Pedro Brieger y su “confesión anticipada” en una revista de los años 90 – .

Pedro Brieger y su “confesión anticipada” en una revista de los años 90 – .
Pedro Brieger y su “confesión anticipada” en una revista de los años 90 – .

“¿Cómo nos ven a las mujeres?” Ésta fue la pregunta que se ofrecieron a responder. Norma Morandini y Maria Eugenia Estenssoro A varios intelectuales de los años 90 para la revista. Mujeres y Compañía. El gran descubrimiento: un giro del destinoFue el martes, horas después de que el grupo de Periodistas Argentinos denunciara desde el Senado Pedro Brieger durante 19 episodios de Acoso sexual contra colegas y estudiantes, Morandini descubrió en su archivo que una de esas columnas estaba firmada por Brieger.Una confesión temprana”Morandini comentó en diálogo con LA NACIÓN.

“Mi visión de las mujeres está llena de contradicciones. En realidad, estoy convencida de que las visiones son producto del entorno, de la gente que nos rodea y –en Argentina– del bombardeo constante de los medios de comunicación, que presentan a las mujeres como prostitutas al alcance de la mano”, escribió Brieger al comienzo de su artículo, titulado Bicho raroSus palabras revelan, 30 años después de ser publicadas, conciencia de su conducta y lucidez para analizar Los entornos que hicieron posible su obra y su prestigio no se vieron afectados por procedimientos graves, repetidos y sostenidos que duraron décadas.

En una de las secciones, “Cómo nos ven”, invitamos a un hombre a escribir una columna sobre su visión de las mujeres. Nuestra sorpresa fue descubrir hoy que Pedro Brieger escribió una de esas columnas. Una confesión temprana”, reveló Morandini – Créditos: @Redes

“Cuando tenía 18 años me mudé a otro país. En Israel crecí en un ambiente donde el feminismo era un tema de discusión obligatorio tanto para hombres como para mujeres. Para una adolescente que acababa de llegar de Argentina y solía manosear a la gente en los autobuses, esto fue una verdadera revolución. Entre mis recuerdos más vívidos siempre estarán las noches de insomnio que pasé discutiendo sobre el amor y las palabras que era necesario cambiar en el lenguaje para erradicar la terminología sexista. En las reuniones sociales o políticas a las que asistí, casi nadie se atrevía a contar chistes sexistas y degradantes sobre las mujeres, así como nadie hacía chistes sobre los homosexuales o los árabes. ¿Censura o autorepresión? Tal vez. Pero, ante todo, era un intento de establecer nuevos vínculos entre hombres y mujeres”, escribió Brieger en su columna, que continúa así: Y si había un caso de violencia física, el acusado era marginado socialmente, porque la condena de los amigos tenía mucha más fuerza que cualquier proceso legal. Aunque no viví en un gueto, crecí rodeada de feministas y, para ser sincera, nunca conocí a ninguna que odiara a los hombres o pensara que la lucha de las mujeres era una cuestión de antinomia de sexos. Tampoco todas eran divorciadas, frustradas o lesbianas como dicen aquí. Eran, eso sí, muy celosas de su condición femenina. Cuando en la ciudad donde yo vivía se abrió el primer refugio para mujeres maltratadas, aceptaron gustosamente que un hombre les echara una mano pintando paredes o arreglando las cerraduras de las puertas, porque mi actitud no era paternalista.

“Entre otras cosas, comprendí que la atracción física no depende de unas buenas medias ni que éstas sean una llave mágica que abre todas las puertas”, escribió también Brieger. “Con estas mujeres aprendí patrones de seducción diferentes a los que yo conocía. Aprendí, casi de manera obsesiva, a interpretar los gustos de las mujeres, a respetar un ‘no’ sin que se convierta en un ‘tal vez’ que finalmente dé paso a un ‘sí’. Aprendí que el deseo y el placer deben compartirse hasta en los más mínimos detalles”.

“Mi regreso a Argentina en 1985 fue traumático. La primera choque “Vi mujeres vestidas con diminutas minifaldas y pantalones extremadamente ajustados. Imágenes que me recordaron las famosas calles de prostitutas de París o Ámsterdam. Por no hablar de su forma de caminar o sus actitudes histéricas. De repente, me encontré de nuevo en una sociedad donde las mujeres –casi sin ningún pudor– depositaban su alma en el cuerpo. Desde entonces, apenas he conocido mujeres satisfechas con sus cuerpos, que hubieran aprendido a valorarlos o –al menos– a explorarlos con sus manos. Era extraño encontrar un culto desproporcionado a lo físico pero una disociación esquizofrénica entre ellas y sus propios cuerpos. Y descubrí algo que no conocía y me impactó: el bisturí y los retoques interminables en narices, pechos o nalgas. Me cuesta creer que todavía se celebren mesas redondas, actos políticos o simples presentaciones de libros sin que participe –al menos– una mujer.”

La columna de la periodista para la sección ¿Cómo nos ven? finalizaba así: “Mi intelecto desgarrado lucha contra ese instinto animal que desarrollan los hombres en Buenos Aires, donde la mujer se convierte sólo en un objeto sexual. Me niego a dejarme vencer por los conductores de televisión que dicen ‘es linda, pero también inteligente’. No estoy dispuesto a adaptarme al entorno que me rodea. Prefiero que algunas personas sigan pensando que soy un bicho raro.

Columna de Brieger en la revista Mujeres & Compañía, publicada en la década de los 90 y con una tirada de 15.000 ejemplares. “Está dirigida a la mujer urbana, emprendedora en el ámbito económico, social y solidario, que además es curiosa, se forma y desarrolla habilidades de liderazgo”, destaca la publicación.

A propósito de la columna de Brieger, Morandini reflexionó sobre los cambios de paradigma que se han producido en las últimas décadas. “Nuestra perspectiva también ha cambiado. En su momento la publicamos y no nos llamó la atención”, dijo. Algunos de los pensadores que también escribieron en esa revista bajo el mismo lema fueron Thomas Eloy Martinez, Ernesto Sabato, Miguel Angel Sola, Mempo Giardinelli and Sergio Sinay.

“La columna de Brieger revela su concepción de la mujer. Pero también hay que considerar que en los años 90 las mujeres decían explícitamente que no eran feministas. Son cambios que se vivieron en la sociedad y que vistos hoy, son impresionantes. Sin ir más lejos, hace poco intenté volver a ver Doña Flor y sus dos maridos Y no pude soportarlo. No pude terminarlo. Me impresionó ver cómo mi propia reacción cambió de una época a otra.Hay cosas que antes estaban naturalizadas. Hoy el panorama ha cambiado. En aquel momento lo que escribió Brieger no llamó nuestra atención, pero hoy parece una confesión anticipada. “Hoy leemos el artículo y es machista. Entre líneas, lo que leemos en sus ojos es: ‘Te vistes ajustada, ¿cómo es que no quieres ser mi objeto sexual?’”, analizó Morandini.

Norma Morandini fundó, en los años 90, junto a María Eugenia Estenssoro, la revista Mujeres & Compañía que, en sus palabras, “pretendía preservar la estética de las revistas femeninas con las temáticas y contenidos de lo que entonces era una novedad” – Créditos: @silvana colombo

“Hoy en día las cuestiones de género se abordan desde una perspectiva más políticamente correcta. Hay cosas que ya no se dicen, pero eso no significa que ya no se piensen en ellas”, afirmó Morandini. “Personalmente, creo que a pesar de que las mujeres ocupamos más espacios que antes, hay debates que han quedado postergados, sobre todo aquellos que tienen que ver con las desigualdades que existen entre hombres y mujeres y que están en la agenda en todo el mundo”. Además, la periodista y política argentina ahondó en lo que considera uno de los problemas de género más actuales: “Noto que si bien las mujeres nunca hemos tenido tanta libertad de movimiento como en estos tiempos, nunca hemos estado tan esclavizadas físicamente como ahora. Hay una exaltación de los estándares estéticos como nunca antes”.

En las últimas horas, Nodal, el portal de noticias de América Latina y el Caribe que dirige Brieger, confirmó el despido del periodista a través de sus redes sociales.Hemos decidido liberar a Pedro Brieger, directora de la agencia, tras denuncias de acoso sexual”, señalaron, e informaron que Paula Giménez tomó posesión como directora el pasado 27 de junio. “El equipo de la Agencia sigue comprometido con trabajar por espacios igualitarios y libres de violencia”, añadieron.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Abren investigación sobre subsidios a importaciones de leche en polvo de Estados Unidos – .
NEXT Luis Barragán Studio House: World Heritage – .