La ciencia finalmente ha hablado – .

La ciencia finalmente ha hablado – .
La ciencia finalmente ha hablado – .

Los gatos domésticos suelen ser una amenaza para los muebles de una casa. Sus pequeñas pero afiladas garras inevitablemente se clavarán en las superficies de sofás, sillas, colchones y cualquier otro objeto con patas al alcance de sus extremidades. La razón detrás de este comportamiento sigue siendo un misterio.Sin embargo, un estudio realizado por departamentos de psicología de universidades de Turquía, Canadá, Portugal y Francia acaba de arrojar luz sobre la naturaleza felina.

Rascar superficies se considera un comportamiento natural, beneficioso e intrínseco en los gatos. Los veterinarios afirman que este comportamiento les permite estirar los músculos, eliminar restos de sus uñas, liberar energía y, en definitiva, marcar su territorio. Los dueños de gatos han aprendido a convivir con muebles rayados, pero buscan constantemente formas de mitigar el daño a su propiedad.


Parece que nos hemos equivocado acerca del ronroneo de los gatos.

Durante mucho tiempo se ha creído que el ronroneo felino es causado por la contracción muscular; un nuevo informe sugiere que la vibración en la laringe del gato puede explicarse mediante la teoría miolástica aerodinámica.


¿Por qué mi gato araña los muebles?

La ciencia ha identificado algunos factores clave que llevan a los gatos a arañar los muebles. La gestión de estímulos, el nivel de actividad de la mascota y su propia personalidad son factores importantes a tener en cuenta si se quiere prevenir este comportamiento. Según la evidencia publicada en la revista Fronteras en la ciencia veterinariaLa presencia de niños pequeños en el hogar, el juego ininterrumpido y la actividad nocturna aumentan significativamente los rasguños. Además, los gatos considerados agresivos o disruptivos tienen más probabilidades de dañar los muebles.

El estrés y la frustración también parecen ser factores que influyen en el aumento del rascado sobre superficies. Las actividades de los niños pueden ser de gran alerta para los gatos. Las sesiones de juego prolongadas son una causa de estrés debido a la sobreestimulación. Por otro lado, el temperamento individual del felino juega un papel importante en la regulación de sus impulsos.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores encuestaron a 1.200 propietarios de gatos en Francia sobre la vida cotidiana de sus mascotas. El equipo se centró en el impulso de arañar los muebles y en qué contextos los gatos llevan a cabo esta conducta. “Observamos una clara relación entre ciertos factores ambientales y comportamentales en el aumento de los arañazos en los gatos”, afirma Sargirli Demirbas, investigadora veterinaria de la Universidad de Ankara y autora del estudio.

El objetivo no es suprimir la conducta del gato, sino entender el contexto que la promueve. Una mejor comprensión de cómo las mascotas manejan el estrés permitirá a sus dueños dirigir esta actividad con materiales adecuados, logrando un ambiente más armonioso entre gatos y humanos.



El estrés en los gatos puede manifestarse de diversas formas, además de arañar los muebles. Entre los signos de frustración más comúnmente reconocidos se encuentran la agresividad, el aumento del apetito, la sensibilidad al ruido, la diarrea y el acicalamiento excesivo.

Para aliviar el estrés, la investigadora sugiere espaciar las sesiones de juego de los gatos e intentar emular situaciones de caza exitosas. Cuanto más entretenido sea el juego o mayor sea el gasto energético diario del felino, menos probabilidades habrá de que arañe los muebles. “Ofrecer escondites seguros, áreas de observación elevadas y muchas oportunidades de juego ayuda a aliviar el estrés”, afirma.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV La línea de información 012 es gratuita desde hoy en Cataluña – .
NEXT #Datos / Estados del sur, más desconectados de internet – El Sol de México – .