El monumento desaparecido a Primo de Rivera – .

El monumento desaparecido a Primo de Rivera – .
El monumento desaparecido a Primo de Rivera – .

* El autor forma parte de la comunidad de lectores de La Vanguardia

El desaparecido monumento dedicado a recordar y honrar la memoria de José Antonio Primo de Rivera fue erigido para perpetuar la memoria del fundador de la extinta Falange Española.

José Antonio Primo de Rivera nació en Madrid el 24 de abril de 1903. Durante su corta vida fue abogado y político e hijo de Miguel Primo de Rivera, militar español que, entre otras cosas, fue Capitán General de Cataluña y el general que, aparte de ordenar el cierre del antiguo campo de Les Corts del Fútbol Club Barcelona, ​​proclamó la República que supuso la salida del exilio de Alfonso XIII de España (es decir, fue un golpe de Estado).

José Antonio Primo de Rivera, que compartía las ideas de su padre durante la Segunda República, fundó el 23 de octubre de 1933 Falange Española, un partido con ideas de extrema derecha que quería el cambio en España.

El gobierno de la República, conocedor de estas intenciones, ordenó su detención y encarcelamiento en la cárcel de Alicante para evitar cualquier intento de golpe de Estado por su parte.

Sin embargo, mientras se encontraba en prisión, el general Francisco Franco dio un golpe de Estado, por lo que fue juzgado por conspiración y rebelión militar contra el gobierno y condenado a muerte. Fue fusilado el 20 de noviembre de 1936.

Con motivo del 31 aniversario de la fundación de la Falange, y 25 del final de la guerra civil, José María de Porcioles, alcalde de Barcelona, ​​decidió erigir un monumento en el centro del antiguo Paseo de Infanta Carlota, en el cruce con la carretera de Sarrià, en memoria del fundador de la Falange.

Porcioles encargó al arquitecto Jordi Estrany el diseño de un monumento revestido de mármol negro, con un estanque delante. El proyecto constaba de dos grandes fachadas y dos estrechas para dar volumen al monumento. Para decorar las dos grandes fachadas, Porcioles encargó al escultor y dibujante Jordi Puiggalí i Clavell la realización de dos relieves, uno en cada lado.

En el anverso principal, Puiggalí representó el trabajo a través de las figuras de pescadores, artesanos, agricultores y obreros. En el reverso, realizó dos relieves, uno de los cuales mostraba la figura de un soldado herido en combate cuyo cuerpo era velado por tres mujeres. El otro relieve evocaba la resurrección del soldado junto con una inscripción que decía “Barcelona a José Antonio”.

La inauguración tuvo lugar el 29 de octubre de 1964 y contó con la presencia de la hermana de José Antonio, Pilar Primo de Rivera, delegada de la Sección Femenina Ibáñez Freire.

Como era lógico en ese momento, tras los aplausos, tomó la palabra en primer lugar José María de Porcioles, seguido de su hermana, agradeciendo al pueblo el monumento ofrecido a José Antonio.

Pilar Primo de Rivera dijo entre otras cosas:

En este momento en el que inauguramos un bello monumento a José Antonio en Barcelona, ​​quiero, en nombre de los que quedamos en la familia, agradecer a todos aquellos que con sus iniciativas o su intervención han hecho posible la ejecución de la idea, pero también a todos los compañeros de Barcelona y los que han venido de otras provincias, para honrar la figura de José de Antonio con este acto.

Fue una época en la que hubo fieles al régimen que estuvieron a favor del monumento y otros que no entendían el coste de construir tan majestuosa obra en un momento en el que había necesidades más imprescindibles, máxime cuando se habían cumplido 28 años de su muerte y 25 del fin de la guerra civil.


Portada de ‘La Vanguardia’ con motivo de la inauguración del monumento a Primo de Rivera.

El Archivo de Vanguardia

La vanguardia, En aquella ocasión, “Española” dedicó su portada y las dos páginas siguientes a comentar el acto y los discursos pronunciados. Como era de esperar, acudieron cientos de personas.

Con la muerte de Franco y los primeros intentos de democracia, los primeros alcaldes democráticos no se atrevieron a retirar por completo el monumento inaugurado en 1964.

Narcís Serra, que siempre actuaba a nado y con la ropa puesta, se limitó a eliminar los signos inequívocos de la Falange: el yugo y las flechas y la efigie de bronce de José Antonio Primo de Rivera.

Quedó así como una especie de monumento a todos los mártires de la guerra, aunque esta interpretación fue poco o nada convincente dado el simbolismo inequívoco que el monumento había representado a lo largo de los años.

El segundo gran problema del monumento es que se había previsto quitar el nombre de la avenida a la Infanta Carlota y posteriormente convertirla en Josep Tarradellas. Finalmente, en febrero de 2009 se iniciaron las obras del derribo definitivo del monumento a José Antonio.

Lea también

■ ¿CÓMO PUEDO PARTICIPAR EN LA COMUNIDAD VANGUARDIA?

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Incendio consume local comercial en San Victorino – .
NEXT Tres familias evacuadas por desplazamiento masivo en Itagüí – .