Feijóo baja al territorio ultra de Alvise en su nueva estrategia de comunicación – .

Feijóo baja al territorio ultra de Alvise en su nueva estrategia de comunicación – .
Feijóo baja al territorio ultra de Alvise en su nueva estrategia de comunicación – .

Las elecciones europeas dejaron un buen sabor de boca en Génova, pero también una preocupación: estaban dejando escapar a potenciales votantes. Y así se lo dijo Alberto Núñez Feijóo a sus seguidores en su primer discurso tras los comicios, a puerta cerrada, cogiendo el móvil, mostrándolo y diciendo: “Un tío solo con esto ha conseguido 800.000 votos”. “Tenemos que mejorar en las redes sociales”, dijeron después los presidentes del PP, que habían recibido el mensaje.

A pesar de Nadie quiere mencionar a Alvise PérezEl fenómeno del agitador de extrema derecha que acaba de convertirse en diputado europeo es el gran elefante en la habitación. Su éxito en las elecciones europeas –que nadie puede decir si ha llegado para quedarse o se desvanecerá– ha dado motivos a quienes llevan tiempo señalando a Feijóo que era necesario tener presencia en redes sociales y moverse por espacios no tradicionales.

Click para agrandar

Una alternativa.

Dicho y hecho. En las últimas semanas el presidente del PP ha comenzado a compartir su agenda pública a través de vídeos cortos en Instagram, TikTok o X (antes Gorjeo) —una forma de comunicación política más accesible que adopta el lenguaje de las redes sociales—, ha buscado acercarse a los fenómenos musicales que más gustan entre los jóvenes y este jueves dio el salto definitivo con una entrevista en el podcast ‘Worldcast’, presentado por el influencer y empresario Pedro Buerbaum. Con una media de un millón de seguidores en YouTube e Instagram, Buerbaum abraza las teorías conspirativas y antivacunas, el rechazo al feminismo y la justicia social.

“Tenemos que ir a esos lugares aunque sean de riesgo”, argumentaba un miembro del comité directivo del PP antes de conocer el contenido de la conversación entre Feijóo y Buerbaum. “Tenemos que estar allí”, afirmaba otro. popularAnticipándose a las críticas por acudir a un espacio donde germina y crece el discurso más ultra que resuena entre los jóvenes, recuerdan que el secretario general de UGT, Pepe ÁlvarezPor allí también pasó. La conversación entre ambos, ante la necesidad de pagar impuestos y el sistema de pensiones, fue muy tensa. Mucho más cordial con el pequeño Nicolás, el dueño de Desokupa, o Santiago Abascal, que se sentó con él antes que Feijóo.

La entrevista le ha ido bien al presidente del PP, que ha salido de los más de 60 minutos de conversación cómoda sin pisar ningún charco, pero sí ha reconocido por primera vez la preocupación que siente por el fenómeno Alvise. “Me preocupa porque, en mi opinión, la política no es eso. La política es prepararse, formarse, tener conocimientos, tener interés en la gestión de los asuntos públicos, amar a tu país y tener un proyecto para la gente común. No es solo votar en contra (de algo)”, ha dicho Feijóo. Según él, con gobiernos “populistas” como el de España “este tipo de movimientos se dan en redes sin estructura, sin, bueno, prácticamente no sé el programa electoral, si lo tienen o lo publican, y sin cuadros para hacer las cosas”, ha concluido.

El influencer -como se define a las personas influyentes por tener un gran número de seguidores en las redes sociales- que le ‘entrevistó’, y que antes había hecho lo propio con él con Alvise, le preguntó si el PP daba “legitimidad” a las informaciones publicadas por el agitador ultraderechista. Feijóo optó por esquivar la pregunta y arremeter contra el Gobierno. “Es el creador de una maquinaria de bulos”, dijo. El presidente del PP guardó silencio cuando Buerbaum afirmó que Alvise había sido absuelto en todas sus causas judiciales. Algo que es absolutamente falso: sin ir más lejos, hace una semana el Tribunal Supremo le condenó a pagar 7.000 euros a la periodista Ana Pastor por intromisiones en su imagen.

Detrás de este intento de renovación de la estrategia comunicativa de Feijóo se encuentra la constatación, y así lo avalan los datos, de que los jóvenes son cada vez más derechistas. Tanto es así que sus posicionamientos políticos se quedan cortos y apuestan por el discurso populista de la ultraderecha, ahora dividida entre Vox y SALF (Se Acabó La Fiesta).

En un artículo publicado en este medio el pasado mes de marzo, Silvia Claveria, politóloga y profesora de la Universidad Carlos III de Madrid, apuntaba que existen varias hipótesis para explicar este escenario y que una de ellas es la influencia de la ‘manosfera’, El espacio en internet dominado por influencers que promueven viejos modelos de masculinidad y que, en muchos casos, generan contenidos misóginos. En Génova también apoyan esta tesis y quieren entrar en su territorio.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV El joven que atacó a Donald Trump estaba afiliado al Partido Republicano
NEXT Se conmemora el Día Nacional del Barrendero – Retrato de hoy – .