La clave del progreso – El Heraldo

La clave del progreso – El Heraldo
La clave del progreso – El Heraldo

El sector primario representa el 39,8%, y sus principales actividades son: 1) agricultura (arroz, trigo, maíz, girasol, soja, cítricos, arándanos, etc.), 2) ganadería: es el principal productor de carne de ave en el país e importante productor de leche y cerdos, y 3) forestal: la provincia cuenta con extensas áreas forestales, principalmente de eucaliptos y pinos, que se utilizan para la producción de madera y celulosa.

En el Sector Industrial representa el 30,2%, y sus principales actividades son: 1) alimentos y bebidas, 2) madera y muebles, 3) metalmecánica, 4) textiles y 5) química.
Asimismo, cuenta con otros sectores dinámicos de la economía que completan el 30% restante, como el turismo (gracias a sus atractivos naturales e históricos) y los servicios (como el comercio, la educación y la salud).

Por otro lado, nuestra provincia se encuentra en una posición geográfica estratégica, en el centro del Mercosur, lo que permite un fácil acceso a los mercados de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, lo que representa una gran ventaja para el comercio y la inversión.

Asimismo, está bañada por dos grandes ríos (El Paraná y Uruguay) que dan acceso a importantes vías de navegación fluvial (Hidrovía) y una enorme capacidad de generación de energía (Salto Grande).

También es una de las provincias con mayor cantidad de agua dulce del país (lo que representa un recurso vital para el desarrollo de la ganadería, la agricultura, la industria y el turismo), y cuenta con importantes bosques nativos que albergan una gran biodiversidad de flora y fauna. (Palmar Yatai, bosques de galería, etc.).

Es una provincia que posee un clima templado y abundantes precipitaciones, lo que permite el desarrollo de una amplia variedad de actividades agrícolas, ganaderas, industriales y turísticas.

En resumen, sin duda la provincia de Entre Ríos tiene una serie de ventajas importantes, que la convierten en una provincia con gran potencial de desarrollo económico y social.

Sin embargo, el tamaño de su economía (PBG) se ubica en el puesto 14 a nivel nacional en 2023 (INDEC), y si comparamos a Entre Ríos con las demás provincias que conforman la región central (Santa Fé y Córdoba), vemos que tiene menores niveles de ingresos (si lo medimos tanto en términos de PIB per cápita como en Índice de Desarrollo Humano), lo que significa que la provincia genera menos ingresos por cada habitante de la Región.

En 2023, el volumen total de las exportaciones de la provincia fue de 1.115 millones de dólares, lo que significó una disminución del 42 % respecto al año anterior.
Por su parte, la pobreza se ubicó en 44,4%, por encima de la región y la nación (38,6% y 39,2%, respectivamente), mientras que en términos de la línea de indigencia mantienen indicadores similares en alrededor del 8%.

En la última década, la participación de Entre Ríos en el PIB nacional ha tenido un crecimiento promedio anual del 2,7% (lugar 11), este crecimiento ha sido inferior al promedio nacional, que rondaba el 3,5% anual. durante el mismo período.
Sin embargo, a pesar de su gran potencial, en los últimos años ha tenido un desempeño económico por debajo de sus posibilidades, por lo que aún no ha alcanzado su máximo potencial.

El actual gobernador, Rogelio Frigerio, ha resaltado en varias ocasiones el potencial económico de Entre Ríos, afirmando que “la provincia no ha logrado explotar todo su potencial y que Santa Fe y Córdoba han sabido desarrollar sus economías de una manera más diversificada y hemos logrado un mayor crecimiento en los últimos años”. Asimismo, destacó que “para que Entre Ríos alcance su máximo potencial es necesario un cambio, se necesita un gobierno que sea eficiente, transparente y que genere confianza en el sector privado”.

Muchos sectores coincidieron con su diagnóstico y pidieron un cambio de rumbo en la gestión provincial.
Sin duda coincidimos con las palabras del Gobernador sobre el potencial de nuestra provincia, y la necesidad de un cambio rotundo en el modelo económico y productivo.

No es una tarea fácil, pero tampoco creemos que sea imposible. Hoy estamos viendo cosas impensables, este año la superficie sembrada de arroz es la más baja de los últimos 25 años (16.000 hectáreas), nuestra producción de cítricos con muy poca salida a los mercados internacionales (mientras en Paysandú se instala una industria con capital argentino que producen aceite esencial de limón, jugo y cáscara deshidratada, empleando a más de 140 trabajadores permanentes, y más de 1.000 trabajadores agrícolas temporales), plantas de papel que operan al otro lado del río (de donde recibimos la contaminación, pero sin participación en las ganancias, creación de empleo, etc.), y a pesar de contar con una importante superficie forestal, Entre Ríos aún no ha logrado desarrollar una industria maderera competitiva a nivel internacional, etc.

Para que Entre Ríos alcance su máximo potencial es necesario un cambio radical en la forma de pensar y hacer las cosas. Se necesita un modelo de desarrollo más dinámico, diversificado y sostenible que aproveche las fortalezas de la provincia.

Pero, este cambio rotundo sólo será posible si el gobierno cuenta con un plan de transformación integral, que proponga una economía más dinámica y con mayor valor agregado, que permita aprovechar el potencial de nuestra provincia.

Para que el nuevo paradigma de desarrollo tenga éxito es necesario crear un ecosistema que lo impulse, y esto requiere del compromiso y colaboración de todos los sectores de la sociedad: gobierno, empresas, academia, organizaciones civiles y ciudadanía.

Un plan integral de transformación debe incluir medidas, entre otras, como: Promover la producción de alto valor agregado. Impulsar el desarrollo de las PYMES y el emprendimiento. Mejorar la infraestructura de rutas y puertos. Invertir en energías renovables. Promover prácticas agrícolas y ganaderas sostenibles. Invertir en investigación y desarrollo. Implementar un programa de incentivos fiscales. Brindar soporte a startups. Promocionar a Entre Ríos como destino turístico. Mejorar la gestión pública. Invertir en infraestructura energética, ampliar la cobertura de Internet y telecomunicaciones. Garantizar una educación de calidad. Proporcionar formación laboral. Fortalecer el estado de derecho. Promover la participación ciudadana.

En definitiva, Entre Ríos cuenta con recursos naturales invaluables, una ubicación estratégica imponderable y un pueblo trabajador, que, con un verdadero cambio de paradigma en el modelo de desarrollo y un plan de transformación integral, puede convertirse en una provincia próspera, sustentable e inclusiva. . Un lugar donde la calidad de vida es excelente, las oportunidades abundan y el potencial de cada persona puede florecer.

 
For Latest Updates Follow us on Google News