La esquizofrenia por cannabis llega antes a los adolescentes

miércoles, 5 de junio de 2024, 06:58





Comentario







  • Copiar link




  • WhatsApp




  • Facebook




  • X




  • LinkedIn




  • Telegrama

“Los médicos están viendo brotes psicóticos a edades cada vez más tempranas y, al estudiar estos casos, vemos que la mayoría de estos adolescentes tienen una relación problemática con el cannabis”. Es uno de los grandes retos que intenta afrontar el personal sanitario en España. Y no sólo ha aumentado el número de jóvenes adictos a esta sustancia ilegal, sino que están accediendo a más temprana edad al mundo de las drogas. Mientras que hace una década la mayoría de los consumidores no eran menores de 18 años, ahora esta edad se ha reducido a 14 años. Esta es una realidad que Cecilia y Alfonso confirman en el documental ‘Mi mente, mi reino’, en el que describen cómo el consumo de drogas influye en la salud mental.

“El mayor consumo de cannabis en España se produce entre los 15 y los 64 años y, más concretamente, entre los 14 y los 18 años”, explica Antonio Torres, médico de familia, al tiempo que señala el aumento de pacientes jóvenes que acuden a su consulta. Consulta por problemas con esta sustancia. La facilidad para adquirirla es uno de los factores que explican que se haya convertido en la cuarta droga más consumida y la primera ilegal.

Problemas de atención, memoria a corto y medio plazo, pérdida del equilibrio, desequilibrio emocional… Son muchas las afecciones que el consumo de cannabis produce en el cerebro. Daño que se acentúa en el caso de los adolescentes, porque es el momento en el que este órgano termina de desarrollarse. Sin embargo, estas alteraciones son reversibles en el caso de los adolescentes con la ayuda de profesionales como Pablo Llama, uno de los psicólogos que trabaja en Proyecto Hombre, que ha notado un aumento de jóvenes que acuden a esta asociación para luchar contra la drogadicción. canabis.

93,7%
Adolescentes en tratamiento

La mayoría de menores que acuden a centros de desintoxicación lo hacen por consumo problemático de cannabis.

La razón de este aumento de pacientes menores de edad en la asociación donde trabaja Llama es que “el cannabis es una trampa que parece tranquilizarte y ayudarte a escapar, pero a medio plazo aumenta los problemas existentes y la incapacidad para afrontar el día a día”. vida cotidiana sin esta sustancia”, explica esta psicóloga. Y, como señala, al no ser los adolescentes plenamente conscientes de los efectos que conlleva esta droga, como puede ocurrir con otras en las que las alteraciones son más potentes, tampoco son conscientes del daño que está provocando la marihuana. En tu cuerpo. Según datos del Ministerio de Sanidad, el 93,7% de los adolescentes que acuden a tratamiento por algún tipo de adicción lo hacen porque tienen problemas con el cannabis.

«La mayoría de adolescentes acuden a tratamiento gracias a que el entorno da la alarma por los efectos que notan, en su conducta, en su autoestima… y les empuja a pedir ayuda»

Pablo Llama

Psicóloga en Proyecto Hombre

Cómo afecta el cannabis al cerebro

La forma en que el cannabis afecta al cerebro “depende mucho de cada persona”. Sin embargo, profesionales especializados en los daños derivados del consumo problemático de esta sustancia por parte de adolescentes han detectado una sintomatología común. El sistema nervioso, que se encarga de enviar señales desde el cerebro al resto del cuerpo, es una de las partes del cuerpo que sufre los daños de la droga. Sin embargo, hay algunos efectos que varían de un paciente a otro y no sólo dependen de la gravedad de la adicción al cannabis. Pablo Llama señala que las consecuencias más graves e irreversibles se dan en aquellas personas que “están predispuestas a tener un problema psicótico”. El cannabis, en estos casos, es “la puerta de entrada a un caso, por ejemplo, de esquizofrenia”.

Pero no sólo puede desencadenar brotes psicóticos, sino que también puede acentuar algunos de los efectos de diferentes cuadros psicológicos que ya existían antes de iniciar el consumo problemático de cannabis, por ejemplo, en el caso de personas con trastorno límite de la personalidad. Llama explica que, en este tipo de personas, las emociones se viven de forma “muy agresiva y con la sensación de no poder controlar ni aceptar determinadas situaciones”. Por este motivo, el cannabis funciona como una sustancia que ayuda a “calmar” las complicaciones que viven en su día a día.

El cuerpo estriado, el hipocampo, los ganglios basales, el cerebelo… Son numerosas las partes del cerebro que sufren daños debido a la adicción al cannabis, provocando pérdida de memoria, equilibrio, habla, coordinación motora e incluso gestión emocional. Es algo que no sólo ocurre en la adolescencia, aunque las consecuencias parecen más acusadas. ¿La razón? El cerebro en estas edades, entre los 14 y los 18 años, aún está terminando de formarse, por lo que las sustancias nocivas afectan más gravemente a este organismo. Pese a ello, los daños que provoca la que ya se ha convertido en la cuarta droga más consumida en España son reversibles si los jóvenes acuden a un profesional antes de que su cerebro haya terminado de desarrollarse.

“La adolescencia es una etapa de la vida en la que todavía están desarrollando su personalidad, toman una serie de decisiones que marcarán su futuro y engancharse al cannabis en ese momento, por supuesto, no les ayuda”, afirma Pablo Llama. Y además de requerir mucho más esfuerzo para prestar atención o memorizar el contenido de las materias escolares, la marihuana también provoca problemas de autoestima. «Nosotros (en Proyecto Hombre) vemos a muchos niños que han desperdiciado tres o cuatro años de su vida en momentos cruciales. Más allá de la forma en que les haya afectado a nivel neurológico o fisiológico”, continúa la psicóloga de esta asociación. “Y aunque acaben recuperándose y revirtiendo las condiciones, tienen la sensación de haber perdido parte de su vida”, afirma Llama.

Más adicciones y más jóvenes

En 2003, el porcentaje de jóvenes, entre 15 y 24 años, que tenían una prevalencia de consumo de cannabis en el último mes era del 14,7%, según datos publicados por el Ministerio de Sanidad. Esta cifra ha aumentado hasta el 17,1% en 2022, tres puntos más que hace veinte años. Pero la curva no ha sido un crecimiento constante. Hasta 2011, el número de adolescentes que tenían problemas con esta sustancia iba disminuyendo. Sin embargo, desde entonces ha ido aumentando hasta alcanzar la cifra actual.

Y este porcentaje, el 17,1%, no sólo llama la atención por su incremento en la última década. También contrasta con los récords que la cartera que dirige Mónica García hace en otros tramos de edad. De las personas entre 25 y 34 años, el 13,4% consume cannabis como problema. Respecto a los que tienen entre 35 y 44 años, son el 8,4%. Una cifra que desciende hasta el 5,3% en el caso de los que tienen entre 45 y 54 años. En el último tramo, de 55 a 64 años, sólo el 2,8% sufre esta adicción. Sin embargo, aunque el porcentaje disminuye a medida que aumenta la edad, se ha producido un aumento del consumo en todos los grupos, aunque de forma menos continuada que en los adolescentes.

Una de las razones por las que ha aumentado su consumo es que es un medicamento de fácil acceso, sobre todo hoy en día donde, con una llamada o un mensaje, puedes conseguirlo. De hecho, el inicio del aumento de jóvenes que se enganchan coincide precisamente con el momento en el que WhatsApp empezó a popularizarse en España. La influencia de las nuevas tecnologías y las redes sociales ha sido tan grande que no sólo ha aumentado el número de adolescentes que consumen habitualmente esta sustancia, sino que también ha disminuido la edad en la que empiezan a consumirla.

Sin embargo, hay un aspecto que se mantiene constante respecto a lo que el Ministerio de Sanidad, a través de las encuestas sobre consumo de drogas en Educación Secundaria en España (Estudis) y sobre alcohol y otras drogas en España (Edades), ha registrado en las últimas décadas: la mayoría de los adolescentes compran cannabis de amigos. Esta es una tendencia que se mantiene desde que esta área del Gobierno comenzó a realizar los cuestionarios, en los años 90.

Lugares donde personas de 15 a 64 años han comprado cannabis (%)

Lugares donde personas de 15 a 64 años han comprado cannabis (%)

Lugares donde personas de 15 a 64 años han comprado cannabis (%)

Lugares donde personas de 15 a 64 años han comprado cannabis (%)

El aumento del precio del cannabis en los últimos años ha hecho perder la batalla frente al aumento de la facilidad para adquirir este producto. Y aunque el precio se ha duplicado respecto a hace dos décadas, esto no ha sido impedimento para que aumente el número de adolescentes que se adentran en el mundo de las drogas. Si en 2000 era de 2,49 euros/kg, en 2010 era de 4,1 euros. Una cifra que en 2022 siguió creciendo hasta alcanzar los 5,93 euros/kilogramo.

El número de jóvenes tratados

“La adicción no es algo que ocurre de la noche a la mañana”, afirma Pablo Llama. Además de ocurrir a medio plazo, la persona que lo padece muchas veces no es consciente de que tiene el problema ya que acaba “naturalizando” los efectos del cannabis. Por ello, el profesional de Proyecto Hombre destaca el papel del entorno de los adolescentes para poder detectar los casos a tiempo. “Cada vez hay más conciencia sobre los síntomas por los que un familiar o un amigo debería dar la alarma”, explica.

Y este aumento de información y detección de casos es algo que se ha notado tanto en la asociación como en las consultas médicas, tal y como explican el psicólogo Pablo Llama y el doctor Antonio Torres. “La demanda de tratamiento está aumentando”, afirma el primero, para quien esto es un síntoma de que también ha aumentado “el consumo problemático entre los más jóvenes”.

La edad media de las personas que acuden por primera vez a recibir un tratamiento para acabar con su adicción al cannabis es de 15 años, siendo la edad más joven en la que el público general accede a este tipo de centros de desintoxicación. Pero el hecho de que este sea el promedio significa que hay pacientes que han estado luchando contra este problema antes. De hecho, datos del Ministerio de Salud reflejan que, solo en 2021, 120 adolescentes ingresaron a tratamiento. Sin embargo, no es el grupo mayoritario. Los jóvenes de entre 15 y 19 años son los que más frecuentan instalaciones como en la que trabaja Pablo Llama.

¿A qué edad empiezan, por región?

Un joven de 16 años, español, de situación económica familiar media, con nota aprobatoria y buen rendimiento escolar, que ha suspendido y que ha consumido drogas legales, como alcohol o tabaco, en el último mes. Es el perfil del consumidor adolescente promedio a nivel nacional. Sin embargo, la edad de aparición varía ligeramente entre comunidades autónomas.

Navarra, Castilla-La Mancha y Aragón son las tres regiones en las que se empieza a consumir cannabis de forma más temprana. La edad media de ellos se acerca a los 17 años. Le siguen Canarias y Murcia, donde tiene 18 años. Sólo hay un lugar donde empiezan a consumir, según las estadísticas del Ministerio de Sanidad, a partir de los 19 años: Melilla. El resto de territorios superan los 18 años por mes.

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

PREV La confesión de Mateo Retegui que hizo ruido en Argentina tras debutar en la Eurocopa con Italia
NEXT las ventas cayeron un 10,2% y aumentó la compra de regalos entre varios miembros de la familia