La cadena porcina argentina enfrenta “una oportunidad” por conflicto comercial

En consonancia con su predominio en el comercio internacional, Cada paso y decisión que toma China inevitablemente tiene efectos que se replican en otros países.y muchas veces en regiones de otras partes del mundo.

Conocen perfectamente esta dinámica en el agro argentino, cuyos vínculos con el Gigante Asiático ya tienen una larga historia.

Recientemente, tras la aplicación de aranceles adicionales a la entrada de coches eléctricos chinos en la Unión Europea, la administración de Xi Xinping decidió iniciar formalmente sus propias investigaciones sobre supuestas maniobras de “dumping” por parte del mercado europeo en términos de producción porcina.

“Que los cerdos no sean los chivos expiatorios”: duro reclamo contra la apertura de las importaciones

“China es un jugador fuerte, quizás el más fuerte, y cuando quiere venganza la lleva hasta las últimas consecuencias. Por eso el supuesto dumping de carne de cerdo procedente de Europa es una venganza por el conflicto de los vehículos. China puede darse el lujo de descartar ese mercado y buscar otros”, analizó el consultor argentino Juan Luis Uccelli, especialista en el mercado porcino.

Con el problema gestándose, la “Interprofesional del Cerdo de Pelo Blanco” (Interporc) en España, país de gran importancia en la producción porcina, busca lograr una pronta solución al conflicto desatado en las últimas horas.

“Las guerras comerciales no son buenas para nadie” anunció el Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación de España, Luis Planas. La preocupación allí no es infundada: actualmente España sería la principal perdedora si se mantiene la medida desde China.

Planas busca resolver rápidamente el conflicto y evitar consecuencias.

La nación ibérica aporta el 21% del total de productos porcinos importados por China, por delante de Estados Unidos (15,9%), Brasil (15,8%), Países Bajos (9,0%), Canadá (9,0%) y Dinamarca (8,80%).

En declaraciones al diario español El Independiente, Jaume Bernis, responsable de temas porcinos de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag), desestimó la veracidad de las acusaciones.

Si llevamos años siendo los primeros es porque lo hacemos muy bien, porque son muy exigentes y meticulosos en materia de salud”, analizó.

¿OPORTUNIDAD EN ARGENTINA?

Ante el conflicto comercial desatado entre ambos bloques comerciales, el panorama argentino es de expectación.

Para Uccelli, situaciones como la reciente apertura del mercado uruguayo a la carne de cerdo a raíz de las dramáticas inundaciones en el sur de Brasil son momentos que, más allá de ser terribles para quienes sufren los daños, paradójicamente generan una oportunidad comercial para otros. Y en la cadena porcina esperan que se pueda abrir aún más el mercado chino.

“Ante la desgracia de las inundaciones en Porto Alegre, abrimos el mercado uruguayo en un tiempo récord”, ejemplificó. Era un mercado que la cadena porcina buscó durante más de cinco años abrir, pero solo pudo lograrlo a raíz de fenómenos climáticos.

Las inundaciones en Brasil abrieron una oportunidad exportadora para la carne de cerdo argentina

“Y creo que Este conflicto entre China y la UE ocurre en un buen momento, porque incluso en la forma que tiene el Gobierno de relacionarse con China, entraña una cuestión de canje. Y vale recordar que pronto estará de visita el presidente Javier Milei”, analizó tras el viaje que realizará el Jefe de Estado a ese país, invitado por Xi Xinping.

El viaje presidencial tendrá notable tensión a raíz de las reiteradas declaraciones de Milei contra el régimen chino, especialmente durante la campaña electoral que lo catapultó a la Casa Rosada.

Ante este panorama, Uccelli analizó: “Creo que (NdR: Milei) tiene que pensar que debe hacer negocios, y cuando quieres hacer negocios ‘son todos amigos’. Y creo que la carne de cerdo tiene mucho potencial para entrar en China, por eso Veo una oportunidad muy interesante”.

¿Qué productos argentinos pueden tener posibilidades? Aunque el mercado chino está abierto a los cortes de carne, el flujo es escaso.

“Solo cortes o media res, pero sin cabezas ni patas de cerdo”, ejemplificó. Entonces se abre la ventana de posibilidades para menudencias, algo que en nuestro país no sólo no presenta ganancias para los productores e industrializadores, sino que puede representar un costo adicional.

“Están detenidos para exportarlos a China y es muy importante, porque aquí no se usan, tienen un valor cero o menor que cero: muchas veces hay que pagar para que te los quiten y en China usan todos”, comparó.

“Por eso tiene un precio competitivo que nos ayudaría a mejorar el precio local. Entonces veo oportunidades muy interesantes, más allá de que se pueda reabrir el mercado de la carne en todo su esplendor”, concluyó Uccelli.

 
For Latest Updates Follow us on Google News