobiliaria. Los propietarios que optan por alquilar a estudiantes lo hacen porque la mayoría de estos pisos no están tan amueblados como los de larga estancia o vacacional y se han construido más lentamente, por lo que las inmobiliarias señalan que tendrían más dificultades para encontrar otra solución para ellos.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV La famosa Ley Hawley-Smoot de Estados Unidos cumple 94 años
NEXT Alerta roja por frío extremo en Santa Cruz – .