Corte Suprema, Corte Constitucional – .

Corte Suprema, Corte Constitucional – .
Corte Suprema, Corte Constitucional – .

Cuando las naciones que gozan de una democracia pluralista plena cuentan con varias Comunidades Autónomas, es evidente que necesitan un tribunal constitucional superior. Los Parlamentos de las Comunidades Autónomas legislan en nombre del pueblo al que representan, y si aprueban leyes que entren en conflicto con lo establecido en la Constitución del Estado, es imprescindible que un tribunal se pronuncie sobre lo que es constitucional y lo que no lo es.

En 1977, la opinión generalizada entre los juristas era que debía crearse una Sala Constitucional en el Tribunal Supremo, el máximo órgano de justicia español que se había ganado durante siglos el respeto de todos los sectores de la vida jurídica, social y política de España. Adolfo Suárez, sin embargo, prefería la creación de un Tribunal Constitucional porque sabía que, políticamente, el Tribunal Supremo era difícil de controlar y, por otra parte, un Tribunal Constitucional podía ser más accesible.

Antonio Pedrol Rius me decía un día en la Trilateral: “Es un error mayúsculo. Y el problema no es la politización reprochable del Tribunal Constitucional. Es que sus miembros disfrutarán corrigiendo a los magistrados del Tribunal Supremo. Intentarán convertir el Tribunal Constitucional en un Tribunal Supremo de Apelaciones y el choque entre ambos será inevitable”.

No se equivocaba Pedrol Rius. Pascual Sala, uno de los más grandes juristas de toda la historia de la Justicia española, sufrió, cuando era presidente del Tribunal Supremo, la actitud de algunos de sus magistrados que se empeñaron en presentar una querella contra un Tribunal Constitucional que se excedía en sus funciones y se estaba convirtiendo en un Tribunal de Apelación con grave deterioro para el Tribunal Supremo.

El Tribunal demostró su moderación y prudencia. Recurrió a Juan Carlos I, pues constitucionalmente el Rey ejerce la función de arbitraje entre las instituciones. Y tras un agitado periodo de reuniones y desencuentros, los esfuerzos del Monarca y los del Presidente del Tribunal Supremo lograron apagar primero las llamas y después las brasas de una situación alarmante e insostenible.

España, en definitiva, está ahora al borde de vivir un nuevo choque entre ambas Cortes. Y las consecuencias de tal choque son impredecibles.

Luis Maria Anson, de la Real Academia Española.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Xi espera que su visita impulse la cooperación integral entre China y Tayikistán a un nivel superior.
NEXT Se avecina una multa de 2 mil millones de dólares mientras la SEC refuta el argumento de Ripple sobre Binance – .