lo que viene después de la Ley de Bases – .

lo que viene después de la Ley de Bases – .
lo que viene después de la Ley de Bases – .

Escuchar

La aprobación de la ley de Bases en el Senado trajo alivio a los mercados y reavivó una ola de optimismo en el mundo inversor, que había comenzado a cuestionar la capacidad del Gobierno para moverse en el terreno político. La ley no disipa del todo el interrogante que ha cargado desde un principio al gobierno de Milei, que llegó al poder casi sin equipos y con un grupo armado entre un grupo de “líberos”, pero sí le da al Gobierno el crédito de ser moviendo el camino del aprendizaje.

Entre los empresarios, la votación del Senado desencadenó llamados y movimientos. Quienes apuestan por el éxito del Gobierno se apresuran a sacar adelante inversiones que, creen, en unos meses podrían acabar siendo mucho más caras. Todavía son tiempos de “comprar barato” y hay muchas oportunidades. Porque también todavía hay muchos nombres internacionales que no están dispuestos a seguir pagando por ver una Argentina diferente.

El Grupo Petersen, dueño de los bancos de Santa Cruz, San Juan, Entre Ríos y Santa Fe, es uno de los que está viendo la oportunidad de crecer en el sistema financiero, e incluso convertirse en un actor importante. Las compras de HSBC por parte del Banco Galicia, y de Itaú por parte de Macro, sugieren que se avecina un fuerte proceso de consolidación en el sistema financiero argentino. La competencia de Mercado Pago, a su vez, obliga a los grandes bancos locales a apostar fuerte. Aunque aún está lejos de concretarse, el grupo de la familia Eskenazi aspira a hacerse con la filial argentina del banco BBVA. Desde hace cuatro meses hay conversaciones (con viajes incluidos) entre los máximos responsables del grupo nacional, un exaccionista de YPF, y los accionistas del banco español. No es una operación fácil: por un lado, el vendedor está ocupado en España con su propia operación de adquisición del banco catalán Sabadell; En cambio, para el comprador supone un salto más que ambicioso, dado que pasaría de gestionar activos por 3,7 billones de dólares (según los últimos datos del Banco Central) a incorporar -sólo con BBVA- activos por otros 8 dólares adicionales. billones. En cualquier caso, no sería la primera vez que el grupo de la familia Eskenazi da un golpe alto. Queda por ver si el vendedor asume el riesgo.

Pero no es el único grupo nacional con vocación de crecer. También son de esperar movimientos en la industria del consumo masivo. La recesión económica y el cansancio experimentado por algunos grandes actores internacionales después de años de lidiar con controles de precios, obstáculos a las importaciones y condiciones macroeconómicas inciertas, dieron lugar a muchas conversaciones. Algunos están avanzados.

Entre las empresas de consumo, además, la luz al final del túnel por ahora sólo es objeto de momentos de alucinación. Aunque la caída de la demanda en mayo fue menor que la de abril, no hay señales claras de un repunte. Algunos creen que junio podría dar señales más firmes de hacia dónde se dirige el mercado, dado que muchos supermercados y grandes cadenas que se habían contenido a principios de año, temerosos de una desaceleración de la inflación, recién ahora están comenzando a realizar nuevos pedidos en el mercado. mesa. compras. Otros todavía ni siquiera se arriesgan a hacerse ilusiones.

La industria petrolera es, quizás, una de las que más celebra en este momento la Ley de Bases. YPF decidió acelerar el proyecto con los malasios de Petronas para la planta de licuefacción de gas (necesaria para poder incrementar la exportación de la producción de Vaca Muerta). Mientras tanto, otros como Wintershall y PAE empiezan a analizar sus propios proyectos.

En el mundo minero, mientras tanto, hay empresas desconcertadas por el aumento de regalías que se decidió incorporar a la norma a última hora a pedido del gobernador sanatacruceño Claudio Vidal, el más duro de los negociadores. El sector, uno de los más interesados ​​en la liberación de la Ley de Bases y el que más inversiones pendientes de ejecutar, había apostado un pleno a las virtudes negociadoras del senador Martín Lousteau, en cuya opinión minoritaria habían logrado colar su posición. . Los mineros confiaban en que con el apoyo del bloque Unión por la Patria el fallo del senador radical terminaría prevaleciendo. La curva de aprendizaje político no es exclusiva de los libertarios.

Para el gobernador Vidal –responsable de los dos nuevos senadores rebeldes, José Carambia y Natalia Gadano, que en el último momento amenazaron con boicotear la votación–, el aumento de las regalías mineras del 3 al 5% salva en gran medida las finanzas provinciales.. La provincia no lo tiene fácil. Recientemente se suspendió la construcción de las represas Kirchner y Cepernic, que dependían de capital chino (está por ver si la posible visita del presidente Milei a China termina desbloqueando las obras), y tuvieron que aceptar la decisión de YPF de suspender actividad petrolera en áreas convencionales, que no eran rentables, y también vio cómo se redujo el flujo de fondos de la Nación hacia los Yacimientos Carboníferos de Río Turbio (hoy con un plan de ajuste y retiros voluntarios, como muchas de las empresas). público). Para colmo, la brecha cambiaria, que en los últimos días había escalado a más del 45%, volvió a favorecer la migración de turistas hacia Chile. Un combo que inevitablemente fortaleció su posición dura.. Y el Gobierno no tiene intención de cambiar el capítulo minero en Diputados, como sí prevé hacerlo con otras modificaciones impuestas por el Senado, como la eliminación de algunas privatizaciones o las reformas del impuesto a la renta y a los bienes personales. De hecho, para Federico Sturzenegger, asesor de Milei e ideólogo de la ley, aumentar las regalías es una buena decisión. Su argumento, como explica entre los suyos, es que una regalía mayor sirve como disuasivo para los movimientos antimineros, ya que significa que la provincia tiene más fondos para volcar a las comunidades.. Al mismo tiempo, en otras provincias terminaría por transparentar gastos que hoy los gobiernos provinciales exigen a las empresas privadas, como, por ejemplo, en infraestructura o escuelas. “En algunas provincias, la regalía es tan baja que no tienen fondos para llegar a las comunidades y seducirlas. Esto es lo que pasa en Chubut, donde gana el lobby antiminero, mientras que con el petróleo en la misma provincia no hay problema”, explica una fuente cercana al asesor presidencial.

Córdoba también obtuvo su beneficio de la Ley de Bases, al lograr que el Gobierno sacara a Fadea (Fábrica Argentina de Aviones) del listado de empresas a privatizar desde un principio. El gobernador Martín Llaryora tiene una idea ambiciosa para Fadea, empresa con sede en Córdoba hoy todavía a cargo del Estado nacional, que le permitiría incrementar la generación de empleos en la provincia. Llaryora aspira a que la provincia se convierta en un hub de inversiones militares, con Fadea como empresa de servicios a la industria aeronáutica regional, además de un posible desarrollador de drones.. Ya ha comenzado a compartir su idea con varios actores del sector privado.

La realidad, sin embargo, es que todas las provincias están revisando sus cifras. La alguna vez opulenta Ciudad de Buenos Aires, como la describió una vez Cristina Kirchner, está viendo cómo sus ingresos se reducen a un ritmo preocupante. No sólo por la caída en la recaudación producto de la menor actividad económica, sino que la decisión de Milei de eliminar las Letras del Banco Central (Leliq) amenaza con poner sus cuentas en números rojos. Según un informe de Facimex, si no hubiera sido por el impuesto a los Ingresos Brutos que CABA cobró a las Leliq, en 2023 el distrito de Jorge Macri habría incurrido en un déficit del 20% de los ingresos. El año pasado, CABA fue, según Facimex, la provincia con mayor crecimiento del gasto: 12% en términos reales. Es de esperarse que, si CABA no recibe los fondos que la Nación le debe por coparticipación, la tensión entre macrismo y milismo escale rápidamente.

No serán meses fáciles para la administración de Milei. Aunque ahora tiene logros palpables tanto en el campo económico como en el político, los desafíos persisten. Los problemas de gestión aún pueden empañar las victorias. El abogado y exprocurador del Tesoro, Bernardo Saravia Frías, lo explica claramente en su boletín de este jueves: “El proyecto de ley consta de otros dos ejes: uno apunta al aspecto fiscal, con los remedios temporales habituales: moratoria y blanqueo de capitales. El otro a la inversión. Ambos dependen de que las debilidades del gobierno se resuelvan mínimamente, lo que plantea un problema circular que podría empezar a resolverse: sin política y gestión no hay confianza, y sin ella no hay lavado de dinero ni inversión”, afirma.

En lo económico, las expectativas estarán puestas en las negociaciones con el Fondo Monetario para un nuevo acuerdo. La directiva de la organización no cree que haya novedades hasta septiembre. Mientras En el plano político, la nominación del juez Ariel Lijo a la Corte Suprema continúa generando polémica. Este jueves, el jefe de Gabinete, Guillermo Francos, apeló a su mejor oratoria para intentar abordar ante un auditorio repleto de abogados la cuestión de por qué el Gobierno insistió en el nombramiento del juez cuestionado. “Es una decisión para la que consideramos todas las implicaciones políticas e institucionales”, respondió Francos, quien participó en una cena organizada por el Colegio de Abogados de la ciudad. Lo que no dijo es que en este sentido hay una grieta -otra más- que separa al ejecutivo de la vicepresidenta, Victoria Villarruel, quien, según algunos, estaría trabajando para evitarla. Pero sí dejó entrever que el Gobierno pretende aumentar el número de miembros de la Corte, para poder cumplir con la cuota femenina. Evidentemente el Gobierno se siente atraído por las grandes batallas.

Conozca El Proyecto Confianza
 
For Latest Updates Follow us on Google News