Una posible biografía de Enrique “Mono” Villegas, leyenda de la cultura argentina – .

Una posible biografía de Enrique “Mono” Villegas, leyenda de la cultura argentina – .
Una posible biografía de Enrique “Mono” Villegas, leyenda de la cultura argentina – .

Enrique “Mono” Villegas habla con Antonio Carrizo sobre Duke Ellington (Melopea Discos, 1980)

El sábado 12 de agosto de 2023 recibí un mensaje en WhatsApp. Era un audio de La Roca de Pedroeditor de Ve conmigoFue directo al grano: quería un libro sobre Enrique Villegasque funcionaría como una biografía del Mononucleosis infecciosaPero se construyó a partir de testimonios de personas muy diversas; el perfil del protagonista se fue revelando a través de las historias de personas que alguna vez tuvieron contacto con él o que se vieron impactadas por su música. Roque me preguntó si quería hacerme cargo del proyecto (qué lujo, ¿no?).

Naturalmente acepté inmediatamente.

Lo primero que hice fue armar una lista de posibles entrevistados. Luego, entre mis archivos, encontré conversaciones relacionadas con Villegas con personas que ya habían fallecido (Alfredo Radoszynski, Nano Herrera, Horacio Chivo Borraro y Selma Henry) que pudiera utilizar en el proyecto. Poco después comencé con mensajes y llamadas. Algunos me enviaban un audio con sus historias, otros me pedían un cuestionario para responder; también hubo numerosos encuentros presenciales y comunicaciones a Uruguay (Julio Fradeque cuenta una experiencia con Enrique en Montevideo casi desconocida en Argentina) y Estados Unidos (Lalo Schifrin, Fernando Gelbard y Carlos Franzetti).

Poco a poco, y a través de múltiples voces, fue surgiendo una biografía (una de muchas posibles, tal vez) de Enrique Villegas.

No conocía personalmente el tema de este libro y nunca he asistido a uno de sus conciertos. Como cualquier persona interesada en el jazz que haya vivido en este país durante el último medio siglo, estoy familiarizado con la música de Enrique Villegas y la mitología que lo rodea. Sin embargo, nada más iniciar esta investigación me topé con un artista y un personaje que, pese a que han pasado casi cuarenta años desde su muerte, todavía inspira tanto cariño y apoyo como rechazo por su personalidad sin filtros y cierto desdén hacia su música. Sin embargo, todos coincidieron en una cosa: Villegas era un personaje en todo el sentido de la palabra.alguien que trascendió el ámbito musical a través de sus monólogos en medio de los conciertos, su corrosivo sentido del humor y la forma totalmente incorrecta en la que expresaba sus opiniones, imposible de imaginar en el siglo XXI.

Descubrí que, de alguna manera, Villegas inventó su propio marketing, algo inédito para un músico de jazz argentino (de hecho, Ningún artista de nuestro jazz ha sido tan popular como él.;estas páginas intentarán ser, entre otras cosas, un ejemplo de ello). Mono ejerció el ponerse de pie sin saberlo y mucho antes de que el concepto estuviera plenamente consolidado en el mundo del entretenimiento.

Otra sorpresa fue adentrarse en el “período norteamericano” de Villegas, gracias a un contrato con Columbia para grabar en Estados Unidos. Un episodio –otro más– sin precedentes en el jazz argentino. Aunque a veces se intente minimizar esta historia debido al escaso impacto de sus discos. hecho en EE.UUMono estuvo allí, metido en primera línea y en la época dorada del género, intentando dejar su huella en Nueva York, el lugar donde se gestaba esa música de resonancia planetaria. Este libro pretende ser también un testimonio documental de la etapa de Villegas en el corazón del negocio del jazz a mediados de los años 50 en Estados Unidos.

De regreso a Argentina, en el primer lustro de la década del 60, comenzaron a actuar en la Avenida Corrientes. También tocaron en el Colón y, ante 20 mil personas, en el estadio de Vélez.Rapsodia en azul con la Sinfónica Nacional dirigida por Jacques Bodmer).

Mono Logró lo imposible para un músico de jazz que desarrolla su carrera en Argentina: ser seguido por un gran público. Creó la necesidad de “ir a ver a Villegas”. La gente lo saludaba en la avenida Corrientes o mientras viajaba en el subte. Era reconocido por gente que no necesariamente conocía su música.

Tenía —como dicen los especialistas en las páginas siguientes— una sólida formación académica. Sabía tocar jazz, tango, folklore o música clásica. Era cinéfilo (una película al día en una sala a oscuras, ¿por qué no?) y amaba a las mujeres (pero su vida amorosa era un misterio). Gran bohemio, se abstenía de fumar y anotaba cada peso que gastaba. Tenía una personalidad austera que vivía con dos pianos de cola, montones de diarios viejos, libros y partituras.

Tres de los mejores pianistas de la historia de la música popular argentina: Horacio Salgán y Adolfo Abalos con “Mono” Villegas

El retrato de Villegas que se presenta en este libro estuvo conformado por una polifonía de opiniones, reflexiones y anécdotas en las voces de familiares, amigos e hijos de amigos, músicos, ingenieros de grabación y periodistas. Además, se incluyeron reproducciones facsimilares de piezas periodísticas publicadas entre los años 40 y 80: una mirada al interés que el pianista despertó en los medios impresos musicales (Afinación, Revista de jazz) y generalistas (Gente, Humor) prácticamente desde el inicio de su carrera.

Finalmente, a modo de apéndice, reproducimos un puñado de artículos de los principales diarios porteños publicados en los días posteriores a la muerte de Villegas. La intención fue, por un lado, ilustrar cómo mono estuvo presente en la agenda mediática del país; por otra parte, estas líneas se escriben semanas después de la muerte de Santiago Jacob y Néstor AstaritaResulta chocante saber que ningún diario porteño dedicó unos centímetros de su espacio impreso a comentar la muerte de estos músicos. La nostalgia por la época en que la música popular se discutía y debatía en los medios masivos es inevitable.

Disfruté mucho hacer este libro, ya que me sumergí en su historia, en esta leyenda de nuestra cultura llamada Enrique Villegas Para mí adquirió una nueva dimensión. Espero que algo de ese aroma llegue a los lectores y los lleve a la música de Mono.

[Fotos: Gentileza editorial Vademécum]

* El libro Mono. Buscando a Enrique Villegas se presentará el sábado 6 de julio a las 15.30 horas en el Bebop Club (Uriarte 1658, CABA), con la participación del autor junto a Manuel Fraga, Carlos y Humphrey Inzillo.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Líderes venezolanos advierten sobre fraude en elecciones presidenciales – .
NEXT “En sí mismo es un día feliz, así que quiero que lo disfrutes” – Música – .