Los votantes de Vox y Alianza C…

Los votantes de Vox y Alianza C…
Los votantes de Vox y Alianza C…

Para certificar su atinado ‘descubrimiento’, El País se ha apoyado en… el CIS del ilustre Tezanos. Así que, imaginaos que, de entrada, nada puede salir mal.

Según este barómetro, el 51,2% de los votantes de Aliança y el 38,7% de los de Vox enviaron o reenviaron mensajes de WhatsApp, tuits, publicaciones o correos electrónicos relacionados con partidos o candidatos, frente a solo el 17,7% de media. “Y esta implicación digital de sus votantes parece ser clave para la expansión de una ideología de ultraderecha que se cuela a través de los filtros de los profesionales de la información a través de los canales digitales. Ya se trate de información verificada o de pura desinformación, los mensajes más extremos encuentran su lugar en Internet y se difunden a través de la mensajería instantánea”.

El CIS constata –continúa El País– que los partidos de extrema derecha han copado los medios de comunicación tradicionales: sus votantes se informaron mayoritariamente a través de las redes sociales durante la última campaña, el doble que la media catalana (36,6% de AC y 28,8% de Vox; frente al 16,2% global). También es destacable el consumo en blogs o foros de debate no oficiales o colegiados. En cambio, el consumo informativo en televisión (18,2% de Aliança y 25,8% de Vox) fue notablemente inferior a la media (35,8%), una pauta que se repite en prensa o radio, aunque en menor medida.

Y con este panorama, a Pedro Sánchez no le quedó más remedio –nos explica El País– que anunciar un plan antibulos que pretende reducir la financiación pública a medios con poca voluntad periodística. En Hispanidad, sin embargo, lo hemos calificado como el intento del presidente de acabar con la libertad de prensa. Para ello, amenaza a las empresas: tengan cuidado dónde se anuncian y a qué medios patrocinan. Podría decirse que en este asunto Hispanidad y El País son tan parecidos como los votantes de Vox y los de Aliança. Es decir, como un huevo a una castaña.

Y si bien es cierto que ambos partidos políticos tienen en común su intento de controlar la entrada de inmigración ilegal a España, mientras que el partido de Abascal aboga por proteger la unidad del país ante la amenaza que supone la islamización de determinadas zonas, el partido de Silvia Orriols piensa, como dijo su líder en una entrevista en La Sexta, que: “El Estado español quiere aniquilar la raza catalana con inmigrantes conflictivos”.

De hecho, el alcalde de Ripoll ha sido denunciado en más de una ocasión por islamofobia. Por ejemplo, en octubre del año pasado, la Generalitat de Cataluña multó al alcalde con 10.000 euros por decir que el islam radical va en contra de los valores occidentales. Y más recientemente, la Fundación Ibn Battuta, que ayuda a la comunidad árabe en Europa, ha presentado una denuncia contra el alcalde por delitos de odio y por negarse a registrar a inmigrantes de origen islámico.

Pero, volviendo a la encuesta del CIS y a la similitud que encuentra El País entre los votantes de Vox y los de Aliança, podemos concluir que todo vale mientras demuestre la perfidia de la ultraderecha.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Defensoría del Pueblo de Soacha entregó informe de visita al PAE del primer semestre del 2024 – .
NEXT Falleció reconocido ex campeón de la Liga – .