Un padre debe mantener a su hijo discapacitado aunque cumplió 28 años

Un padre debe mantener a su hijo discapacitado aunque cumplió 28 años
Un padre debe mantener a su hijo discapacitado aunque cumplió 28 años

La Corte de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Junín emitió sentencia en un caso de alimentos a un hombre con discapacidad de 28 años (Cortesía: Diario Democracia)

En el marco de una juicio alimentarioLa Corte de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Junín resolvió que el padre de un joven de 28 años con discapacidad debe seguir proporcionando mantenimiento a pesar de su mayoría. Por esto, los camaristas analizaron que el hijo no estaba en condiciones de mantenerse tus propios recursos y que, por esa razón, se encontraba en una situación de especial “vulnerabilidad”. Afirmaron también que el deber de provisión mensual, a cargo del padre, no surgió de su responsabilidad parental pero del “principio de solidaridad familiar”, que apunta al “goce efectivo de los derechos fundamentales de todos los miembros de la familia”.

La causa en cuestión se inició en el Juzgado de Paz del partido de Rojas, provincia de Buenos Aires, por una solicitud de P.EJ de manera que la cese de la cuota alimentaria a su cargo, ambientado en el 25% de tu salarioa favor de sus dos hijos, DT y LSmientras que ambos ya habían alcanzado la mayoría de edad con 28 y 25 años respectivamente.

Juez Luciano Callegari dio lugar a esa pretensión, toda vez que el Código Civil y Comercial Nacional establece que los padres están obligados a otorgar comida a sus hijos hasta 25 añossi están estudiando y esa preparación les impide “proporcionarse los medios necesarios para mantenerse de forma independiente”.

En ese contexto intervino la madre del DT, constituida como “apoyo judicial” de su hijo en virtud de su “retraso mental moderado” registrado en su Certificado provincial de invalidez. La mujer decidió impugnar el fallo de primera instancia porque lo consideró “arbitrario e injusto”, ya que el joven no tenía “la posibilidad de mantenerse por sí mismo”. recursos para su subsistencia”. En sus agravios manifestó que el juez debió realizar un análisis de los hechos”con una perspectiva de discapacidad”.

El expediente fue así elevado a la Corte de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Junín, integrada por jueces Ricardo Castro Durán y Gastón Volta. El primero de ellos fue el encargado de analizar los antecedentes del caso y, antes de fundamentar su voto, anunció: “El recurso debe ser recibido favorablemente. Como señala el recurrente, las circunstancias particulares que rodearon la situación vulnerable donde se encuentra D., amerita la recepción del agravio”.

El joven presentó un certificado de discapacidad por retraso mental moderado, trastornos de personalidad y epilepsia.

En un fallo publicado esta semana por el blog Palabras de leyEl juez Durán explicó que el obligación de mantenimiento del padre hacia sus dos hijos surgió de una sentencia dictada en 2010, en la que se puso especial énfasis en brindar DT con “asistencia medica y consumo de medicamentos” junto con la colaboración de un maestro integrativo con el apoyo de un equipo pedagógico.

El magistrado también destacó que un juez de Familia en 2018 dictó la restricción de la capacidad jurídica del joven, dejándolo bajo un esquema de atención y apoyo encabezado por su madre en virtud de su diagnóstico de “retraso mental moderado, deterioro del comportamiento de grado no especificado. Trastornos de hábitos e impulsos. Trastornos de la personalidad y del comportamiento debidos a enfermedades, lesiones o disfunciones cerebrales. Epilepsia”.

Así, el juez Durán afirmó que, a juzgar por la condición y cuidado exclusivo de DT bajo su madre, el Convención sobre los derechos de las personas con discapacidadcuyo jerarquía constitucional adquirida a través de la Ley 27.044, y que impone a los magistrados “la obligación de resolver desde la perspectiva de la invalidez”.

“El párrafo 1 del artículo 28 de este Convenciónrelevante en este punto – dijo la camarera -, establece que ‘Los Estados Partes reconocen la derecho de las personas con discapacidad a un nivel de vida adecuado para ellos y sus familiasque incluye alimentación, vestido y vivienda adecuados, así como la mejora continua de sus condiciones de vida, y adoptará las medidas pertinentes para salvaguardar y promover el ejercicio de este derecho sin discriminación por motivos de discapacidad’”.

Además, precisó: “Desde esta perspectiva, si bien la obligación alimentaria cesa por ministerio de la ley cuando el niño cumple veintiún o veinticinco años, en caso de que esté capacitado; si se trata de una persona afectada en su calidad de persona que, como D., no puede proveer para su sustento, dicha obligación debe mantenerseno basado en los deberes que emanan de la responsabilidad parentalsino como consecuencia del cumplimiento de las obligaciones inherentes al principio de solidaridad familiar”.

Dicho principio, citó el juez, corresponde al “goce efectivo del derecho Derechos fundamentales de todos los miembros del familia”. “Por este motivo”, concluyó, “ante la aplicación obligatoria de la perspectiva de discapacidad y como medida razonable para salvaguardar el derecho a un nivel de vida adecuado de D., quien se encuentra en situación de situación particular de vulnerabilidad“Como avancé, procede dar cabida al recurso de apelación en trámite”.

Tras la adhesión del juez Volta, la Corte de Apelaciones de Junín anuló el cese de la cuota alimentaria respecto de su hijo mayor, y encomendó al magistrado original que, “previa acreditación y fundamentación de la necesidades para cubrir D. y el ingreso de EG, se procede a emitir un nuevo pronunciamiento”.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV El Gobierno destinará recursos para fortalecer la salud en Colombia y Magdalena, entre los beneficiarios
NEXT PSOE LGTBI DE CÓRDOBA | El PSOE de Córdoba llama a celebrar el Día del Orgullo contra “la ola reaccionaria y los discursos de odio”