Aridez de suelos en Las Tunas, realidad del cambio climático

Aridez de suelos en Las Tunas, realidad del cambio climático
Aridez de suelos en Las Tunas, realidad del cambio climático

Las Tunas.- Los municipios de Manatí, Puerto Padre y Jesús Menéndez, en el norte de Las Tunas, registran las mayores afectaciones en la provincia por la aridez de los suelos, fenómeno que en los últimos años muestra un importante incremento debido a periodos sequías más intensas y prolongadas.

Los estudios de cambio climático realizados por especialistas del Centro Meteorológico Provincial demuestran un aumento de superficie en estos territorios debido, en particular, a dos factores determinantes como la temperatura y las precipitaciones.

Yusniel Alberto Núñez Acosta, investigador asociado de la entidad, dijo en exclusiva a la Agencia Cubana de Noticias que la creación de un mapa basado en características cualitativas y cuantitativas del clima en la provincia, permitió determinar el incremento de estas áreas y otras en Majibacoa. y el sur del municipio cabecera.

Tenemos como punto de partida el año 2021, añadió el experto, para el inicio del nuevo período seco, ya que las gráficas indican una disminución de las precipitaciones de 1,5 milímetros (mm) en promedio cada año y el aumento de las temperaturas en 0,9 grados centígrados. , cifras que podrían tener mayores diferencias en los próximos calendarios debido al cambio climático.

Los pronósticos revelan una tendencia de mayores probabilidades de incremento de zonas áridas en la geografía tunas, situación que busca contrastarse con el aumento de la cobertura forestal, el correcto manejo de los recursos naturales como el suelo y el agua, y el desarrollo de proyectos. ecológicos y resilientes en zonas costeras y comunidades vulnerables.

El pastoreo de ganado mayor y menor, la producción agrícola y la subsistencia de especies endémicas y transitorias son algunos de los grupos y actividades más probables que podrían estar en riesgo durante las próximas décadas, afirmó Núñez Acosta.

La deforestación de algunas zonas hace que haya menos evapotranspiración y formación de nubes y, por tanto, disminuyan las precipitaciones; Las tierras que hoy se manejan para la agricultura son más propensas a la aridez si no se hace de manera correcta y con el procedimiento que se sigue para evitar degradar los suelos.

Las Tunas es una de las provincias más secas del país, con sólo 1.038 mm de precipitación cada año en promedio, lo que la convierte en uno de los territorios más vulnerables de la región a los inminentes efectos del cambio climático.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV Retrasaron a una familia chaqueña que intentaba cambiar dólares falsos en Villa Mailín
NEXT El Gobierno de Colombia y las disidencias de las FARC de Iván Márquez entablan conversaciones de paz este junio