Opinión – GUERRAS MEDIOAMBIENTALES – .

Opinión – GUERRAS MEDIOAMBIENTALES – .
Opinión – GUERRAS MEDIOAMBIENTALES – .

ESTA COLUMNA NO REFLEJA EL PENSAMIENTO GENERAL DE ESTE PORTAL DE NOTICIAS, SON CONCEPTOS PURAMENTE PERSONALES DEL ESCRITOR

Por: SAMUEL MORALES TURIZO

Colombia es el país más peligroso del mundo para ejercer como líder ambiental; el libro Guerra del interiordel escritor peruano José Zárate, está relacionado con lo que sucede en Colombia.

En su libro Guerras del Interior, Zárate se centra en los abusos de la tala, con la complicidad de los funcionarios peruanos, jugando el papel de historiador, porque si no lo hace o no lo publica, pasan desapercibidos; lo importante es que las poblaciones tienen memorias escritas.

Los conflictos sociales se convierten en guerras, guerras silenciosas, porque no tienen una cobertura profunda en los medios de comunicación, porque todo es superficial.

Zárate se refiere a los ambientalistas muertos y señala lo siguiente: “Cada semana, cuatro personas son asesinadas en el mundo por defender un bosque, el agua, la vida silvestre, los humedales y los páramos”.

He leído con atención esta obra y como consecuencia del párrafo anterior, Zárate, en su libro, narra el asesinato de un líder indígena: “a pesar de sus 53 años, y de ser delgado como una rama, era un agricultor tenaz y un hábil cazador con la escopeta; imitaba el canto del gorrión y el rugido del tigre, y jugaba bien al fútbol”.

Y Zárate continúa el relato: ““Edwin Chota fue asesinado en la selva de Alta Tamaya en el corazón de la Amazonía peruana; una bala de una escopeta calibre 16, especialmente diseñada para cazar venados y monos, le atravesó el pecho, otra le atravesó la cabeza; sus asesinos eran madereros y traficantes de madera”; Estos líderes son luego venerados y su entorno los evoca como símbolos de sus luchas ambientales.

Sin título de propiedad no valgo nada – dijo Ergilia Rengifo, una de las viudas de Chota; nosotros cuidamos el agua, los bosques y no los cuidamos sólo para nosotros, sino también para los que viven en la ciudad, no somos pobres, yo soy rica, tengo todo en mis tierras; los madereros que nos roban lo que tenemos son pobres.

Las futuras generaciones tendrán que vivir en un mundo nuevo sin buscar otro; sin deforestación, sin asesinatos de líderes sociales, ambientalistas e indígenas, para que esos nuevos bosques generen salud fortificante para sus nuevos habitantes sin ningún tipo de polución ni contaminación.

.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV I+D Diseño y BMR Producción Editorial presentan Archi Gráfica #02 – .
NEXT Se concede plazo para investigar y presentar informe final sobre siete denuncias constitucionales – .