Últimas palabras y veredicto en el juicio por abuso sexual

Últimas palabras y veredicto en el juicio por abuso sexual
Últimas palabras y veredicto en el juicio por abuso sexual

Han pasado cuatro años y medio desde que la denuncia irrumpió en la política nacional. Con un desgarrador mensaje, una mujer hizo una acusación gravísima: había sido víctima -dijo- de múltiples abusos sexuales en Tucumán y Buenos Aires, entre diciembre de 2017 y diciembre de 2018.

El acusado era el tres veces gobernador de Tucumán José Alperovich, quien en ese momento era senador y nunca renunció a su cargo ni su espacio político así lo exigió. Cumplió sus cuatro años de mandato popular para hacer uso de su fuero e intentó por todos los medios que el caso se tramitara en Tucumán, cuna de su poder.

Según la denuncia realizada por la joven, cuya identidad se preserva para protegerla, los abusos ocurrieron en la provincia y en la Ciudad de Buenos Aires, cuando viajaban para cumplir con sus funciones en el Congreso de la Nación.

Así, con la intervención de la Fiscalía Especializada en Violencia contra las Mujeres, a cargo de Mariela Labozzetta, y el fiscal Santiago Vismara, el caso logró salir de la provincia y se desarrolló en el sistema de Justicia nacional.

“No abusé de ella. Soy un hombre de 70 años”, se disculpó Alperovich. Foto: Luciano Thieberger.

El juicio comenzó el 5 de febrero y reunió a decenas de testigos en audiencias semanales. Alperovich (69) declararon, durante más de ocho horas, también su hija Sara y todo el equipo de campaña que estaba en la “mesita” en la que participaban el denunciante y el imputado.

No abusé de ella, eso es mentira. soy un hombre de 70 años“, dijo sobre la denuncia de la mujer, quien es hija de su prima hermana. “Son títulos que se dan, dicen que es mi sobrina pero ella nunca me llamó tío y yo nunca la llamé sobrina”, agregó.

Fueron tres solicitudes del fiscal litigante, Sandro Abraldes, y de los abogados querellantes, Pablo Rovatti y Carolina Cymerman, del Programa de Asistencia Jurídica y Patrocinio a Víctimas de Delitos de la Defensoría General de la Nación (DGN), para que tres testigos fueron acusados ​​de falso testimonio.

La medalla con texto en hebreo que Alperovich sostuvo durante su declaración. Foto Luciano Thieberger

Fue durante la etapa testimonial de la defensa, encabezada por Augusto Garrido, del despacho jurídico de Mariano Cúneo Libarona -quien dio representación cuando asumió como ministro de Justicia de la Nación en diciembre de 2023- y este martes también deberá definirse su situación. .

Se trata de Manuel Frías, camarero de Alperovich durante la campaña electoral 2017-2019, periodo en el que una joven de entonces 27 años denunció que se produjeron abusos sexuales.

Lo mismo pasó con Víctor Hugo Decataldo, un empresario del transporte que terminó en una relación con Sara, hija de Alperovich, y con David Cayatta, ex custodio y conductor de Alperovich.

El veredicto

El fiscal Abraldes solicitó una pena de 16 años y 6 meses de prisión para Alperovich, al considerarlo penalmente responsable de los delitos de abuso sexual -tres de ellos en tentativa y seis hechos de violencia sexual agravada-.

La denuncia pedía 22 años de prisión para Alperovich y que, Si es declarado culpable, será detenido del Tribunal Oral N° 29, con sede en calle Paraguay al 1500, sin esperar a que la sentencia adquiera firmeza.

Abraldes coincidió con ese pedido y fue por más: pidió prisión preventiva y custodia policial para evitar el riesgo de fuga, al considerar que Alperovich tiene el dinero, el poder y los recursos para escapar y evadir la condena. Ramos Padilla accedió a la custodia policial, que lo tiene desde hace ocho días.

La mayor parte del público les siguió desde casa por videollamada. Foto Luciano Thieberger.

El exgobernador siguió el juicio por videollamada. Sólo compareció al inicio -el 5 de febrero- y a las últimas audiencias.

Se conectó desde casa, donde fumaba, hablaba con la gente detrás de la cámara, bebía café y evitaba hacer gestos.

Su defensa fue contundente: durante el alegato final, en el que pidió la absolución, dedicó gran parte de las nueve horas a “vilipendiar a la víctima”, en palabras de los demandantes.

Alperovich está acusado de nueve delitos contra la integridad sexual en perjuicio de su sobrina y excolaboradora. Foto: Luciano Thieberger.

Garrido planteó la idea de Una parcela contra su cliente, venganza porque el denunciante no había tenido un lugar en la lista de candidatos, extorsiones millonarias y hasta la idea de que mantuvieron relaciones consensuales, algo que Alperovich negó rotundamente.

Ninguna de estas especulaciones quedó clara ni probada durante el juicio y, aunque Alperovich no tiene obligación de hacerlo, basó su defensa en eso.

Este martes, a las 13 horas, tendrá una nueva oportunidad de hablar con el juez e insistir en su versión de los hechos. Podría hacer uso de sus últimas palabras, volver a declarar, responder a alguna acusación y entonces, aunque los llamamientos parezcan cantados, Alperovich conocerá su suerte.

 
For Latest Updates Follow us on Google News