Continúan las denuncias en el megacaso “Sede III” por desaparición de personas

Esta semana, el Ministerio Público inició su argumentación ante el Tribunal Oral Penal Federal de Tucumán en el debate del llamado megacausa “Sede III”que aborda la participación y responsabilidad penal de 25 ex militares y ex policías de la provincia, quienes acudieron a esta instancia acusados ​​de delitos cometidos en perjuicio de 232 víctimas, de las cuales 84 permanecen desaparecidas desde la época del terrorismo de Estado.

El juicio aborda la tercera parte del universo procesal del megacaso”Jefatura de Policía de Tucumán“, donde se investigan crímenes de lesa humanidad cuyo epicentro fueron los centros clandestinos de detención que funcionaron en la sede de la Comisaría de Tucumán y en las instalaciones de la ex fábrica Nueva Baviera.que había cerrado sus puertas a la producción azucarera en 1966. En este juicio, el Ministerio Público está representado por el fiscal Pablo Camuña y la fiscal adjunta Valentina García Salemi, además de un equipo integrado por personal de la Unidad de Derechos Humanos de Tucumán.

Jefatura de Policía y Molino Nueva Baviera de la época – Tucumán

La lista de acusados ​​incluye a ex militares Camilo Angel Colotti, Ramón Ernesto Cooke, Mario Miguel Dursi, Luis Rolando Ocaranza, José Roberto Abba, Luis Alberto Ocaranza y Augusto Leonardo Neme. Los otros imputados, pertenecientes a la Policía de Tucumán, son Ricardo Sánchez, Rolando Reyes Quintana, Miguel Ángel Chaile, Hugo Figueroa, Guillermo Ugarte, María Luisa Acosta de Barraza, Antonio Vercellone, Ramón Jodar, Alberto Rivero, Emilio Abec, Segundo Acosta, Miguel Angel Nieva, Miguel Angel Venturino, Juan Luis Villacorta, Pablo Zárate, Olga Aguilar de Porcelo, Mario Senco, José Antonio Váquez, Juan Carlos Soria y Luis Ocaranza. Mientras tanto, manuel vila Murió el mismo día que comenzó la discusión final.

El primer día de la discusión., Camuña hizo un detalle detallado de las pruebas producidas a lo largo del juicio que permitieron demostrar el lugar que ocuparon tanto la Jefatura como el Molino Nueva Baviera en el esquema represivo de la provincia durante la última dictadura. El fiscal también aludió a la existencia de un pacto de silencio entre los imputados para no proporcionar información sobre el paradero de las víctimas desaparecidas, señalando el daño de esta omisión. lo que no sólo afecta a los familiares de las víctimas sino también al esclarecimiento de los hechos por los que fueron procesados.

Camuña destacó que, si bien gran parte de la evidencia documental fue destruida, a lo largo del debate se produjo una vasta cantidad de pruebas. “que hayan podido acreditar la materialidad de los hechos”. En ese sentido, destacó los 213 testigos que declararon ante el tribunal, los cuales se sumaron a 65 testimonios recibidos en otros juicios y casi un centenar de testimonios más incorporados mediante lectura; A esto se sumaron 107 habeas corpus originales de la época de los hechos, así como casi doscientos expedientes de la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (CONADEP) y de la Comisión Bicameral Investigadora de la Legislatura de Tucumán, junto con denuncias presentadas en tribunales internacionales. organizaciones de derechos humanos.

Asimismo, la identificación pericial por parte del Equipo Argentino de Antropología Forense de 17 cuerpos o fragmentos óseos de las víctimas recuperados de la fosa común conocida como “Pozo Vargas” y uno en el cementerio del pueblo de Choromoro.

Pozo Vargas

Otro elemento considerado por la Fiscalía fue la documentación extraída de la Sede, recuperada por el testigo Juan Carlos Clemente entre 1977 y 1978 y conservada hasta 2008, cuando la presentó ante el mismo Tribunal Oral en lo Penal Federal de Tucumán en el marco de su declaración en el juicio conocido como “Sede I”. Entre los expedientes aportados por el testigo, clasificados como “Único en el país y de enorme relevancia histórica.Según la fiscalía, existe un documento de inteligencia titulado “Índice de declaraciones de DS (delincuentes subversivos)” en el que figuran 293 personas que pasaron por la “Sede” del CCD.

Lista con datos de las víctimas

Junto a los datos personales de cada uno aparece una triple anotación según el destino que la llamada comunidad de información de inteligencia decidió darle a cada víctima: “PEN” (el “legalización”de su detención reconocida por el Poder Ejecutivo Nacional), “libertad” (cuando fueron liberados sin ningún trámite) y finalmente la sigla “DF” Qué significa “Disposición final“, por lo que se decidió su ejecución extrajudicial y posterior ocultamiento de sus cuerpos.

Camuña también destacó que el 65% de las víctimas fueron jóvenes de entre 20 y 39 años., muchos de ellos con niños al momento de sus secuestros, y que el 80% fueron secuestrados en sus domicilios familiares, casi todos ubicados en el casco urbano tanto de la capital provincial como del Gran San Miguel de Tucumán. El representante del Ministerio Público también destacó que la mayoría de las víctimas pertenecían a tres grupos principales: trabajadores de la industria azucarera, funcionarios de la administración pública del gobierno depuesto y estudiantes universitarios. En los casos en que hubieran demostrado militancia, correspondió organizaciones sindicales, estudiantiles o barriales, así como en distintas ramas del peronismo y el radicalismo.

Camuña requirió a los jueces del TOF que todos los hechos del caso sean considerados como crímenes de lesa humanidad, cuestión que fue reforzada con la intervención del fiscal adjunto García Salemi en la segunda jornada, antes de la revisión detallada de cada uno de los casos que llevaron a cabo. constituyen el objeto del proceso.

La prueba

Los hechos que se juzgan en este juicio – allanamientos de morada, privación ilegítima de la libertad bajo coacción, tortura agravada, abuso sexual y homicidio agravado – fueron cometidos principalmente en los alrededores del Centro Clandestino de Detención (CCD)”Jefatura de Policía de Tucumán” y del accionar del grupo denominado Servicio de Información Confidencial (SIC) que lo operaba. Este lugar y esta parte del aparato criminal fueron objeto de debates orales en dos ocasiones anteriores en cientos de otros casos, por los que se dictaron sentencias importantes a un gran número de acusados ​​en 2008 y 2014.

El juicio también abarca hechos perpetrados por este grupo especializado en represión ilegal en la CCD.Nueva Baviera” o Puesto de Mando Táctico, ubicado en Famaillá, al sur de la provincia, y coordinado por el Ejército. El objeto procesal también incluye hechos en los que se reporta una actuación coordinada con la actuación de al menos 32 comisarías distribuidas por toda la provincia.

El alegato de la fiscalía finalizará en otros tres días: el 19 de junio, 5 de julio y 6 de agosto de 2024.

Nación MPF

Más sobre: Tucumán.

 
For Latest Updates Follow us on Google News